Fuertes cruces políticos y chicanas por la casa donada que pretende una ONG

Ayer, el Concejo Deliberante aprobó la donación de la propiedad que la vecina fallecida Azucena Panocetti legó al Hospital Santamarina. Al momento de tratar la ordenanza se generó un áspero debate condimentado por cruces políticos y chicanas. Es que los tres bloques de la oposición mocionaron que el inmueble se destine a la casa hogar que pretende fundar la asociación Terapia para Niños Tandil, aunque la decisión última recaerá sobre el intendente Miguel Lunghi.

Desde la barra, las integrantes de la asociación civil recibieron el apoyo que les brindaron los legisladores del Frente Renovador, el PRO y el Frente para la Victoria, mientras que la UCR argumentó que el Municipio ya les cedió en comodato la casa donde funcionaba Aluba y le restó relevancia a la urgencia de contar con un espacio para albergar a los niños en recuperación y a las familias que viven en zonas alejadas o en otras localidades.

En principio, Beatriz Fernández resaltó que en la ordenanza lograron incorporar la voluntad de la donante, aunque el Hospital Santamarina no cuenta con personería jurídica para recibir el bien, y consensuaron que se condicionara el destino al área de Salud.

La concejal desestimó que el inmueble se vaya utilizar para la Policía Local -como trascendió en un principio-, debido a que el uso no se corresponde con la voluntad de la donante, pero además porque el Concejo ya aprobó el alquiler de dos propiedades para ese fin.

Por otro lado, adelantó que, según distintas versiones, el Departamento Ejecutivo tendría como proyecto trasladar las oficinas administrativas de la Secretaría de Salud y de la Dirección de Atención Primaria a la casa que ayer pasó a engrosar el patrimonio municipal.

Beatriz Fernández deslizó que “al tener un intendente médico pediatra creo que tendrá la sensibilidad suficiente” para otorgar la vivienda a la asociación Terapia para Niños, que busca contar con un espacio para que las madres que tienen a sus hijos en neonatología puedan permanecer cerca del Hospital para amantar, como así también las de los chicos que están en el servicio de cuidados intensivos del Debilio Blanco Villegas o las que traen a sus niños desde ciudades cercanas y no cuentan con un lugar para pernoctar, entre otros casos.

El concejal Pablo Díaz Cisneros coincidió con la postura y expresó que “veríamos con buenos ojos que el Intendente conceda la propiedad a Terapia para Niños”. Y resaltó la necesidad de apoyar a una institución que trabaja con “ética y moral”.

Enseguida, Rogelio Iparraguirre manifestó la “intención y los votos” del Frente para la Victoria, para que la donación que se disponía a aceptar fuera entregada a la ONG.

 

La réplica

 

Desde la UCR no tardaron en reaccionar. Primero, la concejal Carolina Gutiérrez manifestó que le tocó tener a su hijo internado y “nunca vi padres en los pasillos ni afuera del Hospital”.

En tanto, Romina Mapelli aclaró que “el Intendente es muy sensible” y remarcó que, incluso, ya le cedió a las madres de la terapia otro inmueble ubicado a una cuadra de diferencia, que era donde funcionaba Aluba.

Ante esa réplica, Díaz Cisneros se amparó en los años que trabajó en terapia intensiva del Hospital y afirmó que mucha gente ofrece a los familiares de los pacientes que no cuentan con recursos un lugar en sus casas para pasar la noche o dinero para regresar a sus domicilios. Por otra parte, celebró que la asociación podría paliar estas situaciones, porque cuando el Estado está ausente se ven las acciones de las ONGs.

En tanto, invitó a su par Romina Mapelli a recorrer la casa donde estuvo Aluba, que se encuentra destruida y deben demolerla para encarar cualquier proyecto. En tanto, agregó que ese terreno tiene como limitante la superficie, que no permitiría dotar a la casa hogar de todos los espacios necesarios.

Aseguró que las integrantes de la asociación no tienen “una ambición personal” y recibieron en su momento el inmueble que el Municipio tenía disponible, es decir, por ese entonces no existía otro cerca del polo sanitario y en buenas condiciones.

Además, resaltó que “podemos ser mejores”, en el sentido de contar con esa ayuda para las familias más vulnerables, y “en este caso, no cuesta más dinero”. Sumado a esto, dijo que esperaba que la decisión vaya en este sentido, siempre que se trata de un gobierno “progresista”.

 

El subsidio

que no fue

 

Avanzada la discusión, la concejal Nora Polich lanzó que la ONG reclama ahora esta vivienda porque tuvo promesas de recibir un subsidio de 2 millones de pesos para reparar la otra “que no se otorgó”. También les enrostró que podrían haber requerido el apoyo del Concejo, que gustosamente hubiese acompañado las gestiones para tratar de obtener esos recursos.

Sin embargo, terminada la sesión, Sandra Bruno explicó que no pudieron concretar esa ayuda de la Secretaría de Desarrollo Social de la Nación porque demoró varios meses la entrega de la propiedad en comodato, lo que truncó las gestiones.

En este sentido, Iparraguirre dejó en claro que en el inicio del debate sólo pretendían manifestar “votos de esperanza” sobre el futuro de la donación y de ninguna manera querían discutir sobre la “sensibilidad” del Intendente. De todos modos, citó que en el momento en que se discutía la posibilidad de instalar la terapia pediátrica, Lunghi dijo: “Lo único que puedo poner es el balde y la lavandina” y aseguró que esa frase demostró “la falta de compromiso en este tema”.

 

NUEVA SECRETARIA

 

Piden detalles de las misiones y funciones

 

El Concejo Deliberante aprobó por unanimidad la creación de la nueva Secretaría de Protección Ciudadana, 24 horas después de que el Intendente pusiera en funciones a las personas a cargo de la estructura durante un acto en el Museo de Bellas Artes.

En principio, la massista Beatriz Fernández celebró que después de muchos años el Gobierno comunal está dando “pasos importantes” en materia de seguridad, uno de “los flagelos” que más preocupa a la comunidad.

A pesar de coincidir con el proyecto del Ejecutivo, le reclamó que eleve el detalle del traspaso de partidas a partir de movimiento de distintas direcciones que antes dependían de la Secretaría de Gobierno, teniendo en cuenta que modifica el presupuesto vigente.

En segundo término, solicitó el detalle de las misiones y funciones de las direcciones que pasaron a depender de Protección Ciudadana. En este sentido, resaltó que el Centro de Monitoreo viene trabajando con lineamientos debido a que los han votado por ordenanza, pero no ocurre lo mismo con Atención a la Víctima y Defensa Civil, y Control Urbano Vehicular, como así también con la Policía Local.

Desde el kirchnerismo, Fernando Rossi apoyó su postura y resaltó que el proyecto salió con una modificación, ya que el original permitía al Ejecutivo “realizar las readecuaciones presupuestarias que resultaran necesarias”. Y explicó que como la oposición estaba en desacuerdo, el jefe de Gabinete Marcos Nicolini accedió a modificarlo.

Por otro lado, desde el oficialismo reconocieron la predisposición de la titular de la Comisión de Derechos Humanos, Garantías y Seguridad, Corina Alexander, de tratar los temas vinculados a la Policía Local con celeridad y rescataron la “conducta democrática”, mientras que estipularon que “no está mal pedir las misiones y funciones” de las áreas que quedaron dentro de la nueva secretaría

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario