Fue cesanteado el cajero que produjo el desfalco en la Delegación de María Ignacia

En octubre del año pasado surgió la información que en la Delegación Municipal de María Ignacia la situación administrativa no estaba pasando por un buen momento. El tema de un desfalco salió a la luz cuando un contribuyente al recibir la intimación de pago por un determinado servicio, se presentó en el Municipio de Tandil con los respectivos comprobantes.

Ahí las alarmas se encendieron de tal manera que el único imputado, Javier Ferreiro, en las últimas horas fue cesanteado como empleado Municipal, dado que las pruebas contra la maniobra delictiva que realizó, fueron por demás contundentes.

El Eco de Tandil habló con Oscar Teruggi, secretario de Gobierno, quien explicó que “la Junta de Disciplina se reunió para evaluar el dictamen del sumario. Estuvo presente el Sindicato de Trabajadores Municipales representado por Cecilia Soto y David Marconi, del Departamento Ejecutivo acudieron Darío Pretti y yo, mientras que el doctor Baldovino fue el instructor sumariante”.

Indicó que “tras varias horas de reunión se resolvió por unanimidad acompañar el dictamen del sumariante y resolver la cesantía de Javier Ferreiro”.

La maniobra

Según lo que este Diario pudo constatar oportunamente desde fuentes ligadas a la pesquisa administrativa, la maniobra que se hacía era recepcionar el pago de un contribuyente, quien se llevaba el ticket correspondiente de pago. El desvío del dinero comenzaba con la anulación del pago que se había producido y realizando luego todo el proceso que internamente se lleva a cabo para tal caso y se debe presentar en la Tesorería.

La operación efectuada por Ferreiro, burlaba al contribuyente que inocentemente se iba de la Delegación dejando un dinero y no sabiendo que nunca ingresaría a las arcas del Municipio y a la propia Tesorería comunal quienes estaban “tranquilos” porque se había anulado un pago cumpliendo con el requisito interno con qué se trabaja.

La modalidad se puso de manifiesto con un selecto grupo de personas a las que el encargado de administrar los dineros tenía identificados, interceptando él mismo las intimaciones que iban llegando para que la maniobra defraudatoria sea completa.

Lo que por ahora no se sabe, y quizás nunca se sepa, es a que monto asciende lo que Ferreiro obtuvo de esa operación financiera, si lo hizo solo él o contó con alguna complicidad y desde qué tiempo se producía esta situación sin ser detectada, hasta que apareció un vecino a mostrar que no tenía deuda alguna con el Municipio.

Comprobaron desfalco

El funcionario explicó que “toda la imputación que se hizo en el sumario se comprobó luego en el desarrollo de las audiencias que se tomaron. Se pudo establecer que se había cometido la operación tal cual estaba expresada. Se hizo lugar a la cesantía porque estaba probado lo hecho”.

Sobre si se determinó de cuanto fue el faltante de dinero y desde cuando Ferreiro burlaba a todos con su maniobra financiera, señaló que “lo que hicimos fue tomar varias documentales donde ya estaba probada la maniobra. Si hubo más lo que se decidió es que esos contribuyentes se presentaran en Economía para hacer el reclamo correspondiente. Para los efectos del sumario con la cantidad de hechos demostrados y denunciados, se dio como probada que la operatoria estaba hecha y se cerró en la presentación de pruebas porque no se podía avanzar con el sumario. Si hay un monto a estimar no tiene nada que ver con el sumario, habría que verlo en Economía. En el sumario se tomaron diez denuncias cuya operatoria era idéntica”.

Ferreiro tras quedar cesanteado del Municipio dejará ni bien se firme el decreto de percibir sus haberes y deberá prepararse para el proceso penal que sigue vigente, y esperar que determine la fiscalía.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario