Gozan de salidas laborales tres de los condenados por el crimen de los custodios, ocurrido en 2000

El jueves quedó firme la medida recientemente dictada por la Justicia mediante la cual uno de los condenados por el crimen de los custodios Luis Mastronardi y Héctor Montenegro puede salir del penal para trabajar.
Se trata de Jorge Agustín Fente, en tanto que ya tenían tal beneficio los otros dos condenados en Tandil. El primero en lograrlo fue Mauricio Binasco, a fines de mayo pasado. Posteriormente, en octubre, logró una medida similar Jorge Miguel Balsas.
La resolución que beneficia a Fente fue dictada por la Cámara de Apelaciones de Azul y se debe efectivizar desde la cárcel de Batán, donde está alojado junto a los otros condenados.
Cabe indicar que en el juicio llevado adelante en Tandil a mediados de esta década, los acusados habían sido condenados a reclusión perpetua, medida que el Tribunal de Casación platense transformó en ?prisión perpetua?.
Una nueva apelación de las defensas hizo que la causa fuera girada a la Suprema Corte de Justicia Bonaerense, donde actualmente se encuentra a la espera de una resolución de los magistrados del máximo nivel provincial.

Los otros imputados

En un posterior juicio llevado adelante en los tribunales azuleños fue condenado un cuarto acusado, Luciano Adolfo Davos Laffite. Este último, en su momento, había violado sus salidas transitorias pero pudo ser recapturado.
En tanto, aún permanece prófugo Ricardo Polich, un quinto imputado que jamás pudo ser localizado y por quien el Ministerio de Seguridad ofreció una recompensa que aún sigue vigente.
Polich actualmente tiene 42 años y se lo busca ?por haber participado en forma activa en el hecho delictivo acaecido el día 25 de julio de 2000, cerca de las 13, al integrar el grupo de personas que con armas de fuego se hicieron presentes en la estación de servicio Don Rodolfo, sita en la intersección de las avenidas Monseñor De Andrea y Presidente Perón de la localidad de Tandil, con el plan de asaltar el camión de caudales de la empresa Juncadella?.
Los custodios fueron baleados en una maniobra rápida y alevosamente planificada, concretada ante numerosos testigos, muchos de los cuales debieron refugiarse en los más insospechados lugares y que aún siguen padeciendo las secuelas del terrible momento vivido.
En la posterior investigación del hecho tuvo un rol central quien hoy es titular de Seguridad Vial Tandil, el subcomisario Oscar Jesús Urruchúa.*

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario