En operativos, se secuestraron seis motos y cuatro vehículos

En detalle, se labraron infracciones por la “falta de seguros, dos licencias vencidas, y de documentación completa”, informó, al tiempo que especificó que en el caso de las motocicletas se detectó “la falta de utilización de casco y de licencia”.
Indicó además que el sábado a la noche se detectó un caso de alcoholemia positiva, por lo que se secuestró el automóvil, se retuvo el carnet y se lo puso a disposición del Juzgado de Faltas.
En términos generales, a modo de evaluación en torno al porcentaje de infracciones labradas en la ciudad durante los últimos meses, el titular de Control Urbano del Municipio reconoció que “hay un porcentaje de los conductores que está tomando conciencia”, ejemplificándolo en los casos de los motociclistas que -en general- “se usa mucho más el casco que hace un año atrás o al menos cuando hubo el furor de los accidentes, en febrero-marzo”.
Si bien reconoció que “como faltar, falta mucho”, adujo que “vemos que la franja ahora sí se está achicando. Ahora los que nos están quedando sin usar el casco son los más jóvenes, con frecuencia detenemos moto porque no están habilitados para conducir. Encontramos menores andando en moto. Esto no depende prácticamente de nosotros sino que hay un factor importante que es la familia porque si el menor tiene una moto es porque alguien le pudo dar para que se la compre”.
Más allá de esto, consideró que tanto los operativos como las campañas de toma de conciencia impulsadas desde el Municipio, “han sido favorables y positivas”. No obstante, admitió que “falta muchísimo”, pero estimó que “si seguimos trabajando en esa línea, continuamos con la misma frecuencia y no nos dejamos estar, vamos a llegar a fin de año y se van a ver reflejado casi seguro también en la cuestión de accidentología grave”.
Mientras tanto, el funcionario garantizó que “seguimos manteniendo un porcentaje bastante parecido a lo que veníamos sosteniendo a principios de año de infracciones”, por lo que evaluó que “la conducta en una gran parte se mejoró”, pero aún “falta muchísimo”.

La corrida de picadas
 
Por otro lado, se le consultó por la situación actual en torno a la corrida de picadas en la ciudad, a lo que Villarruel admitió que “seguimos teniendo las llamadas de los vecinos”, y si bien apuntó a que “hemos reducido muchísimo dentro del radio céntrico, no quiere decir que no se hagan”. Igualmente, dijo que “se han reducido respecto a principios y mediados de año”.
“Lo que pasa es que ahora se trasladan, nosotros lo empezamos a controlar de un lado y se van para el otro. Sí sé por Urruchúa (Oscar) que se están haciendo mucho en las rutas, que es el doble o tripe de peligroso para los chicos”, advirtió.
Si bien afirmó que “se han reducido” –tanto las corridas de motos como de autos-, aclaró que “esto no quiere decir que no existen ni que ahora en el verano vuelvan a ser con más frecuencia”.
Por esta razón, informó que para controlar la situación “nosotros hemos entablado también una cuestión de coordinación con la policía”, ya puesta en práctica.
 
Los recursos humanos
 
Respecto a los recursos humanos y si son suficientes para garantizar controles en la ciudad, Villarruel aseguró que “estamos bien, la cantidad no hace a la calidad. Los inspectores están dispuestos a trabajar y como lo venimos haciendo últimamente creo que estamos bien”.
Sin embargo, apuntó a que “el problema se suscita cuando no es solamente el control. Tenemos muchas actividades, tanto deportivas o sociales, que cubrimos nosotros”. En tal sentido, contó que “el fin de semana anterior nos encontró con cuatro o cinco eventos muy importantes. Nosotros cubrimos casi todos los servicios, por lo tanto, a veces tenemos que disminuir el personal en lo que es operativos concretos; esto no quiere decir que no controlemos lo que es rutinario”.
Pero en resumen, afirmó que “en inspectores estamos bien y los chicos además están trabajando muy bien.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario