Gustavo Liggerini comienza una nueva etapa en Olavarría

Gustavo Liggerini comenzará hoy una nueva etapa en su extensa carrera como preparador físico y técnico, con un nuevo desafío en Ferro Carril Sud de Olavarría, junto al ayacuchense Juan Pedro Erreguerena. El tandilense, que integró cuerpos técnicos en los más variados destinos desde hace más de una década, deja atrás su cargo de coordinador de fútbol de Santamarina y se embarca en este proyecto con el “Carbonero”, que en un par de meses encarará una nueva temporada en el Federal B.

Liggerini tuvo sus comienzos acompañando como preparador físico a Alejandro Barberón en Newbery de Lobería y Huracán de Tres Arroyos, hace más de una década, y luego fue ladero de Hugo Tenaglia en equipos como Brown de Puerto Madryn, Santamarina, Huracán de Tres Arroyos, Douglas Haig y Racing de Olavarría. Pasó como técnico de Independiente y luego llegó una etapa en Comodoro Rivadavia junto a Jorge Izquierdo, en Jorge Newbery y la CAI, antes de recalar en Santamarina. Ahora, un nuevo período se inicia para Liggerini, que habló con entusiasmo de lo que viene: “Es un buen proyecto el que tiene la gente de Ferro, con un buen presupuesto para lo que es el Federal B y con intenciones de ascender después de varios años en la categoría. Voy a ser el preparador físico, más allá de que también haga la función de ayudante de campo de Juan Pedro (Erreguerena), que en esta primera etapa va a estar complicado por su trabajo en Ayacucho y recién a fines de abril estará en condiciones de hacerse cargo del equipo. Por ahora va a venir un par de veces por semana para ir supervisando el trabajo. El Federal B arranca en abril y dura 10 meses, así que tenemos tiempo como para ir armando el equipo sobre la marcha, con los jugadores que vayan llegando. Pero los dirigentes quieren sumar tres o cuatro refuerzos ahora para que puedan jugar el torneo local, que arranca en marzo. Los que lleguen después solo pueden jugar el Federal y quieren evitar eso para que los que no juegan puedan tener rodaje en el local.

-¿Cómo llegó la propuesta de Erreguerena?

-Juan Pedro tenía la propuesta del club para hacerse cargo del equipo, me llamó, me dijo que quería sumar a alguien más al cuerpo técnico y me propuso ir con él. Yo venía pensando desde hace rato en cambiar de aire y me decidí. Lo conozco desde hace mucho tiempo. Estudiamos juntos en Olavarría y siempre estuvimos en contacto. Muchas veces me llamó para armar algún equipo, para que le recomendara algún jugador. Y ahora se dio esta chance de trabajar juntos y pesó el hecho de que yo trabajé en Racing dos años y conozco bastante el fútbol de la ciudad. Allá están trabajando Hugo Alves, en El Fortín, y Fernando Di Carlo, que armó Embajadores con muchos juveniles y ahora se clasificó para el Federal C. El “Tero” es socio del “Avión” Ramírez, el marcador de punta que jugó en Estudiantes y en Independiente y que yo lo tuve en Racing. Un profesional bárbaro, con 39 años era el primero para entrenar siempre.
-¿Qué nombres tienen pensados para ir sumando al equipo?
-Hay varios jugadores que estamos tratando de acercar a Ferro. Erreguerena va a llevar a dos chicos de Ayacucho que estuvieron con él en Sarmiento, que son Bianchi, el delantero, y De la Vega, el central zurdo. De Tandil ya hablé con Pablo Bossio para llevar a Facundo Leiva, un juvenil categoría ’97 que se destacó mucho el año pasado en Unicén y que pertenece a Santamarina. Es un volante zurdo muy interesante, que en su momento se entrenó con el plantel de la B Nacional. Seguro se va a sumar Facundo Onreita, que estuvo en México pero tuvo problemas y volvió, y también está la chance de Maximiliano Timpanaro, que está en Chacarita de Azul y se sumaría después del Federal C. En la misma situación está Matías Gogna. Además quedó una muy buena base del equipo del año pasado y creemos que sumando un par de volantes y algún refuerzo de jerarquía vamos a andar muy bien.
-¿Cómo fue la decisión de dejar Santamarina?
-Con Santamarina terminé bien, no hubo ningún problema con Pablo (Bossio). Pero en los últimos tiempos se habían frustrado varios proyectos para las formativas. Llevaba tres años como coordinador y no pudimos concretar cosas que habíamos planteado, muchas veces por barreras económicas del club. Lo hablé con Pablo y le expliqué que me parecía que estaba en una meseta, que me sentía un poco atado para llevar adelante proyectos, que necesitaba oxigenarme un poco, cambiar de aire y buscar otro rumbo. También le dejé claro lo agradecido que estoy con él y con Alejandro Saurel, porque fueron los que me trajeron a Santamarina y los que me propusieron después para trabajar con Gustavo Coleoni.
Yo arranqué dirigiendo la primera local y la sexta, después me proponen sumarme al cuerpo técnico del “Sapo”, y cuando él se va quedé como coordinador de fútbol y la idea era que volviera como técnico de la local, pero ya estaba trabajando “Tato” Río, con el campeonato empezado y por una cuestión de respeto preferí acompañarlo como “profe” y seguir coordinando. Pero bueno, necesitaba un cambio y me parece que ellos lo entendieron y que quedamos en buenos términos, más allá de algunas diferencias lógicas de haber trabajado tanto tiempo juntos. No es una cuestión económica, simplemente es un cambio que me parece que me va a permitir crecer, tener más participación en lo futbolístico, en un equipo que tiene potencial para crecer y buscar cosas importantes.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario