Fue clausurado un hogar de abuelos y se investiga la muerte de una anciana en el lugar

El Hogar de Abuelos Bet-El, ubicado en Hipólito Yrigoyen 1462, fue clausurado en horas de la mañana de ayer luego de que una inspección, encabezada por el subsecretario de Desarrollo Social de la Municipalidad de Tandil, Rubén Dieguez, el doctor Oscar González Guerra  y otras autoridades recorrieran el lugar, encontrando distintas irregularidades.
Así, nuevamente un geriátrico de la ciudad -en la ciudad hay cerca de 50- quedó en el centro de la tormenta. En el lugar moraban once abuelos, dos de los cuales se encontraban postrados y fueron derivados al Hospital Ramón Santamarina para ser revisados dado al estado de deterioro que presentaban.
Los otros nueve ancianos fueron derivados en una combi de la Municipalidad al hogar Sol de Otoño, previo paso por el hogar Adderly, donde recibirían el almuerzo  y contención por parte de los responsables del lugar.

 

Por la muerte de una anciana
El fallecimiento de la anciana Juana Castaño, de 94 años, acaecida el 13 de junio en el geriátrico, habría sido el detonante de esta inspección, debido a una denuncia realizada por una persona  ?a la que no le cierra nada de lo que pasó? y tendría grandes sospechas acerca de que el caso podría encuadrarse dentro de un posible ?abandono de persona?.
El titular del geriátrico, Juan Carlos Usubiaga y su esposa, desestimaron hacer declaraciones aunque dijeron que ?es una injusticia?.
En tanto, pudo saberse que dentro de las irregularidades encontradas, se habría detectado el cambio de dominio o titularidad de la institución, datos que en la habilitación no están asentados, además de historias clínicas incompletas o que no están al día acerca de la atención de los abuelos.

 

?Nunca vi nada raro?
Por su parte, en comunicación con El Eco de Tandil, la hija de la anciana fallecida manifestó que veía regularmente a su mamá, que estaba postrada pero que ya ?tenía casi 95 años, estaba muy viejita?. Sobre su impresión acerca del lugar en el que se encontraba internada su madre, señaló que ?nunca vi nada raro, no tengo nada que decir al respecto y repito, mi mamá ya estaba muy viejita y me dijeron que murió por eso?.
De esta manera, este caso se suma al que se investiga en el geriátrico de Montevideo al 1500 y Tandil va sumando situaciones que involucran a  la tercera edad en temas de maltrato, abandonos de personas y desamparo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario