fbpx Hacen stunt en un playón de La Movediza y piden por la legalización del deporte – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Hacen stunt en un playón de La Movediza y piden por la legalización del deporte

Los chicos de Zona Stunt de Tandil proyectan lograr que se legalicen las acrobacias con las motos y puedan así ser concebidas como un deporte. Desde Control Urbano Vehicular sostienen que es una actividad ilegal y que debería llevarse a cabo en los circos.

Jesús Martinenghi, Agustín Villalba y Nicolás Cuvillier, responsables de Zona Stunt

El Eco

Quizá para la mayoría de las personas la palabra “Stunt” sea completamente desconocida, pero para Jesús Martinenghi (17), Agustín Villalba (34) y Nicolás Cuvillier (20) representa todo: su estilo de vida, sus proyectos y sus ganas de quitarle un estigma a la motocicleta.

En concreto, Stunt significa truco y está asociado a las diferentes acrobacias que se realizan en motos, de las cuales cada una tiene su propio nombre y su propia forma de ejecutarse. El principal problema al que se enfrentan quienes lo practican es que en la Argentina no está concebido como un deporte y hay una notable carencia de lugares para llevarlo a cabo. Por tal motivo, suele efectuarse de manera ilegal, y peligrosa, en las calles de las ciudades.

Es por eso que desde ZonaStunt Tandil procuran fomentar la actividad y proyectan lograr convertirlo en un deporte, para así conseguir un predio donde poder realizar las acrobacias.

Actualmente, la solución que encontraron es hacerlo en un playón en La Movediza. Así, todo aquel que quiere mostrar sus habilidades en la motocicleta puede acercarse a este punto de encuentro y no hacerlo en la vía pública.

El acceso al lugar es completamente libre y gratuito, y no discriminan el nivel de quien vaya a practicar, ya que tratan de colaborar y aconsejarse entre todos. “No importa si sabes un montón, si no sabes nada o si recién arrancas. La idea es ayudar y superarse día a día”, cuentan.

“Íbamos siempre a practicar y un día se me ocurrió que en vez de que estén en la calle, podían ir ahí. Y se empezó a llenar, entonces dijimos ‘tenemos que hacer algo para que dejen de hacerlo en la vía pública’”, contó Martinenghi.

Lo que proyectan a futuro es que pueda legalizarse y que la gente pueda ir a verlo ya que “es un deporte más”. Para ello, planean que todo aquel que presente en el playón enseñe su registro, lleve casco y tenga seguro.

El objetivo es emular lo que sucede en otros países, como Colombia, donde es legal. “Tienen un lugar muy amplio donde practican y se hacen eventos. Nosotros nos contactamos y nos dijeron que siempre se llena. Además, el hecho de que sea legal lo hace más seguro”, expresó Cuvillier.

Para llevar adelante el propósito, fue que decidieron sumar a Villalba, quien haría las veces de mánager. “Yo me sumé ahora, para aconsejarlos e ir llevándolos. Diciéndoles qué es lo que molesta, como por ejemplo que vayan tirando cortes por cualquier lado”, explicó Agustín.

Además, agregó que “ellos son jóvenes y mueven gente, entonces podrían organizar cosas buenas y limpiar lo que es la moto, porque siempre estuvo estigmatizada”. Por otra parte, también hizo referencia al hecho de insertarlo en la sociedad como una práctica, pese a que reconoció que “hacer un deporte con la moto es visto como una locura”.

No obstante, si bien aún no es concebido como tal en nuestro país, “en Buenos Aires hay un joven que hace un show, que es muy bueno, y que vive de esto”. De cualquier manera, se realizan competencias a nivel nacional, como la que se llevó a cabo en La Rioja, que no contó con presencia tandilense, pero sí de la localidad vecina de Ayacucho. “Son amigos nuestros. Nos dijeron que fue una experiencia muy buena. Que era un playón muy grande y que estaba todo muy bien organizado, había ambulancias y todo”, relató Cuvillier.

En nuestra ciudad ellos eligen no medirse: “No organizamos competencias porque creemos que es un deporte en el que no se rivaliza, sino que se disfruta. Es para pasar la tarde con amigos y mostrar lo que te gusta hacer”.

Respecto al horario,  reconocieron que no tienen una hora prefijada, sino que el que quiere se acerca a la hora que le queda más cómodo, pero aseguraron que se retiran antes de las 22 porque oscurece y no hay luz. “Normalmente vamos a la tarde, porque muchos chicos trabajan. Entonces tipo 17 o 18 nos juntamos a practicar”, afirmaron.

Colaboración con el comedor Genaro

“El año pasado, el comedor Genaro empezó a hacer una escuela de futbol para chicos e hizo una cancha arriba, grande. Y había conflictos con el horario cuando nosotros íbamos a practicar, ya que por ahí había chicos. Y verdaderamente preferimos practicar stunt ahí y no en la calle”, expresó Cuvillier.

Tras los problemas ocasionados en el lugar, pudieron llegar a un acuerdo con los responsables del comedor, quienes les cedieron el playón y les otorgaron días y horarios para que cuidaran la cancha, a cambio de que no pasara ninguna moto por allí.

Desde entonces, “surgió una especia de alianza y tratamos siempre de darle una mano”. De hecho, en febrero organizaron una colecta en la que recibieron más de lo que esperaban. “Creímos que solo los chicos que venían a hacer stunt iban a traer algún alimento, pero mucha gente que se acercaba a ver también colaboraba, incluso con zapatillas”, confesó Cuvillier.

Al superar sus propias expectativas con la donación, lo que se les ocurrió a los jóvenes de Zona Stunt fue organizar pequeñas colectas con mayor regularidad y luego una más grande, a la que pueda arribar gente de afuera. “Entendemos que son de Buenos Aires o de Ayacucho, no pueden viajar cada 15 días porque es un gasto. Pero el comedor también necesita alimentos”, contaron.

Asimismo, adelantaron que planean realizar una gran colecta para el 4 de mayo, en la cual se pedirá, además de alimentos y zapatillas o botines para los chicos, útiles escolares. “El comedor no recibe mucha ayuda y son más de 90 chicos. Por eso ponemos énfasis en apoyarlos”.

Más de 30 mil seguidores en Instagram

Las redes sociales muchas veces son potenciadores de los proyectos personales. Y en este caso, claramente podría serlo para estos tres jóvenes, que ostentan 37 mil seguidores en su cuenta de Instagram Zona Stunt Oficial.

Al respecto, si bien la mayoría son de nuestra ciudad, reconocieron que “nos siguen muchos de afuera, de otras provincias, de Uruguay y de Colombia”.

A pesar de su voluminoso séquito en las redes, ellos continúan enfocados en cumplir su meta de legalizar la actividad y no planean, por el momento, utilizarla para obtener ingresos monetarios. “Por ahí algún bar nos pide un poco de publicidad para que vaya gente, pero todavía no vivimos de esto. Lo hacemos porque nos gusta y porque sabemos que si trabajamos, se puede llegar a lograr”, confió Martinenghi.

En cuanto a las publicaciones que realizan, contaron que “subimos cosas que también a la gente le gusta, porque si nos restringimos a lo que hacemos nosotros nada más, no le va a llamar la atención”. Por tal motivo, muchas veces comparten videos que les llegan en los que los involucrados en las acrobacias con las motos no tienen casco y la gente les reclama, pero ellos advierten que no sucede en nuestra ciudad, sino que solo lo suben.

Es una actividad que se puede regular en un circo

El director de Control Urbano Vehicular, Walter Villarruel, aseguró que el stunt es una actividad completamente ilegal, que trasgrede todas las reglas y que debería realizarse en un circo.

Si bien lo jóvenes utilizan el playón de La Movediza para así evitar que se realicen maniobras imprudentes en las calles, Villarruel contó que están inhabilitados para usar ese espacio público: “En primer lugar, utilizan un espacio en el que no está permitida una actividad de esa magnitud. Un playón deportivo donde hay chicos haciendo diferentes actividades no es para que anden motos”.

Por otra parte, sostuvo que está penado por la ley realizar esas maniobras “incorrectas e indebidas”, debido a que la motocicleta es un vehículo para movilizarse “dentro de las normativas que tiene”.

Desde Zona Stunt, como explicaron, solo quieren quitarle el estigma a la moto y lograr hacer de esto un deporte. No obstante, el director de Control Urbano Vehicular expuso que “para empezar, tienen que enmarcarlo en qué disciplina es, ver cómo va a ser y buscar los medios para que el Ministerio de Deporte lo considere como tal”. Mientras tanto, remarcó que “es totalmente ilegal y pone en riesgo a todos a su alrededor”.

Al respecto de la regulación, contó que para él tendrían que ir a un circo, “como hacen los acróbatas y los equilibristas”, y declaró que no se puede hacer lo que uno quiere y lo que cree que está bien, sino que “tenemos que hacer lo que se nos permite y lo que está habilitado”.

Finalmente,confesó que de todas formas “yo los admiro por la capacidad de destreza que tienen”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario