Hace 41 años fallecía el fundador de la Universidad

A medida que transcurre el tiempo, aniversario tras aniversario, se hace más imposible mensurar lo que ha sido, es y seguirá siendo, el valor de la presencia de una Universidad para Tandil y la cada vez más extensa región de influencia. Y al paso indetenible de los años crece, con él, la figura personal del fundador de tan apasionada idea materializada en los hechos: el maestro Osvaldo Marcelino Zarini.

En la fecha, su memoria humedece las pupilas tandilenses desde que se cumplen 41 años de aquel accidente rutero fatal que pusiera fin a sus días, cuando contaba con 51 años de edad. Lo hace, sí, pero sin sofocar en absoluto, todo lo contrario, avivar la llama de aquella antorcha hacedora que iluminara a los asambleístas que el 30 de mayo de 1964, en el Salón Blanco de la Municipalidad, constituyeran el Instituto Universitario de Tandil, punto de partida de la hoy espléndida Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.

Junto a un puñado de fieles seguidores Zarini, tocando timbres caseros, había logrado convencer al pueblo sobre la necesidad de lograr estudios superiores, de acrecentar hasta lo que se consideraba imposible las aspiraciones educativas que mejoraran la calidad de vida de los habitantes.

Había llegado hasta los corazones de la razón pública con su idea de trabajar para los tiempos que vienen, sin pretender siquiera ver los resultados, esto es de luchar por los demás y por las vidas que vendrán. Sin otra apetencia personal que la del espíritu. Un ejemplo en plena vigencia.

Decía, entonces: “Nosotros abrimos las puertas de una modesta realización, con la esperanza de que los continuadores extenderán el surco y conformarán la huella, ensanchándola, para que transiten por ella las futuras generaciones”. Y vaya si lo hicieron y continuarán haciéndolo.

El nombre del Fundador tendrá este año especial relieve. Es que se cumplen, el 30 de mayo, los 50 años de la fundación del Instituto Universitario y los 40 años, en septiembre, de la promulgación de la ley de creación de la Universidad del Centro.

Ambos aniversarios servirán para acentuar la memoria zariniana y dar la razón, una vez más a lo que reza, altivo, en el Memorial erigido en el Campus al fundador Osvaldo Marcelino Zarini: “Por los frutos, os conoceréis”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario