“Estoy de pie, he hecho una muy buena declaración”

El sacerdote Julio César Grassi, acusado de 17 casos de abuso sexual y corrupción de menores, amplió hoy su declaración indagatoria y pidió citar a seis nuevos testigos para rebatir los dichos de sus acusadores, informó una fuente judicial.
El sacerdote solicitó además una nueva pericia sobre uno de los videos presentados en la causa en el que habla una de las presuntas víctimas, mientras que su defensa aportó documentación probatoria, detalló a Télam la fuente consultada.
La defensa del religioso, que preside la Fundación Felices los Niños donde, según las denuncias, se habrían cometido la mayoría de los abusos, hizo hincapié en “contradicciones” de los testigos convocados por la querella.
Daniel Cavo, abogado defensor del religioso, destacó que “la historia de Ezequiel -uno de los tres denunciantes en la causa- no cierra por ningún lado, hay muchas contradicciones en su relato”.
En este sentido explicó que “una vez afirmó que los abusos se cometieron en verano cuando estaba un determinado director en la Fundación y luego asegura que había otro director y que los abusos se cometieron en agosto, en época invernal. Todo esto quita credibilidad a su relato”.
Cavo aseguró que “la declaración que realizó ayer Aníbal Vega -tutor de Ezequiel hasta el 2002- no aporta nada nuevo a la causa, sabíamos que iba a decir lo que dijo por lo que no fue para nada lapidaria ni contundente como dijo un abogado querellante, es más, sus dichos entran en contradicción con los que afirmó Ezequiel”.
El letrado dijo a Télam que analizaban la posibilidad de denunciar a Luis, otra presunta víctima de abuso de Grassi, por falso testimonio, ya que “negó en el juicio haber escrito una carta que luego un perito oficial y otro de la querella demostraron que era suya”.
Esa carta está dirigida a otro interno de la Fundación y tiene referencias de tipo sexual, por lo que Cavo analizó que con esta prueba de los peritos “se cuestiona todo el relato de Luis, ya que esa misiva menciona cómo empezó su historia en la Fundación”.
Cavo quitó importancia a todos los hechos que rodearon la retractación que realizó Ezequiel en un juzgado de menores porque “esa causa no está incorporada a este expediente judicial, lo importante de ese episodio, para nosotros, es que pone en duda la credibilidad del testigo”.
Juan Pablo Gallego, abogado que representa al Comité Argentino de Seguimiento de los Derechos del Niño (CASACIDN), manifestó que la declaración de Grassi “fue muy breve, no fue el Grassi de hace un mes, amenazante y que iba a denunciar a todo el mundo”.
“Fue un Grassi que va a una condena segura y él lo sabe”, acotó Gallego y recalcó que el sacerdote “basó su declaración en señalar a los jóvenes denunciantes como unos mentirosos”.
“El pensaba atacar más a las víctimas pero la presencia de una de ellas (en el recinto) lo conmocionó aún más y su defensa pidió que por favor no lo interrogara.
Entonces él dijo que iba a responder en otro momento, cuando vuelva a pedir la palabra”.
En primer término declaró Marta Miras, vecina de a Fundación Felices los Niños, quien contó “el terror que Ezequiel sentía respecto del cura y lo que sintió cuando lo vio por TV y se enteró que lo iban a liberar”, expresó Gallego.
El abogado precisó que Miras “complementó el testimonio de Aníbal Vega, porque es una de las personas que intentaba ayudar a Ezequiel cuando, desde muy chico, andaba por la calle”.
El juicio oral al sacerdote Grassi continuará el martes próximo con otra serie de testigos que dispondrá la fiscalía, luego vendrán los presentados por la querella y por último los de la defensa del cura. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario