Ersinger respaldó la actualización de las tarifas pero disintió con la “forma”

En medio de las quejas por los tarifazos de los servicios de luz y gas, el concejal del PRO Claudio Ersinger compartió su postura. Si bien respaldó la “decisión política” del Gobierno nacional de actualizar las tarifas, admitió que no comparte la “forma” y confió en que “se va a revisar la medida”.

En diálogo con El Eco de Tandil, el edil del macrismo afirmó -en primer lugar- que comparte “absolutamente” la decisión política frente a una necesidad de actualizar las tarifas de los servicios públicos. “Era algo insostenible”, lanzó.

Planteó que “tal vez en Tandil hay una situación particular y no se notan los cortes, tanto de luz como de gas, como sí se nota en el resto de la provincia. Y, todo ello, es producto de la desinversión. La realidad es que, durante años, al estar congelada la tarifa, las empresas que hacen la exploración y explotación de yacimientos, y de las que hacen la transformación y distribución en el caso de la energía eléctrica, o en el gas, no invirtieron porque tenían congelada la tarifa”.

Por lo tanto, reconoció y respaldó la decisión política de que había que actualizarla, pero resaltó que por otro lado está “la forma en que se hizo y de si hoy hay que dar marcha atrás en algunos casos”.

En ese sentido Ersinger advirtió que “cuando a uno le llega la boleta con el nivel de aumento que llegaron, por esta doble situación -por un lado, la actualización de las tarifas, y por el otro la quita de subsidios- la gente tiene aumentos del 500, 600, 700, 800 o de hasta mil por ciento. Es una exorbitancia y si eso se generaliza no creo que puedan cortar el gas a toda la ciudad porque nadie la puede pagar. Es un disparate y una barbaridad”.

 

“Dar marcha atrás”

 

En consecuencia, el edil del PRO aseguró que el Gobierno nacional debería avanzar en reuniones de “manera tal de corregir esta situación”. Mencionó, por ejemplo, el caso de “los clubes sociales, algunas pymes y las localidades que han pedido, como Mar del Plata, o los gobernadores de las provincias patagónicas, que consiguieron un tope en el porcentaje de hasta el 400 por ciento”.

Y, en el caso de Tandil, recordó que desde el Concejo Deliberante también se pidió la recategorización para la tarifa de gas. “En la sesión pasada votamos un proyecto para que sea incluida dentro de las ciudades que tienen el régimen de temperatura similar al de la Patagonia, más que al de la zona del centro norte de la provincia de Buenos Aires, y esperemos tener una respuesta favorable”, deseó el edil.

“Pero lo cierto -insistió- es que ninguna familia que pagaba, por ejemplo, 250 pesos por bimestre de gas, va a poder pagar ahora 2.800 pesos por mes. Es una situación insostenible, cuando todavía la gente sigue teniendo el mismo nivel de ingreso”.

 

Aumentos graduales

 

Si bien admitió entonces que la actualización de los servicios públicos de luz y gas debería haberse dado de manera progresiva, subrayó que la decisión responde, en realidad, a resolver “el problema de déficit fiscal que dejó el Gobierno anterior, que -ni más ni menos- está que en los subsidios y en la compra de energía que venimos haciendo de fueloil, gas y hasta de electricidad a países vecinos”.

Arremetió que “en gran parte, la enormidad de plata que el Estado tiene que poner todos los años a la administración central es porque tiene que comprar y subsidiar energía porque no se hicieron las cosas en su momento. Y, si en diez años hubieran aumentado un 10 o 15 por ciento el valor de la energía eléctrica, hubiera tenido un 150 por ciento de aumento y lo hubiéramos podido absorber, pero hoy en día tenés que aumentarlo todo junto y es lo que te está pasando ahora”.

Por lo tanto, Ersinger deslizó que “si querían aumentar un 500 por ciento este año, en vez de haberlo aumentado todo en abril, podría haber sido un ciento por ciento en enero, cien en marzo, y así, sino estrangulás a la gente”.

 

“Entendemos la preocupación”

 

En consecuencia, el concejal del PRO confesó que entienden la preocupación de los vecinos porque también son ciudadanos y usuarios de los servicios públicos y van a estar comprendidos en las generales de la ley. “No tenemos ninguna situación de privilegio en ese sentido por pertenecer al mismo espacio político del Gobierno, ni por el hecho de vivir en esta ciudad ni nada por el estilo”, subrayó.

Confió entonces que “se va a revisar la medida y así como iglesias, algunas pymes, los clubes sociales y algunas comunidades ya han conseguido que se reconsidere la medida y desde el Ministerio del Interior y el de Energía están dando respuesta, en Tandil y en otras localidades esperemos que también llegue rápido una respuesta” porque insistió en que “no están dadas las condiciones para que una familia o un particular, que tiene el mismo nivel de ingreso que el pasado año, pueda absorber este nivel de incremento en las tarifas de los servicios públicos”, servicios que, por otro lado, resaltó que “tenemos que empezar a cuidar”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario