Grupo lamentó sus numerosos errores

Grupo Universitario perdió terreno en la zona bonaerense del torneo Argentino B, al caer frente a Sporting de Punta Alta en el arranque de la ronda de revanchas. El equipo sureño se llevó del estadio San Martín un impensado 3-2, aprovechando las fallas cometidas por su adversario.
El conjunto tandilense arrancó el juego contando con la casi absoluta tenencia de la pelota, frente a un rival que se limitó a refugiarse cerca de su área y a achicar espacios recién en ese sector. El dueño de casa llegó con peligro en una acción elaborada por Bucci y concluida en un cabezazo desviado de Cerfoglia, pero en líneas generales le costó en exceso dar bien los pases en los metros finales de la cancha.
De a poco, Sporting fue saliendo del asedio y se animó a preocupar en ataque. Nicolás Abot le pasó cerca al poste izquierdo tras recibir de su hermano Maximiliano; y luego no aprovechó un rebote otorgado por Giannini. Además, en un ataque armado por Abad, Grassi disparó desviado buscando el primer palo.
El juego se aquietó, en parte por la sofocante temperatura, hasta volverse tedioso y aburrido. Pero Sepúlveda dejó a Grupo con diez por un supuesto golpe sin pelota contra Estévez, y poco después llegó el 0-1. Lo concretó Grassi, trepando por su sector para despachar un tremendo derechazo que se transformó en gol tras rozar el travesaño.
Los de Gambini (lo vio desde la platea por estar suspendido) alcanzaron la paridad justo antes del descanso. Weimann envió un centro desde tres cuartos de cancha, la pelota se desvió en Serafinovich y le quedó justa a Cerfoglia, que de primera metió el derechazo alto para superar la resistencia de Paz.
Pero en la segunda parte, después de que el propio Cerfoglia amenazara en una maniobra individual, un grosero error derivó en el 1-2. Lo cometió Pereyra, reteniendo la pelota en su área sin saber cómo resolver y permitiendo que el siempre atento Abad punteara el balón para ubicar la pelota a un costado de Giannini.
Grupo pareció sentir el impacto, y casi lo paga con más goles. Abad exigió a Giannini en un lejano tiro libre y Nicolás Abot no se decidió a definir con zurda tras ganar la posición en el área. Pero, en cambio, la red se movió en el otro arco. Fue en un hermoso tiro libre de Cerfoglia desde algo más de 25 metros, clavando la pelota en el ángulo superior izquierdo de Paz.
La visita reaccionó rápido y ganó en juego con el ingreso de Querol, quien en su primera intervención combinó por derecha con Abad, a quien Chapelle agarró del brazo ya dentro del área. Nicolás Abot tomó el disparo desde los once metros y anotó con tiro bajo y contra el vertical derecho, rebasando la estirada de Giannini, que se volcó hacia ese costado.
Los sureños no estuvieron dispuestos a volver a desaprovechar oportunidades, y para colmo Izquierdo vio su segunda amarilla por reclamar una inexistente infracción de Serafinovich.
El local fue con todo por la paridad, disponiendo Gambini una formación netamente ofensiva con el ingreso del atacante Heredia por el líbero Dorta. Pero los arrestos liderados por Cerfoglia y Bucci chocaron con la impericia colectiva y con un rival que ganó en confianza.
Sporting dilapidó nítidas chances de contraataque en los pies de Rubiño y del ingresado Rodríguez, mientras Abad destilaba clase en cada intervención. Los rojinegros se aferraron a una victoria histórica, la primera como visitantes de Grupo en diez enfrentamientos. Del otro lado, los albiazules fueron pura decepción por una inesperada y dolorosa caída.

La figura
Miguel Abad
Inteligente en cada intervención, el tandilense hizo siempre lo más conveniente para su equipo. Anotó el primer gol aprovechando un error de Pereyra y le cometieron penal para el 3-2 definitivo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario