Finalizó el Plan Ciudadano de Lectura, que versó sobre las leyendas y mitos populares

Este año, la temática versó sobre las leyendas, mitos e historias populares y convocó a numerosas instituciones de Tandil. La producción final dio muestra de la diversidad de públicos a la que apunta el plan y al compromiso que asumieron los participantes para generar productos literarios de calidad.
-¿Cómo se desarrolló el Plan Ciudadano de Lectura?
Valeria Rabal: -Como desde hace tres años, estamos proponiendo temas, pensamos en aquello que estaba un poco olvidado, o no tan de moda. Se propuso la lectura de leyendas, mitos y relatos populares. Las animadoras a la lectura trabajaron, como siempre, en comunicación con escuelas, jardines e instituciones de la comunidad y en forma personal, utilizando nuevas tecnologías. Se apuntó a desmitificar esto de que la leyenda es algo aburrido; tratamos de que se viera la riqueza de los cuentos populares, de los mitos urbanos. Esto nos pareció que podía interesar a los adolescentes, que queremos que participen un poco más. También pensamos que los abuelos podían tener ricas historias, así que nos embarcamos en el tema. Hicimos la promoción con todas las instituciones, por los distintos medios, e hicimos un acompañamiento, según lo solicitaron distintas personas.
Rosana Goyeneche: -Es un trabajo de todo el año que se inicia en marzo. Se organiza una fiesta de cierre para mostrar el proceso que se hace durante todo el año. La propuesta es que puedan desarrollarse distintas actividades en promoción de la lectura. Nosotros apuntamos a que se desarrolle en muchos ámbitos, pero los que más participan son las instituciones. Deseamos seguir sumando grupos que estén compartiendo espacios de trabajo, ciudadanos en forma individual.
Las expectativas para este año se fueron modificando por el ?parate? de la Gripe A que generó cierta incertidumbre con las instituciones que piden animaciones, que vienen a la sala.
Igualmente sabemos que hay instituciones que trabajan, que lo hacen extensivo a sus comunidades, donde proponen actividades con los papás, los abuelos y quizá no llegan a la presentación de fin de año.
-¿Cómo fue el acto final del programa?
VR: -El cierre es un elemento para evaluar un plan, pero no podemos tener los números exactos de todos los que se sumaron, aunque sabemos que hay gente que se suma a las propuestas y lo hace puertas adentro, de otra manera. Lo que nosotros proponemos es que haya diversidad en cuanto a la participación. Queremos que la gente esté leyendo, recordando, recuperando historias.
RG: -El plan sirve para mostrar el trabajo que se hace, que a veces se queda oculto en el interior de las instituciones. El cierre, con los afiches, apunta a compartir lo que se hace en la comunidad.

Respuestas colectivas

-¿Respondieron bien los tandilenses a esta convocatoria?
VR: -Fue un año especial, pero hubo buena respuesta. Las animadoras iban a instituciones y venían felizmente sorprendidas de cuánto conocían los chicos de los temas.
Silvina Guaita: -Ibamos, nos sentábamos a escuchar y se iba produciendo un intercambio hermoso.
-¿Cuál es su tarea como animadoras a la lectura?
SG: -Fundamentalmente, acercar diversidad de tipos de textos. Cuando nos acercábamos a promocionar el plan, se trató de compartir lectura en voz alta, explorar libros sobre ese tema, conocer qué pensaban los chicos sobre eso, generar espacios de opinión y fundamentalmente, leerles. Hubo mucho acercamiento del bibliomóvil.
RG: -Esas son las cosas que no se pueden medir o mostrar, que son con las que nos quedamos y que queremos transmitir.
VR: -Los chicos se entusiasmaron, hasta hicieron galerías de personajes, figuras tridimensionales, hicieron exposiciones en sus propias instituciones; hasta las maestras reconocieron todo lo que habían aprendido. Fue bien interesante.
SG: -Además, articularon con otras áreas como plástica y música.
RG: -Hicimos una propuesta que fue ir a contar por la radio o leer. Ocho a nueve instituciones asistieron con continuidad.

La fiesta
de clausura

-¿Qué cantidad de escuelas participó?
RG: -Alrededor de 34 instituciones, con 200 afiches. Este año notamos que hubo menos instituciones, pero cada una de ellas participó con mucha producción y ahí se veía el trabajo en profundidad que se había hecho.
SG: -Y un compromiso en relación al propósito de exponer en la plaza. Eran afiches realizados para compartir y tuvieron en cuenta esta forma de expresarlo.
-¿Qué otras tareas realizaron en la plaza?
VR: -Este año brindamos un espectáculo de narración que estuvo a cargo de María de los Angeles Manna y sus alumnas y narraron en el turno de tarde y de mañana. Por suerte estuvo lleno de chicos y gente de instituciones.
RG: -Este año también se hizo un trabajo de acompañamiento desde una pasante de trabajo social que está en la Sala de Lectura con doce de las colectividades que hay en Tandil. Ellos expusieron una antología con las leyendas propias de sus países y tuvieron un lugar especial. Cada año vemos que se va sumando gente nueva.
VR: -Creo que es un trabajo muy interesante y rico, hay gente de edades muy diversas, de lugares y orígenes distintos que pudieron poner en común un proyecto. Así uno se va dando cuenta que hay muchísima gente con algo que aportar.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario