En su cancha, Ferro armó una fiesta de goles y logró el bicampeonato ante Excursionistas

 

Como en semifinales ante Independiente, el elenco de Oscar “Amarillo” López debió lidiar con una desventaja. Porque la visita, que hasta ese momento -aunque no holgadamente- se había visto superada en el desarrollo, encontró el desnivel al minuto 26’ con un golazo de Diego Pérez Rivero, quien derrotó por elevación al golero Lucas Del Carlo mediante un zurdazo despachado tras aguantar la marca de Facundo Franco.
De todos modos, el equipo de Hernán Crocci casi no pudo disfrutar de la conquista, porque casi de inmediato el dueño de casa restableció la paridad, en una acción que por su efecto residual terminó constituyéndose en un punto de inflexión en el partido.
Juan Sánchez bajó un envío aéreo, luego tomó contacto con el balón Franco Reynoso y la definición estuvo a cargo de Gustavo Arozarena, cuyo zurdazo dejó sin chances al indefenso Mariano Baliño. 
La enérgica protesta de Darío Dorta (no quedó claro en torno a qué) promovió su expulsión, contingencia que terminaría siendo decisiva para los de barrio Palermo.
A partir de ello, fue todo del campeón, que hasta ese momento había hecho mejor las cosas, con las escaladas de Sánchez, y pinceladas de sus dos cerebros: Ribas y Villar, aunque sin someter a su adversario a un dominio acentuado.
Poco antes del descanso, Arozarena abasteció la trepada de Emmanuel Villegas, quien llegó ajustado a enviar un centro inofensivo en apariencia. Pero la desafortunada intervención de Julián García, quien introdujo el balón en su arco, estableció el 2-1.
El panorama de cara al complemento aparecía desalentador para Excursionistas, que en igualdad numérica ya había mostrado sus limitaciones a la hora de acercar peligro a Del Carlo.
Y sus expectativas terminaron de desvanecerse al cuarto del complemento, con otros tres impactos de Ferro.
A los 3’ Reynoso sólo debió empujarla para cerrar la acción urdida entre Ribas y Villar; a los 11’ el córner de Esteban Bonarrigo fue cabeceado a la red por Villar; y cinco minutos más tarde llegó el 5-1 con otro tiro de esquina, en este caso con Villar como ejecutante y Arozarena, testazo mediante, como definidor.
Con todo resuelto, la única incertidumbre a develar era la conclusión normal del encuentro, dados los reiterados lanzamientos de elementos de pirotecnia de parte de la parcialidad visitante.
Se llegaría regularmente al cierre, con otras tres conquistas del tricolor. El 6-1 fue mediante un tiro libre de Villar que complicó a Baliño al no ser conectado en el camino, a los 30’ Fernando Echevarría se llevó por delante el balón y venció su valla, y para el final quedó la “frutilla del postre”: un exquisito zurdazo de Ribas que cayó justo a espaldas de Baliño, en el ángulo derecho.
La notable ejecución del estratega tricolor fue el desenlace perfecto para un Ferro campeón, que supo de su consagración mucho antes del último silbatazo de Víctor González.  
 
 
La figura
Damián Villar 
Participó de manera determinante en cuatro goles, anotando dos y asistiendo en otros tantos. Aprovechó al máximo, sobre todo en el complemento, los espacios dejados por el adversario. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario