Germán Pezzella resultó determinante por su gol

El siguiente es el detalle de las producciones personales del “millonario”.
Marcelo Barovero (4): no transmitió seguridad en cada avance de Boca y dudó mucho a la hora de salir desde el arco. Cometió un blooper que podría haber sido el segundo del equipo “xeneize”.
Gabriel Mercado (5): estuvo contenido en la proyección, un remate de cabeza suyo pegó en el palo.
Jonatan Maidana (6): estuvo firme en la marca, no se complicó y resolvió con autoridad cada vez que el balón estuvo en el área de River.
Ramiro Funes Mori (5): contó con la oportunidad de marcar, pero Orión le achicó a tiempo. Tuvo buenas y malas en la marca y envió el centro para el gol de Pezzella. Se fue bien expulsado.
Leonel Vangioni (6): el estado de la cancha no le permitió el despliegue habitual y se complicó en las algunas jugadas, pero intentó jugar con criterio.
Carlos Sánchez (5): el volante uruguayo propuso ataque desde su sector y supo desbordar por momentos para enviar centros.
Leonardo Ponzio (6): aportó equilibrio en el mediocampo y presionó la salida de Boca.
Ariel Rojas (6): complementó a Ponzio, intentó desbordes por el sector izquierdo, pero perdió la marca en el gol de Magallán y su característica de juego se vio perjudicada por la cancha.
Leonardo Pisculichi (7): hizo prevalecer su pegada, tanto en movimiento como en pelota detenida y fue el más claro del equipo.
Rodrigo Mora (4): falló el penal que era el empate en el primer tiempo, tuvo algunas chances y no las concretó. No tuvo incidencia en ataque como en fechas anteriores.
Teófilo Gutiérrez (5): aportó su jerarquía, pero no le alcanzó para desnivelar en el arco rival. En el segundo tiempo abusó de la gambeta en un campo difícil. Un buen dato: no entró en las provocaciones de los jugadores de Boca.
Lucas Boyé (5): el juvenil nunca se adaptó a la cancha y desperdició sobre el final la chance de ganar el partido con un cabezazo que se fue desviado.
Germán Pezzella (8): ingresó a los 30 minutos del segundo tiempo, anotó el gol tras capturar de cabeza un centro al área que el arquero Agustín Orión no pudo retener y en el rebote el defensor bahiense empujó a la red.
El defensor central jugó en el área rival como delantero por orden del entrenador Marcelo Gallardo para cabecear centros ante la imposibilidad de jugar al ras del piso por el estado de la cancha y fue el héroe para que River continúe invicto y líder del campeonato local.
Augusto Solari (-): ingresó para continuar el despliegue del uruguayo Carlos Sánchez, pero no aportó lo que el equipo necesitaba en los quince minutos que jugó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario