Esperan que se investiguen los carteles de “solución” a “embarazos inesperados”

La aparición de una serie de carteles que ofrece una solución a un “embarazo inesperado” puso en alerta al concejal del PRO y médico clínico Pablo Díaz Cisneros, que este viernes por la mañana se acercó a la sede de fiscalía para que se investigue la posible comisión de un delito.
El folleto, que se puede ver horas en las paredes de distintas calles de la ciudad, pregunta: “¿Embarazo inesperado?”, para luego ofrecer “la solución ya” al respecto, “absoluta discreción y consultas gratuitas”, y deja un número de teléfono con característica de Tandil y uno diferente con característica de Capital Federal, por el que se pueden hacer consultas a través de la aplicación para celulares Whatsapp.
Frente a esta circunstancia el edil elaboró un escrito que fue presentado en la sede judicial como particular, pero dejando constancia de su rol profesional de la salud, como funcionario público e integrante de las comisiones de Salud y de Derechos Humanos, Garantías y Seguridad.
Contó a este Diario que frente a la medida tomó conocimiento de la existencia de un antecedente sobre un caso similar a raíz de la circulación de folletería también colocada en algunos sectores de la ciudad.
No obstante se mostró expectante sobre eventuales avances que permitan determinar el origen de la publicidad y su finalidad.

Lo que puede
esconder detrás

El Foro por la Promoción y Protección Integral de los Derechos de las Mujeres sumó otra voz al debate planteado a partir de la aparición de los carteles que, según Erica Lanzini, una de sus integrantes, “tienen que ver con la ausencia del Estado en todos los niveles en garantizar la interrupción voluntaria de un embarazo cuando una mujer decide hacerlo”.
A su vez compartió la preocupación planteada por el concejal Pablo Díaz Cisneros respecto de lo que “puede haber detrás” de los anuncios ya que “se desconoce si son lugares que garantizan prácticas seguras o no”, si se trata de un “negocio” o de una organización de personas que pretende “modificar” la decisión de una mujer.
Sobre el último punto amplió la sospecha al indicar que existen grupos religiosos que ponen avisos para tratar de que la mujer deponga su actitud, o para generar instancias para la adopción de niños, entre otras cuestiones.
Sin embargo disintió con el edil macrista en la postura que indica que “las que pueden tener un embarazo inesperado o no deseado son justamente las más jóvenes y, sobre todo, las adolescentes”, y se respaldó en las estadísticas para plantear su rechazo.

Garantizar la práctica

En diálogo con El Eco Multimedios la referente del espacio evaluó que “si el sistema de salud pública garantizara que pueda una mujer solicitar la práctica de interrupción de un embarazo en forma segura y gratuita eliminaríamos estas instancias”.
En torno a ello aseguró que se genera un “negocio” respecto de una decisión de una mujer, “autónoma y consciente, de dar o no continuidad a un embarazo”.
Vinculó el impacto de la noticia a partir de la publicación de los carteles en la vía pública pero “todos sabemos que existen lugares a los cuales las mujeres acuden y si tienen recursos económicos para garantizarse una interrupción en forma segura y si no para efectuarse una intervención que en muchos casos les cuesta la vida”.
Planteó la necesidad debatir el tema ya que cuando la mujer decide no continuar con una gestación busca el modo de hacerlo pero cuando el sistema de salud pública “no lo garantiza recurre a cualquier ámbito donde esa posibilidad se pueda materializar”.
Y es allí donde radica el “gran problema”, puesto que “si tienen los recursos económicos lo pueden hacer de manera segura con los mismos profesionales de la salud que no lo aseguran en el sistema público, y si no lo hacen de la peor manera”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario