Ferro lo ganó por ser más certero que Santamarina

Ferrocarril Sud tuvo un auspicioso comienzo en la segunda fase del torneo de primera división que organiza la Unión Permanente de Ligas, al superar por 4-2 a Deportivo Santamarina, ayer en el estadio San Martín, por la primera fecha de la zona B.
Los tricolores se adueñaron de un partido vibrante, por haber aprovechado mejor sus ocasiones respecto a un adversario que dilapidó casi todas las suyas.
Hubo un cuarto de hora inicial discreto, sin acciones de riesgo y con un Santamarina entregando una mejor imagen, pese a no arrimar demasiado peligro sobre Irureta.
No obstante, sería el elenco de la Estación el primero en golpear a fondo. Lo hizo a los 15? con un tiro libre de Esteban Bonarrigo que viajó hasta la red merced a su justeza y a cierta complicidad de Ijurco, que descuidó en demasía su parante izquierdo.
La conquista, que motivó la inmediata respuesta aurinegra, fue el punto de partida para un desarrollo atrapante hasta el cierre del encuentro.
Irureta comenzó a ser determinante abortando un cara a cara ante Signorelli a la salida de un tiro libre, mandando al corner un cabezazo de Sequera y repeliendo con una mano un fortísimo zurdazo frontal de Krüger.
Además, Ibarra reventó el palo derecho con un zurdazo y el centro cerrado de Arias picó en el travesaño.
Chances nítidas a través de las cuales el conjunto de Botella desarrolló sobrados méritos como para dejar de verse abajo en el score.
Del otro lado, merced a la siempre inquietante presencia de Esteban Bonarrigo, también se registró peligro, aunque en menor medida.
El delantero amenazó insertándose en el área sin definir a tiempo tras una asistencia de Disipio, luego sacó un potente derechazo que fue devuelto por el palo luego de que Gutiérrez le robe el balón a Aranda y por último cabeceó débil a manos de Ijurco.
Santamarina carecía de un juego fluido en la zona media, dado que Krüger no funcionaba como conductor y era discontinua la producción de Trama y Arias (mejoró mucho en el complemento cuando pasó a la derecha) sobre las bandas.
No obstante, las ocasiones de riesgo sobre la valla rival no escaseaban. Y en una de ellas, cuando expiraba la etapa inicial, llegó la merecida paridad.
El centro de Díaz parecía inofensivo, pero Irureta falló por primera vez en la tarde, dejando escapar el balón y permitiendo la definición de Farías, que con el arco semivacío conectó para el 1-1, estableciendo un resultado más adecuado al trámite.
Pero la historia comenzó a definirse en el inicio del complemento, cuando Ferro encontró dos goles que marcaron la tendencia. Primero Aranda falló de manera grosera facilitando la notable definición de Fabricio Gómez sobre el cuerpo de Ijurco y a posteriori Esteban Bonarrigo sacó rédito de otra distracción del fondo aurinegro para fusilar al golero en el primer palo, anotando el 3-1.
Así fue que el local debió asumir riesgos exacerbados en su búsqueda de achicar la diferencia, quedando a expensas de las réplicas tricolores.
El descuento llegó a los 15? a través de un cabezazo de Trama, que aprovechó el tiro libre de Krüger y la salida en vano de Irureta.
A partir de allí, el partido se abrió y ofreció emociones sobre ambos arcos. Ferro tuvo todo para liquidarlo pronto pero falló en un zurdazo apenas ancho de Belsito, un disparo de Esteban Bonarrigo que estalló en el rostro de Ijurco y por tomar algunas malas decisiones a la hora de conducir las réplicas.
En el área tricolor, Irureta le ganó el mano a mano a Quintas, luego nadie conectó el centro bajo de Arias y más tarde Gogna elevó demasiado su disparo desde inmejorable posición.
Ya en tiempo agregado, Esteban Bonarrigo redondeó su tripleta con un disparo bajo que se le escabulló de manera increíble a Ijurco para transformarse en el 4-2 final.
La acción propició la algarabía definitiva de los de la Estación, que debieron sufrir hasta el final por cierta falta de puntería para finiquitar la historia con antelación.

 


La figura
Esteban Bonarrigo
Fue el gran baluarte en la victoria tricolor, anotando tres goles y complicando de manera recurrente en base a su habilidad.  El exceso de individualismo en alguna acción fue su única mácula.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario