Entre la amargura y una posible operación

“Es muy duro perder tan rápido”, arrancó la conferencia de prensa el argentino visiblemente triste. “No jugué mi mejor tenis. No lo conocía para nada. Me habían dado un par de referencias de él pero la verdad es que una vez que estaba en la cancha era mucho mejor jugador de lo que me habían dicho?, prosiguió.
Por las lesiones de Juan Martín Del Potro y David Nalbandian, Mónaco, 25 del ranking ATP, llegó a París como el mejor tenista argentino, sin embargo, fue sorpresivamente eliminado por el esloveno Zemlja, 141 del mundo, que ingresó al torneo desde la clasificación.
“Es duro, es durísimo, es un palazo haber perdido en primera ronda. Con la ilusión que yo vine, la semana pasada estábamos muy bien, me sentía bien anímica y físicamente. Quedar tan rápido fuera es durísimo porque es el torneo con el que siempre sueño?, remarcó.
“El empezó jugando muy bien y jugó muy bien las oportunidades que tuve para quebrarle el saque. No estuve en mi nivel pero hay veces que uno intenta ganar los partidos con otras cosas, no siempre jugando bien. Hoy (por ayer) ni siquiera con eso me valió?, sostuvo un resignado ?Pico?.
Según el tandilense, “siempre cuando jugás a cinco sets el primero es muy importante” porque indica “hacia qué lado se va a inclinar la balanza”.
Luego el argentino, que la semana pasada se consagró campeón mundial por equipos en Düsseldorf (Alemania) junto con Eduardo Schwank y Horacio Zeballos, continúo analizando el partido.
“El de enfrente también juega y la verdad es que estuvo en un día muy bueno y se me hizo muy complicado. Por momentos no podía devolver el saque. Es mucho mérito de él?, confesó.
Y ajustó: “A medida que iba pasando el partido, en los puntos importantes, él se iba soltando y jugaba más relajado. Me sentía hasta impotente. Yo tenía triple break point y me metía tres saques seguidos a 210 kilómetros por hora”.
Por otra parte, Mónaco, quien arrastra problemas físicos, aseguró: “El brazo izquierdo me duele desde Indian Wells (marzo). Ya no es ni una excusa ni nada. Ya me acostumbré a jugar con dolor. Soy sincero, la mano me duele y estoy jugado infiltrado, con dolor y… bueno, me la tengo que bancar. No es una excusa para nada”.
Posteriormente, Mónaco reconoció que evalúa la posibilidad de pasar por el quirófano para operarse su muñeca izquierda.
“Tengo que verlo. En principio, los médicos no me dejaban ir a Montecarlo ni a ninguno de los torneos de polvo de ladrillo. Yo sabía que era un año muy importante para mí e hice todo lo posible para poder jugar. En ese entonces me planteé jugar hasta Roland Garros. Ahora, no sé. Tendré que descansar un poco y decidir?, confió.
De operarse, el tandilense deberá parar por siete semanas, lo que lo dejaría virtualmente afuera del equipo argentino de Copa Davis, que entre el 9 y 11 de julio enfrentará por los cuartos de final a Rusia como visitante.
“Si me opero va a influir mucho porque a mí me encanta jugar la Copa Davis. Ya me quedé fuera en la anterior por un pequeño desgarro abdominal. Falta poco más de un mes todavía, y ojalá me pueda recuperar y estar al cien por cien. No quiero jugar la Copa Davis si no estoy al cien por cien?, dejó en claro Mónaco.
“Hablaré con ?Riberita? (Ricardo Ribera, subcapitán de la Copa Davis) en Argentina porque hasta ahora mucho no hablé, más allá de un mensaje después de algún partido?, finalizó.  (Télam).-

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario