Falleció el obrero que sufrió un accidente cuando trabajaba en la cantera Equimac

A pesar del esfuerzo de los facultativos del Sanatorio Tandil, ayer falleció el trabajador Dante Ibáñez (48), quien había sufrido el pasado miércoles un grave accidente mientras cumplía su jornada laboral en la Cantera Equimac, ubicada en Ruta Nacional 226 kilómetro 176.

El delicado estado de salud con que llegó el operario se agravó con el paso de las horas, derivando en su deceso.

Como se detalló en la edición pasada, un grupo de trabajadores se encontraba junto a una máquina cuando por motivos que se investigan, una pieza de más de mil kilos se desprendió y cayó encima de Dante Ibáñez.

El accidente, según lo comentado a este Diario por testigos, se registró alrededor de las 14 del miércoles.

Derivado al Sanatorio Tandil, en una ambulancia de IE Emergencia, que fue la responsable del traslado, la atención y el esfuerzo realizados por los facultativos no pudo revertir el crítico estado de salud con que llegó la víctima.

Afuera, con gran consternación, familiares y amigos aguardaron en vano un parte médico favorable que nunca llegó.

 

Repercusiones

 

Al secretario general de AOMA (Asociación Obrera Minera Argentina) Seccional Tandil, Marcelo Marcovich, se lo pudo observar acompañando a la familia Ibáñez. En diálogo con “Tandil despierta” por la pantalla de Eco TV, un consternado Marcovich dijo que “son momentos en que te preguntas ¿qué fue lo que pasó? Lamentablemente, en un accidente con el desarme de una máquina de la cantera, perdimos a un compañero”.

Profundizando sobre la tarea que los obreros estaban realizando, expresó que “era el desarme normal y habitual que se hace cada un mes, y una pieza que nunca se sale, se salió. El trabajador estaba abajo y fue apretado por esta pieza, lo que terminó provocando el triste desenlace. Los peritajes determinarán qué fue lo que ocasionó esta tragedia”.

La máquina en la que ocurre el accidente se denomina primaria, porque es la que rompe la primera piedra que viene de frente. Para graficarlo, tiene el tamaño de una puerta de una casa con un espesor de 20 centímetros, todo de hierro, que fue lo que aplastó al trabajador.

En cuanto al servicio de emergencia, el gremialista mencionó que “para estos casos nunca una ambulancia llega a tiempo, porque estamos hablando de grandes distancias hasta el Cerro La Virgen y un camino de tierra muchas veces intransitable. La desesperación de los trabajadores pretende que el servicio llegue de manera instantánea. Se lo sacó del lugar con una camilla, pero al no tener experiencia no se puede trasladar a un herido en un vehículo particular. Hay que depender de la ambulancia”.

Por último, y muy conmovido, Marcovich sostuvo que “fue una fatalidad, porque hace años trabajaba en ese lugar. Realmente estamos muy dolidos y vamos a acompañar a la familia”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario