En un día de fiesta, pacientes y personal del Hospital cerraron la Semana del Prematuro

Una jornada de celebración se vivió en la víspera en el Hospital Municipal “Ramón Santamarina”, en el marco del cierre de las actividades por la Semana del Prematuro. Integrantes del Grupo de Apoyo a la Lactancia, junto a autoridades del Sistema de Salud Pública y pacientes, disfrutaron de una jornada a pura alegría con payasos, coloridos globos y mensajes de concientización.
La iniciativa no sólo pretende remarcar la importancia de los derechos de los niños y niñas que nacen prematuramente, sino también movilizar a los equipos de salud y a la sociedad para garantizar su protección y cumplimiento efectivo.
Este año la campaña se enfocó en el derecho que enuncia que “los bebés nacidos de parto prematuro tienen derecho a ser alimentados con leche materna”. Por lo tanto, hoy, a las 10, en el salón de usos múltiples del Hospital de Niños el doctor Antonio Morilla brindará una conferencia sobre “Lactancia materna: factores inhibitorios y colecho”.
Palpitando esta charla de cierre, ayer niños y familiares, junto a los trabajadores del Sistema de Salud Pública, celebraron y promocionaron los derechos de estos niños en la explanada del Hospital, con actividades musicales, juegos y regalos.

Cuarta edición

En ese marco, los doctores y directores médicos Diego Macagno y Marta Brea (del Hospital de Niños), compartieron junto a El Eco de Tandil su satisfacción por todas las actividades que se están llevando adelante en este sentido.
En primer lugar, Macagno manifestó que “es el cuarto año consecutivo que estamos festejando la Semana del Prematuro y esto termina de redondear un proyecto, que fue hacer una maternidad segura y centrada en la familia, en la que está el área de neonatología incluida en este programa”.
Remarcó en ese sentido que se trata de “un área que se ha desarrollado por la gran capacidad humana, tanto médicos como de enfermería y mucamas, que brindan un servicio de primer nivel para lo que es Tandil y la zona. Y tecnológicamente fue montada en estos cuatro años como para poder brindar ese servicio de excelencia que se quiso generar desde el momento en que se reinauguró neonatología”.
El director médico subrayó en consecuencia que “es una semana de felicidad, para lo que habitualmente se vive en el Hospital, esta semana se disfruta porque a todos nos descontractura. Por eso seguimos apoyando que se siga celebrando”.
Respecto a las actividades que se desarrollaron a lo largo de los días, el funcionario contó que este año Unicef las llevó al Instituto Amemt, con el que se trabajó de una manera integrada, aunque consideró que el “lugar natural para realizarlas es en el Hospital”, por lo que deseó que el año próximo “las centralice en el Hospital y que, desde acá, podamos seguir participando con todos los demás interesados en poder apoyar la maternidad segura y centrada en la familia”.

Una tarea
“difícil”

Por su parte, la directora del Hospital de Niños, Marta Brea, se refirió al grupo de apoyo a la lactancia, que si bien pertenece al nosocomio infantil, “funciona y gran parte de su función está en el Hospital Ramón Santamarina”, aclaró.
“El grupo de lactancia viene todos los días, una o dos personas realizan a todas las mamás que tuvieron familia una entrevista sobre asesoramiento de la lactancia, eso es en maternidad y de allí, pasan a neonatología, en donde apuntalan a las mamás de los niños internados que, en gran parte, son prematuros”, informó la doctora.
Se refirió entonces a la importancia de “mantener la lactancia materna” en el bebé prematuro y subrayó que el grupo de lactancia está “muy abocado a ello”, aunque admitió que “no deja de ser difícil porque las mamás tienen que venir muy seguido al Hospital también y, además, el no tener el chiquito una buena fuerza de succión no tiene que venir a que el bebé succione, sino a sacarse la leche para ser guardada. Si bien está implementado todo este sistema, no es fácil”.
En consecuencia, destacó la labor de quienes lo conforman, que ya llevan seis años trabajando en ello y que dedican su tiempo al cuidado de estos pacientes.

Una salida
“intermedia”

Posteriormente, el doctor Macagno también se refirió al importante seguimiento de los bebés prematuros, a cargo del personal de neonatología y las asistentes sociales, una vez que son trasladados a sus domicilios para ver que estén dadas en el lugar las condiciones necesarias para el cuidado de su salud.
“Cuando ellos ven que no están dadas las condiciones o el chico tiene un problema y lo detectan tempranamente, vuelve a ingresar en el área”, indicó, y mencionó que hay “una segunda etapa del área” que deseó poder ponerla en marcha pronto.
Adelantó que se trata de una unidad “intermedia en neonatología, que está ya hecho el edificio, pero estamos tratando de formar el personal y el equipo para que puedan manejarla. Esto es para que puedan tener una salida intermedia, que no salgan de neonatología a su domicilio, sino que puedan pasar por esta área donde las madres aprenderían un montón del manejo sobre su hijo antes de llegar a su casa”.

“Mucho
compromiso”

Por último, la doctora Brea resaltó “el alto compromiso de la jefatura de enfermería y neonatología. El prematuro es un chico de alto riesgo durante todo su primer año de vida, que tiene controles especiales, por ejemplo, el prematuro que se atiende a partir del mes de alta en el Hospital de Niños no lo ve cualquier pediatra, lo ve un pediatra capacitado para verlo y hacer ese seguimiento. Los controles visuales son mucho más frecuentes. El control del grupo que hace el seguimiento de estos bebés en su domicilio es excelente. Ellos detectan signos de riesgo en la familia y además hay un control desde lactancia, que se los llama por teléfono a los pacientes, en la primera semana de vida y después una vez por mes, es decir desde lo público ellos están muy bien controlados”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario