Franco Basili será el único argentino que participará del Coro Mundial Juvenil

Franco Basili viajará en julio próximo a China.

El Eco

Nació en Bahía Blanca pero vive en Tandil desde que tiene tres meses así que se considera “casi tandilense”. Estudió y es profesor del Conservatorio de Música Isaías Orbe y este año fue seleccionado por segunda vez para formar parte del Coro Mundial Juvenil. Franco Basili es el único argentino que viajará como titular y dialogó con El Eco de Tandil sobre su próxima experiencia.

 

-¿Cómo comenzó tu carrera musical?

-Empecé a estudiar música a los 10 años en el Conservatorio Isaías Orbe con el ciclo inicial y medio; por lo que a los 16 ingresé a la tecnicatura tanto de Instrumentos como Dirección Coral. Esta última un poco empujado por Annele ya que yo todavía estaba en el secundario y no sabía bien qué hacer. Así fue que comencé y la primera clase me quedé enamorado del dirigir coros; lo que me impulsó a decir que quería ser más director de coro que otra cosa.

 

-¿Además seguiste con instrumentos?

Sí, continué con la Tecnicatura en Instrumentos que era la que me gustaba en un principio, pero terminó quedando en un segundo plano.

A los 19 años, comencé a viajar a La Plata para tomar clases de canto ya que empecé a trabajar y pude pagarme los viáticos y las clases particulares con Guillermo Saidón, un bajo que canta en el Teatro Argentino, durante dos años. El año pasado volví a viajar pero más esporádicamente para tomar unas clases con Pablo Basualdo que es coreuta del Conajo y gran cantante bajo.

Por otro lado soy profesor en el Conservatorio de las cátedras de canto coral y canto colectivo e Historia de la música en la extensión que hay en Las Flores. También dicto en Polivalente en lenguaje musical y canto coral; soy el asistente de dirección del Coro Estable y trabajo en Laprida también dando clases de canto y dirigiendo un coro de tercera edad y otro de niños.

Este año licencié mis horas que tenía en Santo Domingo en pos de continuar con mi formación académica ya que todavía no finalicé mi carrera de piano; por lo que quería cerrar esa etapa para poder continuar mi rumbo profesional.

 

-Y sos el único argentino convocado para el Coro Mundial Juvenil.

-Sí, en el 2016 audicioné y quedé como suplente pero faltando cinco días para la sesión, me avisaron que les faltaba uno así que viaje para Alemania. El año pasado también audicioné, quedé nuevamente como suplente y desde Tandil viajó Anastasia Dillon. En el 2018 volví a presentarme y quedé directamente como titular para viajar a China; incluso hay una soprano y un barítono argentinos que quedaron como suplentes.

La sesión de este año tendrá lugar en Mongolia, China, con el apoyo de la Oficina de Arte Nacional de Mongolia Interior. La sesión de ensayo será en Hohhot, y la gira de conciertos seguirá a través de Mongolia Interior, Beijing y la provincia de Guizhou. La gira terminará con el canto del coro en la ceremonia de apertura del XIV Festival Internacional de Coros de China en Beijing.

 

-Ya sos todo un experimentado. ¿Cómo fue la experiencia anterior?

-Fabuloso. Creo que fue una especie de Coro Mundial de bajo presupuesto porque éramos muchos menos integrantes, fue en la sede de una de las organizaciones en Alemania, tuvimos un solo director y, durante la gira, generalmente nos hospedamos en hostels o casas de familia. Como experiencia fue fantástica y tener la posibilidad de estar ahí con gente de todo el mundo, con inglés como idioma de todos los días.

 

-¿Y el repertorio en qué idioma se arma?

-Depende. Generalmente arman una parte de repertorio académico y otra popular. Cuando fui en el 2016, en lo académico cantamos en alemán, francés y latín, ya que son idiomas que generalmente en la formación de cada coreuta están estos idiomas. Luego el de música popular, fue de países de procedencia de cada uno de los coreutas; incluso cantamos en árabe y nos íbamos ayudando entre nosotros. Así fue que, al momento de cantar un autor argentino, el director me dio la posibilidad que enseñe la pronunciación e incluso que pueda dirigir el coro. Eso fue impagable porque en cuanto baje la mano para comenzar a dirigir, todo lo que hacías funcionaba y respondían de forma perfecta; era como tener un instrumento de primera calidad delante tuyo y con excelencia.

 

-Después de dos años, te llegó la segunda posibilidad…

-Ahora lo que tiene de bueno es que tengo más tiempo para prepararme ya que la sesión es del 4 al 25 de julio. Sabemos que hay una directora sueca que va a hacer el repertorio de música coral europea del siglo XX y hay un filipino que hará el repertorio folclórico asiático, por lo que será la parte más popular.

La realidad que muchas veces hay parte de repertorio que te la mandan antes y otra tanta que te la dan en el momento; es por eso que para audicionar te exigen la lectura a primera vista de partituras.

 

-¿Cuál es la sensación que en los últimos tres años, un coreuta del Conservatorio formó parte del Coro Mundial?

-Es increíble. Hay mucha gente que estudia música en Argentina y que yo vaya no quiere decir que sea el mejor del país; pero uno está en esa situación y lo puede llevar adelante sin problema. Por lo tanto, que sea Tandil que por tercer año consecutivo manda coreutas, es impresionante.

 

-¿Y por haber participado tenes que pasar por el mismo proceso?

-Si tuviste un buen desempeño en la sesión que ya participaste, ya te conocen y pueden decidir si quieren que estés o no. Yo creo que en Alemania me fue bastante bien y, por ser ex coreuta del Coro Mundial, cuando audicionas nuevamente podes mandarlo directamente al jurado internacional sin pasar por la etapa nacional y no tiene que hacer lectura a primera vista ni vocalización. Así fue que este año me acompañó Fernanda Lalloz en piano y lo que me solicitaron es obra impuesta que generalmente es una obra coral donde tenes que preparar tu línea de la mejor forma posible respetando ciertos requisitos y luego una obra que elegí yo, que en este caso fue un área de La Flauta Mágica.

 

-Por último decirles a los jóvenes que se animen a anotarse.

-Sí porque es una experiencia única. Yo sabía que quería llegar ahí, me preparé para lograrlo y aquí estoy. Primero fue como suplente y este año ya como titular, entonces el esfuerzo da sus frutos y la satisfacción que se siente es otra.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario