Hasta que la lluvia lo dejó, Argentina le ganaba 1 a 0 a Japón

En una decisión consensuada entre ambos jefes de delegación, el árbitro Pandian Palaniyandi, de Singapur, sacó a los jugadores de la cancha y los envió a los vestuarios, ante el peligro de la tormenta eléctrica.
El único gol del encuentro lo anotó el juvenil rosarino Angel Di María, la figura de la cancha, luego de una gran acción individual a los 23 minutos del complemento.
El extremo del Benfica fue el reemplazante de Lionel Messi, ya que el entrenador Sergio Batista decidió mantener el esquema que utilizará en Beijing. A la espera de la decisión de la FIFA, Argentina salió a la cancha con cuatro defensores, Fernando Gago y Javier Mascherano encargados de la recuperación, Juan Román Riquelme y Di María encargados de generar juego, Sergio Agüero y Ezequiel Lavezzi de puntas.
La falta de la estrella del Barcelona se hizo notoria, sobre todo a la hora de generar juego, ya que Di María se ubicó y encontró su lugar por izquierda, Riquelme tomó la batuta en la creación, pero los dos delanteros no tuvieron la movilidad esperada. El encuentro comenzó parejo, con Argentina manejando el balón en mitad de cancha en base a la movilidad que mostraba Riquelme, aunque carecía de profundidad.
A los 6 minutos llegó la primera acción de peligro, a partir de una de las constantes del encuentro como la pelota detenida, cuando el enganche de Boca envió un centro que nadie desvió y la pelota “besó” el palo izquierdo del arquero Shusaku Nishikawa. Dos minutos más tarde, en una de las pocas jugadas asociadas del partido, Riquelme manejó la pelota, abrió para Di María, quien sacó un centro rasante que no alcanzaron a empujar ni Sergio Agüero ni Ezequiel Lavezzi. Japón reaccionó luego de un arranque dominador argentino, también fue con un tiro libre y la pegada del zurdo Takuya Honda, cuyo remate no pudo ser despejado por la defensa argentina, pero tampoco enviado a la red por Masato Morishige, lo que fue aprovechado por Oscar Ustari para contener el balón.
El encuentro entró en una meseta. Argentina dominaba la pelota pero sólo hasta el perímetro del área, desde donde los jugadores “albicelestes” no se animaban a rematar. Japón hería a la defensa del elenco conducido por el “Checho” atacando por afuera, aprovechando las constantes subidas de sus dos laterales. Lavezzi y Agüero no lograban sacarse de encima a los pegajosos defensores centrales nipones, por lo que Riquelme no tenía “pase” para verticalizar el juego argentino, por lo que debía lateralizar el ataque.
El primer tiempo terminó con otra pelota detenida para Japón, que a partir de la pegada de Honda, estuvo cerca de marca cuando el balón cruzó toda el área y se fue cerca del palo derecho de Ustari. En el arranque del complemento, con la aparición de una lluvia constante, el “Pocho” Lavezzi se tiró a un costado y complicó a la defensa de Japón, porque obligaba al lateral derecho Atsuto Uchida -lo mejor del local- a quedarse y no pasar al ataque.
A los 4 minutos, el jugador del Nápoli italiano apiló jugadores por izquierda, llegó al fondo y sacó un centro bajo para Di María, quien remató de primera con destino de gol, pero un defensor japonés logró evitarlo. Un rato más tarde, el local contestó a través del otro hermano Honda, Keisuke, quien desde lejos metió un “zurdazo” que reventó el travesaño del arco de Ustari, que miró estáticamente. A los 23, apareció la manija de Riquelme para hacerse cargo de un contragolpe, tocar para Agüero que pivoteó y habilitó a Di María, quien giró magistralmente, enganchó ante un defensor japonés y definió ¡de derecha! contra un palo para poner la diferencia para Argentina. Para ese entonces, la lluvia se había transformado en un temporal de agua y viento, que obligó al árbitro a parar el encuentro a los 38 minutos del segundo tiempo, a pesar de que el césped aguantaba bien hasta ese momento.
Ya en los vestuarios, los jefes de las delegaciones de ambos equipos decidieron suspender el partido y cuidar la integridad de los jugadores, ya que falta menos de una semana para el inicio de los Juegos Olímpicos de Beijing. Argentina redondeó un buen trabajo a pesar de los problemas típicos ante una selección rápida, acostumbrada a defender -como las que enfrentará en Beijing-, pero que terminó sufriendo la calidad individual de los “albicelestes”.
Argentina debutará el próximo 7 de agosto ante Costa de Marfil, luego enfrentará a Australia el 10, y cerrará su participación en el grupo A contra Serbia, todos en el estadio de Shangai.
Esta es la sintesis del encuentro:
Japón 0 – Argentina 1 (Suspendido)
 Estadio: Nacional de Tokio.
Arbitro: Pandian Palaniyandi (Singapur).
Japón: Shusaku Nishikawa; Atsuto Uchida, Masato Morishige, Hiroki Mizumoto y Michihiro Yasuda; Shinji Kagawa, Takuya Honda, Keisuke Honda e Hiroyuki Taniguchi; Yohei Kajiyama y Yohei Toyoda.
DT: Yasuharu Sorimachi.

Argentina: Oscar Ustari; Pablo Zabaleta, Nicolás Pareja, Ezequiel Garay y Fabián Monzón; Fernando Gago y Javier Mascherano; Juan Román Riquelme y Angel Di María; Sergio Agüero y Ezequiel Lavezzi.
DT: Sergio Batista.
Gol en el segundo tiempo: 23m Di María (A).
Cambios en el segundo tiempo: 27m José Sosa por Di María (A), 33m Lautaro Acosta por Lavezzi (A).
Incidencias: Suspendido a los 38 minutos del segundo tiempo por tormenta eléctrica.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario