Hartos de los robos, vecinos denuncian “inseguridad total y desamparo policial”

Cansados de los sucesivos robos que vienen sufriendo desde hace varios meses, los habitantes de un complejo de departamentos ubicado en la calle Montiel al 1100, entre Montevideo y Las Heras, exigen a la policía y a las autoridades municipales que les brinden respuestas concretas a sus reclamos y denuncias formuladas.

Los vecinos aseguran estar sufriendo una “pesadilla” por los reiterados episodios de inseguridad, que incluye robos y daños a la propiedad.

Los hechos no son nuevos, ya en enero de este año también acudieron a los medios para denunciar lo que estaba pasando.

En aquella ocasión, un intento de robo en una vivienda de Montiel 1140, que logró ser frustrado por un vecino, agotó la paciencia de los habitantes de la zona ante los reiterados hechos que tenían como blanco propiedades ante la ausencia momentánea de sus moradores.

Dos vecinos, en representación de la barriada, asistieron a la audiencia con el titular de Jefatura Distrital, comisario inspector Jorge Giménez, y su par de la comisaría Segunda, en ese entonces subcomisario Darío Fresco, ante quienes pudieron plantear el escenario, obtener alternativas frente a los reclamos y acordar un trabajo en forma mancomunada.

Sobre fin del mes de enero del presente año la convocatoria fue realizada, dado que era el cuarto hecho que padecía una familia, a quienes los delincuentes tenían estudiados sus movimientos.

Nuevos robos

Pese a que la policía escuchó el reclamo de los vecinos, la inseguridad continuó. Se trata de ilícitos recurrentes en toda la cuadra, que en las últimas semanas se profundizaron, mientras las denuncias en la sede policial siguen sin repercutir en el esclarecimiento de los hechos y “tampoco se percibe una presencia preventiva que transmita al menos algo de tranquilidad”, sostuvieron los damnificados.

Los delincuentes tienen atemorizados a todos, tanto que pidieron por favor la colaboración de los medios de la ciudad, pero se mostraron esquivos a que se les tomara una foto. “No queremos ser identificados, ya bastante tenemos con que sepan nuestros movimientos, vengan, roben y no pase nada”.

Para complicar aún más la situación de los propietarios e inquilinos de la zona, los habitantes sospechan que los delincuentes vigilan sus movimientos las 24 horas y se mueven con total impunidad. Añadieron que “en enero pasado situaciones de esta índole habían sido alertadas en los medios de prensa de la ciudad, incluso con compromisos de la Jefatura Distrital que jamás se llevaron a cabo”.

Robos

En declaraciones a El Eco de Tandil, un vecino expresó que “durante la madrugada del último fin de semana largo, uno de los departamentos del complejo resultó blanco de un robo que incluyó la ruptura de la ventana de doble vidriado, para alzarse con computadoras varias, zapatillas y dinero en efectivo”.

Agregó que “otro caso tuvo lugar el martes por la madrugada, cuando los malvivientes forzaron la cerradura del portón del complejo, dejando a las claras la vulnerabilidad total que existe en el lugar”.

Para completar el desolador panorama señaló que “el complejo es completamente inseguro, así no se puede vivir, no sabemos si cuando nos vamos media hora regresamos y nos entraron para sacarnos y revolvernos todo. O, lo peor, si nos vamos a encontrar con un tipo adentro amenazándonos con un arma. Es una vergüenza”, refirieron las víctimas de los hechos, la mayoría denunciados en la comisaría Segunda.

Muchas son las personas que al no recibir ninguna respuesta por parte de la policía, que debe garantizar la seguridad de los habitantes, y del poder político, que parecer no estar enterado de lo que sucede a pocas cuadras del centro, analizan mudarse. Aseguraron que “estamos realmente cansados, todos trabajamos y nos esforzamos para poder vivir de manera tranquila y dignamente. Resulta que un grupo de delincuentes, que la policía conoce y no hace nada, te rompe el departamento, te roban todo, hacen lo que quieren y se te ríen en la cara. Se hacen permanentes denuncias de cada uno de los casos que acontecieron, pero lamentablemente es perder el tiempo porque acá nadie hace nada”.

Pagamos
por nada

Recordaron que “cuando en enero nos atendieron nos dijeron que estaban trabajando y les explicaron a los dos representantes que se reunieron las acciones que iban a desarrollar una vez puesta en marcha la tasa complementaria de Protección Ciudadana, impulsada por el Ejecutivo y sancionada por el Concejo Deliberante. Nos dijeron que iban a reforzar los patrullajes, que pasaría gente de noche, que la Policía Local comenzaría a cumplir con horario nocturno y eso también nos iba a ayudar”.

Indicaron que “hace varios meses que nos vienen cobrando esa tasa, la Policía Local ya tiene turno de noche, pero los robos se mantienen. Es decir que estamos pagando una tasa innecesaria porque seguridad, no tenemos”.

Por último manifestaron que “como vecinos nos pidieron que nos mantengamos activos en el grupo de Whatsapp (aplicación de mensajería para teléfonos celulares) creado para comunicarse entre todos. También cumplir con ciertos recaudos, como la poda de plantas y el refuerzo de la iluminación. La problemática que teníamos hace siete meses atrás la seguimos padeciendo. Las soluciones aún no aparecen porque hay desamparo policial”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario