fbpx Estudiantes de la Facultad de Exactas fueron seleccionados para realizar estancias formativas en China y Brasil – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Estudiantes de la Facultad de Exactas fueron seleccionados para realizar estancias formativas en China y Brasil

Se trata de Máximo Librandi, un joven estudiante avanzado de Sistemas que fue elegido por la empresa Huawei entre los 10 argentinos que viajarán para participar de distintas instancias de capacitación. Por su parte, Valentina Bessonart y Palmira Benavente harán una pasantía sobre software libre en el vecino país.

El Eco

El nombre de Máximo Librandi, azuleño él y estudiante avanzado de la carrera de Ingeniería en Sistemas de la Universidad Nacional del Centro, circuló con fuerza durante las últimas semanas en las redes sociales a raíz de un video que tuvo que realizar para acceder a una beca de capacitación de la prestigiosa empresa Huawei en China. En apenas un minuto, el joven debía analizar y explicar el impacto de las telecomunicaciones en la sociedad y qué posibilidades hay en el país sobre el tema. Tras superar esta instancia y otras, Máximo quedó seleccionado dentro del grupo de diez argentinos que viajarán el próximo 10 de agosto al país oriental, meca de la innovación tecnológica.

El elegido 

En conversación con El Eco de Tandil, contó que todo empezó cuando vio en la cartelera de la facultad la posibilidad de la convocatoria. Como cumplía con los requisitos y sólo tenía que mandar el currículum, decidió postularse.

“A los pocos días recibí un llamado que casi no atiendo, me empezaron a hablar en inglés y no sabía qué responder, cuando escuché la palabra  Huawei enseguida asocié con la convocatoria”, expresó.

Seguidamente tuvo una entrevista donde le explicaron que había sido preseleccionado y se inició una interacción a través de mails y de las redes con referentes de la propuesta.

Luego, los postulantes debieron completar un formulario de evaluación en telecomunicaciones con preguntas a resolver y tras ese filtro sólo quedaron treinta personas de un total de 450 que aplicaron en todo el territorio, grupo que después se redujo a 20.

Esas 20 personas son las que tuvieron que  filmar el video antes mencionado, instancia en la que los responsables  evaluaron  la creatividad, la asertividad del análisis efectuado sobre el material brindado y las interacciones en redes sociales, que otorgaban más puntaje  si la universidad compartía el video y ayudaba.

“Tuve el apoyo de la facultad y la Unicen y por mi cuenta me encargué de difundirlo. Gracias a todos fue increíble el alcance del video, tuvo muchas repercusiones”, puntualizó Máximo.

Talento de exportación 

La beca en cuestión consiste en dos semanas de capacitaciones diversas  en China sobre cultura, idioma y telecomunicaciones. Al respecto, el alumno explicó que la primera semana van a estar en la Universidad de Cultura y Lenguaje de Beijing y la segunda semana irán a otra ciudad, donde está radicada la firma  Huawei, donde se capacitarán en telecomunicaciones

“Quiero conocer la cultura que ahora me puse a investigar, las comidas, las tradiciones, nosotros no estamos acostumbrados a eso. Quiero traer conocimientos técnicos y culturales. Creo que es una oportunidad  increíble capacitarnos  con una empresa como Huawei en este tema y más en la actualidad, cuando se da la fuerte competencia con Estados Unidos por el desarrollo de las redes y las telecomunicaciones”, especificó.

La empresa china es una de las principales desarrolladoras de la quinta generación de redes, el famoso 5G, que supone el paso definitivo hacia el Internet móvil con una  tecnología pensada para el IoT (Internet de las cosas).

Sin precisiones sobre el rumbo que adoptará al final de su carrera, Máximo expuso por dónde van hoy sus intereses: “Me interesa la inteligencia artificial y el aprendizaje autónomo, es tanta la aplicación que tiene y es muy sorprendente cómo se usa, se aplica en todo control de autos, redes móviles”.

Con humildad y franqueza, el estudiante ofreció su aliento a quienes desean dedicarse a estos temas y hacer carrera en el ámbito, y aseguró que “salí de un colegio con un título en ciencias sociales, lo último que me imaginaba era llegar hasta acá, hay que intentar, dedicarle tiempo y comprometerse, con eso se puede llegar”.

La movilidad como política universitaria 

Desde su lugar, la decana de Exactas, la doctora Silvia Stipcich, se mostró orgullosa y satisfecha por el gran abanico de posibilidades que se abre para los alumnos de la casa de estudios y celebró la oportunidad que ofrecen las diversas instancias de formación.

“Es una política de la facultad estar atento a todo tipo de programas y propuestas que permitan que los estudiantes tengan la posibilidad de acceder a estas acciones, porque entendemos que hacen a la formación integral  de los ciudadanos por encima de la formación académica que puede ofrecerles la facultad”, aseguró.

Stipcich agregó que cuentan también con movilidades al interior del país, a partir de un  programa que lleva adelante la Secretaría de Políticas Universitarias en el que participan con  varias universidades que reconocen la formación de trayectos de la carrera de  Sistemas, habilitando así el intercambio de estudiantes con diferentes centros educativos de Argentina.

“Trabajamos con la convicción  de que estamos a la altura de otras universidades y creo que esto es una prueba de ello”, cerró la autoridad, convencida del enorme potencial que tiene la universidad  pública y las inmensas oportunidades que brinda a todos.

Las mujeres arriba 

Valentina Bessonart y Palmira Benavente nacieron en Benito Juárez y Tapalqué, respectivamente, pero al terminar el colegio decidieron venir a Tandil para desarrollar sus estudios dentro de un ámbito que suele ser poco frecuentado por las mujeres. Ambas son alumnas de cuarto año de la carrera de Ingeniería en Sistemas en la Facultad de Ciencias Exactas de la Unicen y el próximo 22 de julio partirán hacia Porto Alegre, Brasil, para realizar una pasantía en software y hardware libre, organizada por una comunidad latinoamericana que se dedica a estos temas y financia el intercambio.

Las jóvenes son parte de un grupo llamado Emma Pérez Ferreyra –nombrado así por la mujer pionera en la instalación de internet en el país- que opera dentro  del Centro Universitario de Innovación Ciudadana, un espacio que trabaja bajo el concepto de cultura libre en el que se apunta a innovar en tecnología incorporando al ciudadano a las problemáticas reales locales.

José Marone, secretario de Extensión de la unidad académica e impulsor de estas actividades, explicó que “se armó un grupo interesante de chicas para abordar la temática de género en la ciencia y la tecnología”, y que les pareció oportuno presentarles la propuesta. Marone focalizó su perspectiva en la importancia de contar con un buen número de mujeres en ciencia y tecnología, uno de los pilares en que se basa su gestión.

“Necesitamos traccionar a las mujeres, que entiendan que acá hay un espacio y una gran salida laboral, el porcentaje de mujeres es muy bajo, sigue ubicado en el orden del 18 por ciento del total de estudiantes”, detalló.

La estancia en Brasil 

Dentro de este grupo femenino, Valentina y Palmira  fueron las elegidas para participar de la experiencia y fortalecer la presencia de mujeres en estas lides. Durante tres semanas podrán conocer cómo se trabaja en otros centros de software libre con el objeto de poder transmitirlo a nivel local.

“Estamos muy contentas y entusiasmadas, es la primera vez que vamos a salir del país. Esperamos que nos guste, queremos  aprender para volver y transmitir los nuevos conocimientos, y poder hacer algo relacionado con el tema acá”, contaron las chicas en diálogo con El Eco de Tandil.

“Queremos contar que existen estas cosas y que podemos ir todos”, indicó Valentina, quien contó que desde adolescente supo que quería dedicarse a esto y que siempre se sintió muy acompañada y a gusto a la hora de insertarse en la facultad y en una nueva ciudad.

Por su parte, Palmira relató, muy risueña, que “siempre fue nerd, pero me decidí en el último año de colegio, estaba entre otras ingenierías, además  me gustaba la ciudad”.

Si bien la mayoría de sus compañeros son varones, las jóvenes enfatizaron que no hay diferencias entre ellos y que siempre se ayudan entre todos. “Creo que no hay diferencias, todos podemos aportar por igual”, aseveró Palmira.

Según manifestaron, la idea del espacio “Emma Pérez Ferreyra” es difundir que las mujeres pueden dedicarse a estas cuestiones y  que van a estar acompañadas en el camino, para derribar el imaginario imperante que asigna roles y funciones de acuerdo al género, dejando a las mujeres afuera de los sectores dedicados a la innovación en ciencia y técnica.

“En el grupo una doctora en Física comentó que fue a una secundaria a dar una charla en la que habló sobre el tema de su tesis, y vio que las mujeres estaban fascinadas con lo  que contaba pero decían que eso no era para ellas. No es así, todas podemos hacerlo. Es difícil, hay que tener mucha paciencia, pero se logra, nosotras estamos todo el día sentadas estudiando y nos gusta hacerlo también, porque nos interesa y vemos a futuro”, refirió Valentina.

Al regreso de tan enriquecedora experiencia, las jóvenes estudiantes podrán dar cuenta de todo lo vivido para impulsar, con entusiasmo y constancia, el cambio que quieren ver.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario