Grasso valoró la iniciativa de “Quereme así piantao”

A quince días de haber abierto sus puertas en el local “Estamos invitados”, situado en Mitre 580, “Quereme así piantao”, el dispositivo terapéutico psicosociolaboral para personas usuarias del Centro de Salud Mental recibió una positiva respuesta de la comunidad. “Hemos encontrado resultados muy satisfactorios”, manifestó el director de Salud Mental del Municipio, Luciano Grasso.
En diálogo con El Eco de Tandil, informó en principio que el viernes se cumplieron quince días de la apertura formal del café terapéutico y si bien es muy pronto para hacer análisis concluyentes, aseguró que en términos generales la lectura de todos estos días arroja “resultados más que positivos” en función de las expectativas y de cuáles eran, en principio, los distintos objetivos del proyecto.
Por un lado, se refirió a las características propias del dispositivo, en tanto sea terapéutico y, en ese sentido, resaltó los “cambios y respuestas” que han observado por parte de los usuarios, no sólo en estos primeros quince días de funcionamiento, sino a lo largo de los meses en los que se fue trabajando junto a ellos.
Señaló que “además en estos días, en función de lo que fue la profundización de lo que tiene que ver con los espacios vinculares e inclusivos en cada actividad que los pacientes han hecho, atendiendo a los clientes y a los medios de comunicación, hemos podido notar cambios sustanciales en ellos, que son más que positivos”.
Por otro lado, pensando el proyecto en “lo comercial”, Grasso recalcó que también allí hay un punto positivo porque han tenido mucha presencia de clientes y, en ese sentido, confesó que esperan poder sostenerlo y seguir desarrollando las líneas que se han pensado para ello, sobre todo, apuntó a ir “profundizando y avanzando” en las ofertas culturales y distintos tipos de actividades pensadas también dentro de la estrategia de comunicación para que sea sustentable el proyecto desde lo comercial y pensando que eso implicaría una fuente de ingreso mayor, desde lo laboral, para los pacientes.

La repercusión
en la comunidad

Y en tercer lugar, explicó que el otro objetivo tiene que ver con “la difusión de esta propuesta, en tanto que tiene que ver con lo solidario, la inclusión social y generar una sociedad más abierta y tolerante, en lo que tiene que ver con la comprensión y la inclusión de los sujetos con padecimientos psíquicos. Creo que también tuvimos una muy fuerte repercusión, por distintas vías. Ya sea a través de todos los medios de comunicación que han tenido un rol muy importante en esto, como así también las redes sociales con las que hemos difundido y estamos difundiendo la actividad, y también en otras vías informales, como el boca a boca, que también empezamos a lograr ese objetivo de que el proyecto se vincule fuertemente en la comunidad y de esa forma se vaya multiplicando”.
Y, en ese sentido, insistió en “que haya una sinergia en relación a la filosofía que tiene el proyecto de una ciudad más inclusiva, tolerante, más abierta, que piense en esta lógica de que un sujeto con padecimiento psíquico es un sujeto de derechos y tiene el mismo derecho que el resto a ser incluido y formar parte de esta comunidad, así que también desde ese punto de vista estamos más que contentos”.

La dinámica
diaria

Por otro lado, el director de Salud Mental detalló que en total son ocho usuarios que están formando parte del proyecto y se están distribuyendo. “El promedio que le toca aproximadamente a cada paciente es de tres días, de 9 a 12. Igualmente ellos llegan unos minutos antes para preparar el salón, la máquina y todo. Y a las 12 se cierra el local y ahí también participan de las actividades de acomodarlo para que a la tarde pueda continuar y tenerlo también listo para eso”, informó.
Contó que ellos están “muy entusiasmados y contentos” por la respuesta que está teniendo la gente al acercarse. “Están viviendo el proceso y notando ellos también los cambios, hay un común denominador que plantean -con matices y diferencias-, que es sentir que han notado un cambio en cuanto a cierto miedo, incertidumbre o nervios que tenían al principio que, de a poco, se ha ido yendo”, valoró.
Afirmó que los pacientes “ya notaron cambios en los momentos en que tienen que acercarse a una mesa a tomar el pedido, luego al momento de servir, estar atentos a los requerimientos de los clientes, ofrecerles los diarios o la clave de wifi para quien quiera usar internet, hacerles un resumen de qué se trata el proyecto cuando entra alguien que no conocía la propuesta, comentarle esta actividad que ya sumamos a partir de esta semana, que es `Música a la carta´ los viernes, y ellos se encargan de contarles a los clientes de qué se trata”.

La primera
asamblea

Por último, Grasso adelantó que esta semana mantendrán “la primera asamblea” tras la apertura, que va a ser un espacio que irán sosteniendo periódicamente para “encontrarse todos” porque hay algunos que al estar días diferentes no se ven.
“Va a ser un espacio para que se puedan encontrar todos, hacer evaluaciones sobre qué ha ido pasando, como así también delinear decisiones a tomar. En definitiva será un espacio para que también allí pueda jugarse algo del orden de las decisiones colectivas y comunitarias en relación al proyecto, así que en términos generales-están muy contentos y muy entusiasmados”, concluyó. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario