Especialistas advierten que la psoriasis incrementa el riesgo cardiovascular

 

El congreso médico organizado por la Sociedad Latinoamericana de Psoriasis (Solapso) -que se realizó en la Ciudad de Buenos Aires- llegó a esa conclusión luego de analizar las características epidemiológicas de la región y los avances en su abordaje. 
El documento del congreso destacó que la psoriasis aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, obesidad, hipertensión arterial, artritis psoriásica y otras infecciones que comprometen el funcionamiento del organismo.
Pero también hizo hincapié en la importancia de controlar la psoriasis y realizar el seguimiento de los pacientes, para prevenir patologías en las cuales la psoriasis aumenta su riesgo.
 
“Enfermedad compleja”
 
Edgardo Chouela, presidente de Solapso, precisó en un informe médico, que “la psoriasis es una enfermedad compleja, sistémica y crónica que merece la atención por parte de las personas afectadas, la comunidad médica y los sistemas de salud pública”.
Chouela indicó que “si bien las manifestaciones cutáneas son las más frecuentes y visibles, hasta un 30 por ciento de los pacientes pueden presentar compromiso articular, el cuál suele pasar desapercibido si no se realiza un interrogatorio y análisis sobre el tema”.
En tanto, destacó que “con los tratamientos disponibles en la actualidad, podemos frenar la progresión de la enfermedad y mejorar sustancialmente la calidad de vida de los pacientes”.
La psoriasis afecta a alrededor del 3 por ciento de la población mundial y es un desorden inmune a largo plazo, que se caracteriza por causar lesiones en la piel, inflamadas y enrojecidas cubiertas por escamas, siendo su forma más común la denominada “en placas”.
 
Otros factores
 
Pero los especialistas que participaron del congreso, añadieron que además, la psoriasis puede ser un factor de riesgo de depresión y una causa independiente para provocar ataques al corazón, en particular en pacientes jóvenes con enfermedad severa.
Silvia Fernández Barrio, paciente y directora ejecutiva de la asociación civil para el Enfermo de Psoriasis (Aepso), aludió a que “se demostró que aparentemente debido al carácter inflamatorio de la enfermedad, se presentan problemas cardiovasculares”.
En ese sentido, indicó que “si sumamos eso, al altísimo impacto que tiene la enfermedad en quienes sufren psoriasis moderada a severa, con la disminución de su calidad de vida, las dificultades para integrarse socialmente, y otros trastornos, se entiende por qué estamos bregando tan fuertemente, para que se incluya la atención de la psoriasis dentro del Programa Médico Obligatorio”.
Fernández Barrio coincidió en que “es de enorme importancia que se diagnostique temprano a la psoriasis, porque con medicación se puede detener su avance, que produce dolor y discapacidad”. 
Si bien la psoriasis no tiene cura, y es considerada una enfermedad crónica, las personas que se someten al tratamiento pueden controlarla y mejorar sustancialmente su calidad de vida, siguiendo las indicaciones y controles médicos. (Télam)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario