En una temporada más tranquila que otros veranos, los turistas cuidan mucho más el bolsillo

La temporada de verano se transita más tranquila que otros años y los prestadores turísticos aseguran que los visitantes cuidan el bolsillo, buscan alternativas gasoleras en cuanto a la gastronomía y se quedan en la ciudad menos días.

Ana Cristina Estens, dueña de las cabañas Huicha Curá, indicó que se trató de un enero “raro” porque años atrás las reservas solían ser de 10, 15 días y ahora no superaron los cuatro.

Notó que en lo que va del verano hubo “muchos menos turistas que el año pasado” y “no anda gente preguntando tampoco si hay lugar, la tecnología hace que el turista no circule porque con fijarse en internet sabe si hay lugar”.

“Este año estamos con reservas sobre el momento, no hubo grandes oportunidades como otras veces”, lamentó, y afirmó también que algunos de los que sí reservan, a último momento cancelan cuando hay pronóstico de lluvia.

En cuanto a los comentarios de los visitantes, indicó que “se quejan de que Tandil es caro, yo tengo gente de Chubut y otras provincias y dicen que es el lugar más caro de la provincia”.

Además, observó que la gente trata de ahorrar cocinando en las cabañas. “Antes la gente venía a disfrutar y hoy vienen a ahorrar más, notás que te preguntan si la cabaña tiene horno, por ejemplo”, indicó.

Temporada “rara”

Por su lado, Matías Marzoratti, dueño de Piedras del Lago Hostería, también evaluó la temporada como “rara”.
“Empezó tranquila y a partir de la segunda quincena se empezó a trabajar un poco más. Es una temporada atípica, la gente ha cambiado la forma de viajar, no elige tantos días, viene sin reserva. Fueron pocos los días que estuvimos llenos, es la realidad”, admitió.

Y analizó que “la temporada de verano no es como la costa igualmente, Tandil tiene más estacionalidad, entonces se reparte más a lo largo del año. No es que en enero se trabaja un 90 por ciento y el resto del año un 40. Los primeros 15 días fueron más bajos de los habitual y la segunda quincena levantó”.

“Cuidando el peso”

“Lo bueno que tiene Tandil es que hay para todos los bolsillos, tanto en hotelería como gastronomía. Sí noto que están cuidando más el peso, tratando de buscar más opciones. La gente antes reservaba mucho más, hoy vienen y recorren, tenemos muchas habitaciones ocupadas que se venden durante el día”, indicó.

Y reconoció que “si me preguntaban a principio de enero cómo venían las reservas, estábamos preocupados porque era muy bajo el nivel. La gente consulta por internet, se arma un panorama, se hace un filtro de 4 o 5 establecimientos que le pueden interesar, los ven en persona y deciden. Cuidan más el peso, pero creo que dentro de todo siguen eligiendo Tandil”.

Más plazas

En tanto, aseguró que hoy en día la oferta de alojamientos se ha ampliado considerablemente, lo cual significa que los huéspedes se reparten y por eso no se llenan tanto los establecimientos.

“No creo que haya bajado tanto el nivel de visitantes sino que hay más oferta, los huéspedes se reparten”, señaló.
Asimismo, aseguró que tiempo atrás era “impensado” llegar un viernes de fin de semana largo y conseguir lugar, pero consideró que esto se debe a que “ha aumentado considerablemente la cantidad de plazas en Tandil”.

Indicó que estadías largas no hay prácticamente, como mucho 4 o 5 días. “Hay que diferenciar los que vienen a vacacionar 4 o 5 días de los que vienen de pasada, un día antes de ir a la costa o después. Hoy por hoy la gente sale menos días y más veces en el año al haber tantos fines de semana largos, hace 5 o 6 años que no se ven estadías de una semana o 10 días”, manifestó.

Luchándola

A su turno, Alejandro Sandoval, encargado del Hotel Hermitage, afirmó que con respecto al año pasado vienen “luchándola”.

“Este año está bastante difícil pero por suerte se está levantando de a poco la temporada. Cuesta, en nuestro caso estamos haciendo opciones de descuento, promociones, tratamos de solventar gastos fijos de la mejor manera posible, y estamos trabajando muy bien con grupos de jubilados”, señaló.

No obstante, sostuvo que están “tratando de salir a flote como los demás colegas, se notan bastantes menos turistas que otros años”.

Semana Santa

Por otra parte, se refirió a Semana Santa y los feriados de Carnaval, cuando “generalmente las habitaciones se venden con mucha antelación, pero este año está costando más, se ofrecen menos días de alojamiento para ver si hay más movimiento pero cuesta, hacemos descuentos para levantar un poco el hotel”.

“Estamos todos esperando cómo va avanzando mes a mes con el tema de Semana Santa porque tirar una promoción ahora es muy pronto, es el fuerte nuestro y viene flojo, así que no queremos arriesgarnos a perder pero queremos que la gente venga”, admitió.

Y expresó preocupación porque “al menos dos meses antes la gente reservaba, ahora tenemos muchos llamados por una o dos noches, pero años anteriores dos meses antes teníamos la mitad del hotel vendido para Semana Santa”.

Gasoleros

Sandoval observó que los turistas desde mitad del año pasado aproximadamente están muy “gasoleros”, lo cual no era común años atrás.

“Se quedan a comer empanadas o pizza en el hotel o se traen su heladerita con sandwichitos para economizar, y más cuando vienen en familia con muchos chicos”, sostuvo.

Ultimo momento

Bruno Cerone, responsable del camping Villa Pinar de la Sierra, evaluó que la temporada hasta ahora estuvo similar al año pasado.

“La primera quincena fue muy buena, después aflojó un poquito por el tema de que hizo muchísimo calor. Cuando las temperaturas superan los 30 grados la gente se vuelca mucho más para la costa que para Tandil”, sostuvo.

Al igual que los otros prestadores notó que “la gente viene sin tanta anticipación de reservas, otros años guardaban su lugar con una anticipación de 15, 20 días, ahora esperan hasta último momento, ven el clima y vienen, eso genera más incertidumbre, yo creo que la gente viene igual pero no reserva con anticipación y eso genera incertidumbre a los alojamientos”.

“En verano los que vienen directamente a vacacionar a Tandil están entre 4 y 5 días, y después tenés muchísima gente de paso que va hacia la costa y se queda uno o dos días, más que nada la gente de Cuyo o del centro del país que cuando va para la costa se queda un día, se sorprende y por ahí se queda un día más”, indicó.

El perfil del público son “familias con niños pequeños que vienen a Tandil buscando tranquilidad, y un buen servicio”.

El camping, una moda

Consideró que este último tiempo el camping “se viene desarrollando cada vez más, porque quieren estar en contacto con la naturaleza, gente que se nota que es la primera vez que hace camping porque baja una carpa cero kilómetro del auto y la colchoneta nueva que saca de la bolsa del supermercado, entonces quiere hacer una aproximación a la naturaleza, que me parece fantástico”.

“Comparando el camping con cualquier alojamiento los valores compiten igual, entonces no es una cuestión de precios, yo creo que hoy por hoy la gente que puede salir lo hace y la que no puede no sale de vacaciones. Se cuidan un poco en los gastos en la parte gastronómica pero en alojamiento no está dispuesta a resignar nada, no es que la gente viene al camping buscando una alternativa más barata, eso lo pueden buscar en otros destinos, pero Tandil no la busca como alternativa barata”, opinó.

Y agregó que “la gente está más cuidada con la gastronomía comparada con otros años, pero creo que eso es generalizado, no solo con el turismo, sino que lo hace en su propia ciudad o cuando va a comprar ropa, y el turismo no es la excepción”.

Respecto a los cometarios de los turistas, señaló que destacan la limpieza, y la amabilidad de los tandilenses.
“El otro día estaba Del Potro justo entrenado acá en frente entonces la gente se fue a sacar fotos con él, parecía que estaban viendo a un extraterrestre y simplemente entrena en su ciudad, y todo eso hace que el turista encuentre una ciudad completamente amigable, linda, prolija y con muy buenos servicios”, finalizó.

Tranquilidad, limpieza y naturaleza

Los turistas destacan principalmente la limpieza, la tranquilidad y el contacto con la naturaleza al que pueden acceder en Tandil.

Carina, una de las turistas de San Bernardo, junto a Gabriela de Olavarría, contaron que se quedan unos días en la ciudad acompañando a sus hijas que van a comenzar a estudiar en la Facultad de Ciencias Veterinarias.

Explicaron que “hemos venido varias veces, es hermoso Tandil. Es una ciudad limpia, linda, aparte el paisaje es hermoso”.

Gabriela expresó que “estoy muy contenta de que mi hija venga a estudiar acá, la facultad es una maravilla, para sacarse el sombrero, nada para envidiar con universidades de otros países, es una de la mejores que hay”.

“Nos quedamos un par de días más. Dimos la vuelta al Lago, fuimos al Cristo a pedirle que aprueben”, contó.

Por su lado, Marta, de la ciudad de Pilar, explicó que había venido hace seis años a Tandil y siempre quiso volver porque le quedaron muchos lugares por conocer. “Fuimos a La Movediza, al Calvario, al El Centinela, lo que más me gusto es la naturaleza, la tranquilidad, el silencio”, sostuvo.

Crítica constructiva

Por otro lado Marta hizo una crítica constructiva: “Veníamos viajando y queríamos ver un cartel que dijera Tandil para sacarnos fotos, no lo encontramos, había uno solo chiquito. Otra de las cosas a mejorar sería que los lugares no están bien señalizados, nos costó llegar a El Centinela, parecía fácil llegar pero se nos complicó. La señalización es precaria, en eso deberían mejorar”.

“Cada vez más grande está Tandil yo vine hace seis años, pero siempre quise volver. Nos gusta recorrer tranquilos, en cada lugar que vamos nos tomamos nuestro tiempo, son vacaciones”, manifestó.

Por su lado, Graciela quien visitó por primera vez la ciudad aseguró que “nos gustó mucho, muy linda, muy limpia, estamos alucinados con la ciudad, llegamos el miércoles y nos quedamos hasta el lunes”. “Vinimos a buscar tranquilidad y la encontramos. En El Centinela encontramos que hay más para hacer, para sentarse a comer, que en La Movediza que es solamente ir a ver la piedra. De 10 la forestación”, manifestó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario