Escrache vecinal en la casa de un hombre acusado de abusar de varios menores

La denuncia fue radicada en la Comisaría de la Mujer por padres y madres de varios niños que habrían sido abusados por Hugo Ramírez, quien es el titular de una asociación civil que funciona en su casa, ubicada en Magallanes 1177.

Los pequeños del barrio suelen congregarse en ese lugar donde juegan al fútbol, practican boxeo y realizan diversas actividades. Además, años atrás funcionaba allí un comedor y posteriormente un merendero. El jueves una pequeña se quebró y le contó a su madre las terribles aberraciones que habría vivido en ese lugar y eso motivó a que tres niños más se animaran a contar su historia también.

Ante tal panorama, una vez radicadas las denuncias, los vecinos se apostaron en la casa ayer por la tarde cuando llegó el personal policial a realizar el allanamiento en la morada. En tanto, la ira de los padres se expresó en una quema de neumáticos, rotura de vidrios de las ventanas y puertas y pintadas con aerosol que decían “violador”.

Al grito de “justicia” los vecinos se manifestaron hasta alrededor de las 18.30 cuando finalizó el allanamiento, que tuvo resultado positivo, ya que se secuestraron diversos elementos que serían probatorios de la causa. Sin embargo, el implicado no se encontraba en la casa.

 

Desgarradores testimonios

 

La primera denuncia fue radicada en la Comisaría de la Mujer el jueves pasado bajo la carátula “Delito contra la integridad sexual”.

La madre de la menor de once años que habría sido abusada, explicó que “el jueves al mediodía mi hija empezó a contar lo que pasaba en este lugar. Yo la veía rara, ella es hipoacúsica, antes iba siempre a la casa de este hombre y de un día para el otro dejó de ir. Todos los nenes del barrio se juntaban”. 

“Me contó que él le mostraba revistas pornográficas, videos de un celular, mensajes de la otra novia que él tiene que se decían cosas de índole sexual. También que jugaban con cartas pornográficas y él metía el pie por debajo de la mesa y le tocaba las partes íntimas a mi nena”, detalló con impotencia.

Según indicó, la casa del acusado era como un centro barrial donde antes funcionaba un comedor y posteriormente un merendero. “Mi nena cuenta hasta ahí, cuando se quiebra y empieza a llorar no indago más porque es muy difícil. Yo creo que puede haber más de lo que me contó”, afirmó.

Y recalcó que “no nos vamos a quedar con los brazos cruzados hasta que vaya preso”. 

Por su lado, otra madre de mellizos de ocho años dijo que ambos dieron su testimonio del abuso ejercido por el acusado.

“A mis hijos les dijo que le tocaran sus partes íntimas y los trabajaba psicológicamente diciéndoles que no tenían que decirle nada al papá para que no los acusara de homosexuales. El los obligaba a que lo tocaran, yo me enteré de esto hoy (por ayer). Por miedo no decían nada”, denunció.

Y agregó que “mis nenes no quieren contar más porque tienen miedo de lo que vaya a pensar el padre, que desde ya que tienen toda la contención de su parte, pero si a vos te dicen eso, y no querés hablar. Yo pido que los nenes que hayan concurrido a este comedor, que los padres hablen con los hijos, porque yo sé que va a haber más casos, que se animen y hablen, que nos vengan a ver”.

Incluso, contó que era tanta la confianza que le tenían que hasta dejaban a sus nenes que fueran de viaje con él. “Uno nunca iba a imaginar que iba a hacer eso”, lamentó. 

En cuanto a la esposa, aseguró que “por una confesión que hizo uno de mis mellizos, la mujer tenía conocimiento porque ella mantuvo relaciones con el acusado delante de mis hijos para que ellos lo vieran”.

“El jueves se hizo la primera denuncia y recién vinieron a hacer el allanamiento hoy (por ayer), él tuvo tiempo de deshacerse de todo lo que tenía, porque los chicos contaban las barbaridades que tenían ahí, celulares, computadoras, revistas pornográficas.  El se escapó, le ha avisado la mujer”, sostuvo.

 

Más historias

 

En tanto otro padre aseguró que su hija de ocho años también fue víctima de abuso sexual.

“Le mostraba las partes íntimas, se tocaba delante de la nena, y yo me enteré de todo gracias a una madre, porque ella fue a casa y me comentó lo que le había hecho Ramírez a la nena. Cuando la vio a la mamá se quebró, contó todo lo que le había hecho a ella, que pasaba sus partes íntimas por arriba de la mesa, de la cocina, se tocaba zonas obscenas delante de la nena”, relató.

Por último, los vecinos decidieron ir hoy a las 8 a la Fiscalía para que les den una respuesta.

 

Nuevas denuncias

La jefa de la comisaría de la Mujer, María Pía Bonfantin, explicó que el jueves recibieron la primera denuncia por “Delito contra la integridad sexual” y el sábado la segunda con respecto al mismo imputado por “Exhibiciones obscenas” pero ayer durante el allanamiento recibieron tres denuncias más.

En ambas causas interviene el doctor Luis Humberto Piotti de la UFI 3 de Tandil, quien ordenó ayer que se elevaran las actuaciones y a su vez se envió copia al Juzgado de Familia por un pedido de los padres de las víctimas de restricción de acercamiento.

Luego, el Juzgado de Garantías 2, a cargo de la doctora Estela Maris Aracil, ordenó el allanamiento de la vivienda del acusado que fue efectuado por personal de la Comisaría de la Mujer y de la Seccional Tercera.

En dicho procedimiento se secuestraron elementos probatorios para la investigación de los hechos, que van a ser elevados hoy a la Fiscalía interviniente.

“Dialogando con los vecinos tomamos conocimiento de que habría tres hechos similares donde procedemos al traslado a esta comisaría para tomarles la declaración para adjuntar a las otras dos denuncias. Es decir que en el lugar tomamos conocimiento de que habría tres víctimas más, mañana (por hoy) mandamos todo a la Fiscalía”, explicó. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario