Garcé, los alfajores y los salamines de Tandil

Se supo que Pablo Aimar comenzará a trabajar en el cuerpo técnico que lidera Eduardo Coudet, aún sin equipo desde su salida de Rosario Central. El Payaso reemplazará al Ariel Garcé, quien acompañó al Chacho durante dos años.

El Chino, que ganó tres títulos en River, alcanzó la popularidad cuando Diego Maradona lo citó para el Mundial de Sudáfrica 2010, en una sorpresiva decisión. Por eso, el defensor habló con la Página Millonaria radio y contó divertidas historias sobre la Selección.

En mayo de 2010, la Argentina disputaría un amistoso ante Haití en Cutral Có, preparatorio para lo que sería la Copa del Mundo. Ese día fue clave para que el ex River viajará a Sudáfrica.

“No iba a ir al amistoso, sabía que los partidos eran para terminar el proceso. Cutral Có un miércoles, ¿sabés el frío que hace?, ja. Entonces le dije a mi hermano ‘olvídate que voy a ir, no me citó ni una vez, no tengo chance’. Él me dijo andá, hacelo por papá y mamá que te quieren ver. Fui porque iba a hacer más ruido diciéndole no a la Selección que yendo”, reveló el Chino.

A su vez, Garcé continuó recordando: “Era Bastistuta en un momento, con 40 años que estaba en la Selección. Los haitianos se sacaban fotos con todos, era una bizarreada terrible. Era para despedir a Ortega y a Palermo, así que estaba bueno”.

Pero la clave estuvo antes de comenzar el encuentro, que sería trascendental en su carrera: “Hicieron una arenga Ortega y Palermo y los haitianos no salían. Nos quedamos un rato en silencio y me salió hablar. Dije como que si fuera el Mundial ahora la Selección eramos nosotros. Tiré todo un verso que estuvo bueno y dejó a todos impactados. Al otro día, me llamó el profe y me dice ‘che loco, la verdad que Diego esta ahí, no te vas a lesionar ahora que está en duda. Le gustó mucho la arenga’. Todo una locura”.

Por último, se refirió a la bandera “Garcé, traé alfajores“, que le colgaron en el amistoso contra Canadá en el Monumental, antes del partido ante Haití. “Me pasó algo muy loco en ese partido, Gabi (el masajista) me hablaba de que él me iba a traer alfajores de no sé dónde y que yo le lleve salamines de Tandil. En un momento que estábamos cantando el himno enfrente de esa tribuna, me dice ahí está mi tía (que es la que iba a hacer el cambio), yo leí “Garcé, traé alfajores” y viste cuando te quedás y decís ‘¿Este sacado habrá puesto eso?’ Después entendí de cuando vas a un viaje de egresado llevás alfajores, los pibes fueron muy ocurrentes”, recordó entre risas..

Fuente. MinutoUno

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario