Expertos advierten del peligro de una extinción masiva de especies

Unos 8.000 participantes -entre científicos, ministros de Medio Ambiente y ecologistas- deben participar en el cuarto congreso de la mayor red de recogida de información medioambiental, del 5 al 14 de octubre. El declive acelerado de la biodiversidad provocado por el hombre, directa o indirectamente, centrará los debates.
La UICN publicará el lunes una muy esperada “lista roja” de las especies en peligro de extinción, que debería confirmar la gravedad de la crisis actual. Esa lista, publicada cada año y considerada la evaluación más fiable del estado de las especies en el planeta, se alarga peligrosamente. En 2007, cerca de 200 nuevas especies se sumaron a la lista de 16.306 especies amenazadas de extinción.
La UICN vigila la evolución de 41.415 especies de entre las 1,9 conocidas en el mundo. En términos generales, un mamífero de cada cuatro, un ave de cada ocho, un tercio de los anfibios y 70% de las plantas están en peligro. Un total de 785 especies ya están totalmente extinguidas y 65 sobreviven únicamente en cautiverio o en estado doméstico, según la UICN. Los delegados, reunidos en Barcelona, analizarán la evolución de esta crisis de biodiversidad y propondrán planes de acción para intentar remediarla.
“El número de especies disminuye en la Tierra y la velocidad de su desaparición aumenta muy rápidamente, lo que nos hace hablar de la sexta gran extinción”, afirma Jean-Patrick Le Duc, del Museo Nacional de Historia Natural francés.
La precedente extinción masiva remonta a la desaparición de los dinosaurios. Los defensores de la biodiversidad abogan por salvar un máximo de especies en virtud del principio de precaución. “Ninguna especie es banal, cada una es el producto de millones de años de evolución y juega un papel en el ecosistema”, subraya Wendy Foden, responsable del programa sobre cambio climático y especies en UICN. Los científicos defienden así la creación de vastos espacios naturales protegidos.
La erosión de la biodiversidad está provocada por la combinación del crecimiento urbano, la contaminación, el cambio climático, los conflictos armados o la sobreexplotación de los recursos. La UICN debería aprovechar la relevancia pública que ofrece este congreso, organizado cada cuatro años, para sensibilizar a los políticos y a la opinión pública sobre cuestiones medioambientales. Sólo la cumbre mundial sobre el desarrollo sostenible de Johanesburgo en 2002 había reunido más participantes, según los organizadores del congreso de Barcelona.
La UICN, una organización atípica creada el 5 de octubre de 1948 en Francia, con sede en Suiza, reúne a más de mil miembros -representantes de 80 gobiernos y de 800 ONGs- y a unos 10.000 científicos voluntarios.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario