Exitoso té de la Asociación Celíaca Filial Tandil

Por el escenario de El Cielito pasaron numerosos artistas y grupos que amenizaron la tarde, mientras el público degustaba en las mesas,  masas, tortas y picadas, todos productos sin TACC que fueron, en parte, cedidos gentilmente por empresas de Tandil. Obviamente las encargadas de los talleres de cocina estuvieron preparando durante la semana cosas riquísimas que fueron muy bien venidas por los asistentes.

En un aparte de la reunión un equipo periodístico de El Eco de Tandil encontró a Mónica Bufor que, junto a sus compañeras, entraban y salían de la cocina con bandejas colmadas de masas. Estaba acompañada de una joven futura mamá -celíaca- Vanesa Valderrey.
-Vemos que a pesar de los temores del viernes, por no llegar a vender todas las tarjetas,  El Cielito está lleno.
Mónica Bufor: -Sí estamos muy felices porque realmente nos desbordaron. Hemos vendido 130 tarjetas, pero después vinieron celíacos que querían disfrutar del té y debimos agregar más mesas y sillas… hasta tuve que traer un mantel de casa pero les hemos hecho un lugar.
-La participación desinteresada de los artistas fue otro punto a tener en cuenta, ¿verdad?
-Y les estamos tan agradecidos porque ellos amenizan esta tarde y el público disfruta de lo que sucede sobre el escenario. Por otro lado tenemos muchísimos sorteos gracias a la colaboración de casa locales. Realmente estamos muy felices.
-Vanesa, celíaca y embarazada… eso quiere decir que se puede.
-La celiaquía puede llegar a impedirlo si uno no hace la dieta, yo fui diagnosticada después del nacimiento de mi primera hija y a partir de allí hago la dieta estricta llevando una vida normal y estoy embarazada de ocho meses.
-¿Tu nena es celíaca?
-Todavía no tiene síntomas, de todos modos se la chequea con análisis periódicos, pero hasta ahora viene creciendo muy bien sin ningún problema.

Una buena vida
 
-¿Qué cosas puede comer un celíaco? Lo pregunto porque vemos unas irresistibles picadas que están a punto de partir hacia las mesas.
Mónica: -El celíaco puede comer frutas, verduras y todo tipo de carne, lo que sucede es que lo que viene envasado o elaborado por el hombre debe ser analizado como libre de gluten. Esto es de las empresas de Tandil que nos han donado los salamines y quesos para hacer la picada.
-¿Quiere agradecerles?
-Por supuesto: Don Atilio, Cagnoli, Vacalín, a Celimundo, que elaboró toda la parte panificados y las masitas. Las gaseosas fueron donadas por Coca Cola y la empresa que distribuye Pepsi. De modos que estamos súper agradecidos.
Vanesa: – Son empresas que se preocupan por nuestro bienestar y calidad de vida.

Djokovic, en la cima y celíaco
 
-¿Qué les diría a esas mujeres que descubren de grandes que tienen celiaquía y piensan que la posibilidad de ser madres no se les va a dar?
-Que no se hagan problemas. Hay mucha gente que se deprime pero tienen que pensar que existe una solución. Lo tomé así y hago la dieta y por lo tanto estoy bien. Antes no sabía qué me pasaba y estaba mal, no podía comer, adelgazaba y nadie sabía qué era, no me diagnosticaban bien hasta que me dijeron ‘sos celíaca’. Soluciono mis problemas con la dieta y ahora estoy feliz esperando a mi bebé.
Mónica: -Cuando llegan a nosotros los celíacos recién diagnosticados vienen deprimidos,  con un color feo en el rostro y al mes ya son otra personas, porque la dieta cambia muchísimo el estado de la persona y la calidad de vida. Y eso es lo que nosotros les hacemos notar. En las charlas siempre les digo, sobre todo a los adolescentes, que tenemos uno de los más grandes jugadores del mundo de tenis que es Djokovic y miren el rendimiento que ha logrado haciendo la dieta. A veces tenía altibajos porque se sentía mal, hasta que lo diagnosticaron, y ahora es un número uno y esto sirve para mostrarles a los celíacos, y sobre todo a los adolescentes, para que no transgredan la dieta porque es su medicamento y les da una buena vida.
Cuando este equipo del Diario se fue de El Cielito, sobre el escenario seguía la música  y en las mesas del salón la concurrencia charlaba amenamente mientras degustaban confituras y tablas de picadas que eran aprovechadas con el mayor de los placeres por todos celíacos o no.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario