En una masiva y emotiva manifestación, Tandil dijo “Ni una menos”

Al igual que en el resto del territorio nacional, Tandil se manifestó en forma masiva contra la violencia de género. Encolumnadas bajo el lema “Ni una menos”, unas 10 mil personas se movilizaron desde la Glorieta de la Plaza Independencia hacia la avenida España por Yrigoyen, desde donde regresaron por Rodríguez al punto de partida. Una vez allí, se hizo lectura de un petitorio confeccionado por diversas organizaciones y donde se exige la implementación de una serie de medidas tendientes a erradicar este flagelo.

Si bien la marcha en sí comenzó alrededor 17, desde las 15 se empezó a acercar la gente para presenciar diversas intervenciones artísticas que se desarrollaron en la Plaza con el fin de hacer visible la problemática.

Unos momentos después de las 17, la multitud, encabezada por parte de las organizadoras de la manifestación, se enfiló hacia Yrigoyen y comenzó a movilizarse lentamente ante los ojos atentos de los transeúntes que detuvieron su andar para solidarizarse con la convocatoria, mientras que muchos comerciantes se apostaron en la puerta de sus negocios y con palmas acompañaron la masiva manifestación.

El intendente Miguel Lunghi, junto a sus funcionarios y concejales de distintas banderas políticas se movilizaron junto a la gente por las calles céntricas. En tanto, la columna de personas se extendió a lo largo de unas seis cuadras que con palmas, bombos y cantos de “Tandil escucha, únete a la lucha” hicieron oír el reclamo.

Personas de distintas edades, familias enteras, mujeres y hombres, agrupaciones sociales y políticas, familiares de víctimas de femicidios y de hechos de violencia de género se unieron bajo un mismo lema, dejando a un lado sus diferencias y exponiendo un pedido común: basta de violencia, basta de femicidios. El fiscal Fabio Molinero también estuvo presente en la movilización junto a su familia.

Además, de frases como “Basta de violencia. El amor no duele”, o “Quiero que entiendas que soy tu compañera, no tu posesión”, “Rompé el silencio, vivir de otra forma es posible”, se podía leer a lo largo de la extensa fila humana carteles con los nombres de las víctimas de femicidios en Tandil: Olga (1989), Romina (2013), Adriana (2002), Mirna (1994), Verónica (2009), Delfa (2007) y el último caso ocurrido hace tan sólo un mes, el de Fanny Pollak.

La masiva manifestación no hizo más que poner en evidencia la conmoción de la sociedad toda ante un flagelo que se agrava día a día y se sigue cobrando vidas inocentes de mujeres que tenían sueños, proyectos, ilusiones, dejando familias enteras destrozadas y niños huérfanos.

 

El petitorio

 

Al finalizar la movilización, la multitud se volvió a congregar en la Glorieta de la Plaza Independencia y se hizo lectura de un petitorio.

En el mismo, expresaron que “nos encontramos reunidas para manifestarnos contra la más extrema de todas las formas de violencia hacia las mujeres: el femicidio”.

Y marcaron que se trata de un fenómeno “alarmante” que en este país causó la muerte de más de 1.800 mujeres en los últimos 6 años y más de 200 niños huérfanos sólo en 2014.

A su vez, denunciaron la “falta de ejecución de programas estatales, tanto a nivel nacional, provincial o municipal, así como de acciones específicas para la prevención, asistencia y erradicación de la violencia hacia las mujeres. La desidia institucional para investigar e imponer penas de acuerdo con la gravedad de los hechos, constituyen una violación de los derechos humanos de las mujeres”.
Exigieron a los gobiernos nacionales, provinciales y municipales algunos puntos que tienen como fin la modificación de esta realidad.

 

Políticas públicas

 

Entre los más destacados se encuentra: la inmediata implementación del Plan Nacional de Acción para la Prevención, la Asistencia y la Erradicación de la violencia contra las mujeres y la asignación de partidas presupuestarias específicas para el Consejo Nacional de la Mujer a fin de garantizar la efectiva implementación de la Ley 26.485.

También la puesta en funcionamiento del Observatorio de la Violencia contra las Mujeres y estadísticas oficiales, incluyendo los índices de femicidios, que permita contar con un diagnóstico certero para orientar la elaboración de las políticas públicas.

Asimismo, plantearon el patrocinio jurídico gratuito para las víctimas de violencia de género; la capacitación del personal judicial, policial, sanitario y psicosocial, así como del personal administrativo que se desempeña en áreas de asistencia a las mujeres víctimas de violencia; separación de sus funciones de todo el personal policial y judicial implicado en fallos discriminatorios contra mujeres violentadas y elección de jueces y fiscales para atender los casos de violencia de género que no tengan antecedentes de fallos misóginos.

En tanto, solicitaron una modificación del código penal, para quitar los derechos paternos a varones femicidas y la implementación de planes de educación y concientización sobre violencia de género destinados a la población carcelaria de los pabellones masculinos.

Otro de los puntos exige la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.
Además, la creación de más refugios, asistencia a partir de un sistema de políticas públicas con el objeto de facilitarles recursos mínimos que les permitan independizarse de sus agresores hasta lograr un empleo, licencia laboral por violencia de género en todos los lugares de trabajo e implementación de un plan de vivienda para la mujer violentada a tasa cero financiado por impuestos a las grandes ganancias.

Por otra parte, exigieron la erradicación de prácticas y/o contenidos culturales discriminatorios, y reproducciones mediáticas de los mismos, que refuercen estereotipos estigmatizando roles o características “típicamente” femeninas como elecciones de reinas, concursos de belleza, a la vez que limitar o erradicar programas televisivos, radiales y publicaciones de prensa, que hagan en todo o en parte, apología del delito de femicidio, y de toda otra acción considerada violencia mediática hacia las mujeres.

 

En Tandil

 

Específicamente a nivel local, solicitaron la aprobación del proyecto de ordenanza sobre “Consejerías en Salud Sexual, Procreación Responsable y Aborto no Punible en Tandil” y su reglamentación.

Pidieron la garantía de realización de abortos no punibles en los hospitales públicos, la atención permanente de una médica legista en la Comisaría de la Mujer y la Familia y la implementación de un servicio de atención telefónica local, gratuita y permanente a mujeres víctimas o potenciales víctimas de violencias que asista instantáneamente a la llamante y derive información de cada caso al Area de la mujer del Municipio para que se continúe con la asistencia.

A la vez que piden se cree la comisión de género en Concejo Deliberante y una secretaría de las mujeres, como organismo encargado de la investigación, formulación, diseño, seguimiento, evaluación e implementación de las políticas públicas.

También solicitaron reforzar los equipos interdisciplinarios de recursos humanos durante las 24 horas en la casa de abrigo Marta Pelloni para garantizar la atención especializada permanente a las mujeres víctimas de violencia, sus hijos e hijas.

 

Las víctimas

 

Al finalizar, se mencionó los nombres de las siete víctimas fatales de este flagelo en Tandil, incluida una joven que apareció muerta en el 2000 en acceso a Gardey y nunca se conoció su identidad, mucho menos los responsables de su asesinato.

Fue un momento de gran emotividad, especialmente cuando subieron a la glorieta los hijos de Fanny Pollak con carteles pidiendo justicia por su madre, que fue asesinada por su ex pareja en abril de este año.

DIJO LUNGHI

“La cantidad de muertes de mujeres es terrorífica”

 

El intendente Miguel Lunghi consideró que para erradicar la violencia de género en el país hay que buscar “la manera de solucionarlo entre todos. Nosotros trabajamos bastante, pero siempre se puede hacer más. Tandil tiene un refugio, ayuda nutricional, tenemos ayuda de alquileres, toda la parte legal gratuita”.

Frente a este panorama, enfatizó la importancia de que “las mujeres digan lo que están sufriendo para poder ayudarlas, y fundamentalmente la Justicia debe apoyarlas mucho más. Creo que tienen que reglamentar bien la Ley 26.485 que está aprobada, pero no está bien reglamentada”.

Y a su vez recalcó que deberían enviar “fondos para lo que es promoción y prevención porque la cantidad de muertes de mujeres es terrorífica. Estaban hablando de una cada 30 horas, me parece que en un país en el que tenemos todo es terrible que nos esté pasando esto”.

“Es importante que las mujeres no se encierren en la casa por miedo, porque a veces la pobre mujer se aleja de los padres, y en un momento dado pasan las tragedias. Esto va a llevar su tiempo, pero hay que tomarlo con mucha fuerza, con muchas ganas, trabajar, movilizarnos todos”, sostuvo.

Y contextualizó esta problemática en la situación de violencia que vive el país. “La violencia está en todos lados, el problema de violencia en el país está desmadrada”, resumió.

 

Los refugios

 

En tanto, en Tandil “tenemos un equipo que trabaja en violencia de género. Hay ocho refugios en la provincia de Buenos Aires, el único municipal es el nuestro. Estamos dando apoyo económico, jurídico, alimentario, hacemos la parte de prevención y difusión y hay que seguir concientizando, es un tema muy difícil. Debemos trabajar para que se pueda vivir con tranquilidad, con tolerancia, sin colores políticos”.

“Por supuesto que podemos tener errores y más por hacer, pero creemos que Tandil está bastante controlada. Pero el bastante tiene que desaparecer, no tiene que haber violencia de ningún tipo”, concluyó.

 

Una convocatoria con un “sentido muy profundo de la problemática”

 

Al finalizar la manifestación, una de las organizadoras del evento, Andrea Rossetti, evaluó que “ha sido una convocatoria masiva, respetuosa, que ha tenido un sentido muy profundo de lo que es esta problemática de los femicidios como violencia extrema hacia la mujer y es un auditorio que va a estar comprometido con la ejecución de estos puntos que forman parte del documento que creemos que son gran parte de la solución, fundamentalmente en lo que tiene que ver con la prevención de los distintos tipos de violencia hacia las mujeres”.

“Esto de tener una mujer muerta cada 30 horas, lo que permanentemente vemos en las pantallas de los televisores, o cuando abrimos el diario, nos ha hecho pasar del espanto a la acción concreta, que me parece que es un salto”, destacó.

En ese marco, deseó que finalmente “apuntemos a través de nuestros representante a ejecutar leyes que son de avanzada y que entendemos que pueden aportar mucho a la solución”.

Por su lado, Liliana Giannattasio, de la Biblioteca de la Mujer, expresó que “todavía estamos conmocionados porque yo no recuerdo haber visto tanta gente en la calle, mujeres, varones, que acompañaron este reclamo que se hizo en todo el país”.

“Siempre han dicho que Tandil es apático pero sin embargo se movilizó y está presente y tuvo un aplauso a cada uno de los ítems del petitorio que dio mucho trabajo porque éramos muchas organizaciones con miradas distintas, y la verdad es que lo hemos podido consensuar. Creo que esto puede ser un punto de inflexión para empezar a trabajar con políticas públicas y que las autoridades escuchen a las organizaciones que están trabajando y que tienen un diagnóstico sobre la problemática”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario