Fuertes críticas de la oposición al cambio de sistema previsional: lo califican de “confiscación”?

La titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, ratificó hoy que esa fuerza política “no va a ser cómplice del último saqueo de la Argentina”, aunque aclaró que no está en contra del sistema de jubilación estatal. “Nunca estuvimos de acuerdo con las AFJP, pero tampoco estamos de acuerdo en que pase a un sistema público para que se saquee el dinero de los jubilados”, enfatizó la dirigente. Dijo que la Coalición Cívica “no ha rechazado la iniciativa, sino que hemos denunciado que vienen por los fondos de los jubilados para hacer caja”.
“Nos negamos a discutir una Ley que está robando los fondos de los jubilados, para que los maneje (el ministro de Planificación Federal, Julio) De Vido, y (el ex presidente Néstor) Kirchner, que estuvieron de acuerdo con las AFJP”. “En una década roban de una manera y en otra de otra manera, este es un robo legalizado”, denunció en diálogo con radio América. Al respecto, sostuvo que si el Gobierno “hubiera querido un mejor sistema jubilatorio lo hubiera planteado el año pasado”.
“¿Por qué lo hace ahora, para que De Vido haga obra pública con un sobreprecios de 200 por ciento, para enfrentar los vencimiento de deuda del año próximo?”, ironizó Carrió. En tanto, la senadora por el Justicialismo disidente, Hilda “Chiche” Duhalde, dijo estar “muy preocupada” por la estatización y sostuvo que, “ahora el futuro de los jubilados es incierto”.
“Lo que está claro es que este Gobierno no es confiable, porque no ha podido dar respuesta respecto de dónde están los fondos de Santa Cruz, porque utilizó fondos del ANSeS, y la duda está en si no van a hacer lo mismo con las jubilaciones en un año electoral”, sostuvo la legisladora. Alertó que el Gobierno echó mano a “capitales privados para confiscarlos”, porque no tiene financiamiento externo.
Por su parte, el titular del bloque de la UCR de la Cámara de Diputados, Oscar Aguad, reclamó que se declare “la autonomía de la ANSeS, prohibir que el Gobierno pueda usar esos recursos y que vayan a un gran programa vertebrador de la economía regional y del país, pero jamás para financiar al Estado”.
Según el diputado cordobés, con este proyecto el Gobierno “se apodera de la caja de jubilados” y se crea un “fondo para financiar la fragilidad de este Gobierno”. El legislador denunció que el proyecto significa “una estafa a 3 millones de argentinos” y dijo que el radicalismo lo rechaza “salvo que se cambie totalmente, porque de nada sirve una comisión bicameral donde no tiene mayoría la oposición”, evaluó. A su turno, el jefe del bloque de diputados del PRO, Federico Pinedo, opinó que se trata de una “maniobra burda de los Kirchner para quedarse con el dinero”. Pinedo agregó que “lo que se pretende hacer es una confiscación, expropiar propiedad privada sin indemnización y ello está prohibido por el artículo 17 de la Constitución Nacional”.
El titular del bloque de diputados de la CC, Adrián Pérez, dijo que cualquier cambio en el régimen previsional “debe garantizar que los fondos sean utilizados para pagar jubilaciones y no puedan ser desviados por el Ejecutivo para resolver eventuales problemas de caja”. En tanto, la diputada María América González, del bloque Solidaridad e Igualdad, dijo que la mdida “es una muy buena idea y sólo espero que la Presidenta vaya hasta el hueso con el bisturí”. Tras apoyar la medida, la diputada dijo que le preocupa “adónde irán los mil millones de pesos mensuales que recaudan las administradoras”.
“No queremos que Boudou o Massa se los presten a AySA o Yacyretá, o que De Vido o Jaime los metan donde quieran”. En la misma línea, el economista Juan Llach, secretario de Programación Económica en 1994 cuando se puso en marcha el sistema, defendió la jubilación privada. Llach afirmó que “sería muy malo si se impidiera que las AFJP siguieran ahorrando porque constituyen parte importante de la poca demanda de bonos argentinos” que hay en el mercado.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario