Escobar fue mejorando y retuvo el título

El combate fue el saliente en la velada boxística llevada adelante en el Centro Cultural Universitario, que presentó un marco impresionante de público, con alrededor de dos mil personas poblando el gimnasio de Yrigoyen al 600.
La definición sobrevino tras el final del sexto round y sobre el inicio del siguiente, cuando los asistentes de Chaves arrojaron la toalla, acusando una lesión en la mano derecha del púgil visitante.
Previamente, el tandilense había generado una producción que fue de menor a mayor. No la pasó bien en la primera vuelta y recibió un par de golpes en la tercera. El resto de los pasajes le fueron propicios, y ya encaminaba las acciones en su favor antes del epílogo, que dejó gusto a poco en la nutrida concurrencia.
Chaves aquietó el ritmo por inconvenientes en sus guantes, y Escobar generó lo mejor cuando encontró la suficiente serenidad como para elegir los mejores ataques, erigiéndose en indiscutible ganador.
Con este éxito, “Loco Lima” extendió su record a 25-19-3, con 10 definiciones antes del límite. Su adversario de la víspera quedó con un registro de 13-7-2. u
 
Cicopiedi, vencedor en 
una de las preliminares
Leonardo Cicopiedi derrotó a cuatro rounds a Franco Aguirre, de Mar del Plata, en una de las peleas amateurs realizadas anoche en la velada del Centro Cultural Universitario. Fue victoria unánime del local, superior durante todo el desarrollo del combate, desarrollado con límite de 57 kilos.
Previamente, en duelo de tandilenses y sobre 69 kilos, Marcos Aquino venció por puntos a Ramiro Russiani, en fallo mayoritario que fue estruendosamente reprobado por el público y tras un desarrollo muy equilibrado.
Una buena actuación cumplió el local Nelson Devesa, también en 69 kilos, derrotando al marplatense Jonathan Pedraza en fallo unánime.
Del mismo modo, en 81 kilos, el tandilense Santiago Soria dio cuenta del necochense Eduardo Sangla.Todas las peleas amateurs tuvieron como árbitro a Fernando Villarruel.  u
 
Rueda definió rápido ante Esperanza 
 
En el último combate de la noche, el público esperaba una clásica definición  rápida de Matías “La Cobrita” Rueda. Y más allá de darse por abandono en el cuarto capítulo, no fue una actuación lucida del invicto tandilense, porque nunca pudo hacer pesar su potente pegada y se lo notó algo incómodo ante un rival desmañado como Ramón Esperanza. El paraguayo, que peleaba 14 meses después de su última presentación, fue un adversario sin muchas luces, pero que ensució el combate buscando evitar un golpe claro de Rueda, y se puede decir que lo consiguió. Los dos primeros rounds fueron por poco para el tandilense, que buscaba algún hueco por donde meter su potente derecha. Pero, tal vez por la condición de zurdo del paraguayo, o por su estilo desprolijo, nunca pudo dominar con claridad las acciones. En el tercer round, Rueda llegó tarde a un cruce y sintió una mano de Esperanza, que no pudo sacar provecho de la situación por su propia torpeza. Como lo había hecho antes, avanzó peligrosamente con la cabeza y el árbitro paró el combate para descontarle su segundo punto. Eso le permitió a “La Cobrita” recobrarse y empezar a sacar réditos del cansancio de su rival, que en el cuarto round sintió algunas manos y después de un par de resbalones y golpes a medias,. miró a su rincón y recibió como respuesta la toalla salvadora.
Así, sin brillo, Rueda sumó su 14ta. victoria en igual número de presentaciones y se llevó el reconocimiento del numeroso público a pesar de no haber podido mostrar lo mejor de su boxeo.   

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario