“Hay empresas que van a cerrar y dejar personal en la calle al no poder pagar tantos aumentos juntos”

“Es un problema serio el que estamos atravesando en el país, y se irá agudizando en el transcurso del tiempo”, vaticinó Héctor Polino, teniendo en cuenta los nuevos aumentos en gas, luz, agua y boletos de colectivos entre otros.

El Eco

Según las estadísticas, se ha cuadruplicado lo que se destina a pagar servicios en relación a un salario, de hecho desde algunos sectores han dejado traslucir que se ha resentido el consumo. En la misma dirección, el titular de la Asociación de Consumidores Libres, Héctor Polino, aseguró a El Eco Multimedios que hay muchos locales comerciales que han cerrado. Aseguró que lo que está ocurriendo es que cuando los contratos se vencen no son renovados y directamente cierran porque no pueden pagar los aumentos de los alquileres, servicios e impuestos y salarios con las pocas ventas. “Hay una merma en el consumo”, garantizó.

Lo que se observa es que han pasado de consumir primeras marcas a elegir segundas o terceras. Ha aumentado también la elección de harinas y polentas. De hecho en el país se registró un incremento de la obesidad como consecuencia de la mala alimentación. La ingesta de leche pasó de 44 litros promedio por persona por año en 2015 a 40 litros actualmente, lo que según especialistas pro-lácteos afectará directamente al desarrollo intelectual de la niñez que estará mal nutrida.

“Es un problema serio el que estamos atravesando en el país, y se irá agudizando en el transcurso del tiempo”, vaticinó, teniendo en cuenta que en agosto habrá un nuevo aumento de la energía eléctrica en el área de concesión de Edenor y Edesur, y en octubre subirá otra vez el gas natural. Asimismo a partir del primero de mayo habrá un alza en el valor del agua potable, aunque corresponderá a las concesiones de Aysa.

También hay que tener en cuenta el incremento que se aplicará en los boletos de colectivos y otros transportes. Mientras que para los salarios solamente se estima un plus del 15 por ciento en todo el año.

El titular aseveró que más allá del bolsillo particular, las pymes y otras entidades están en serias dificultades. “Hay empresas que van a cerrar y van a dejar personal en la calle porque no pueden pagar tantos aumentos juntos”.

Desde la página de Consumidores Libres hicieron un relevamiento sobre 38 productos de la canasta y ya da un aumento acumulado de casi siete puntos al primero de abril, o sea que se alcanzó la mitad de la inflación que se proyectaba para la totalidad de 2018. En este sentido Polino consideró y aseguró que este índice va a estar por encima del 20 por ciento. Según las estadísticas, solamente hay seis países en el mundo que tienen mayor inflación que Argentina, entre ellos Venezuela.

“No somos capaces de dominarla y el Gobierno al liberar el precio de los combustible la está incentivando, porque pagamos el valor más caro de toda América”. Teniendo en cuenta la amplia superficie territorial del país, donde el 90 por ciento del transporte de carga se realiza a través del camión, se calcula que la estructura de la logística incide en un 35 por ciento promedio en los costos de la canasta de alimentos. “Y claramente no hay una recomposición salarial en las mismas condiciones”, agregó.

El beneficio del Estado y la quita de subsidios

En referencia al aumento del gas natural, el fundador y representante legal de Consumidores Libres reconoció como “desproporcionado” a la capacidad de pago de amplios sectores de la sociedad, fundamentalmente a los diferentes niveles de la clase media, que además no califican para acceder a los beneficios de la tarifa social y tienen que pagar el monto pleno.

Este aumento entre el 32 y 40 por ciento, se suma al incremento del 46 por ciento que hubo en diciembre del año pasado, pero además, va a haber un nuevo crecimiento en octubre próximo y dos más el año que viene. “Será así porque el Gobierno nacional se fijó como meta octubre de 2019 como fecha tope para la quita total de subsidios, de modo tal que los usuarios a partir de ese término vamos a pagar el valor de la tarifa plena”.

Afectará a todo el país, salvo a las provincias patagónicas, como hay menores temperaturas y las facturaciones más altas, la quita de subvención será menor con plazo a 2022.

“La crítica fundamental que yo le hago es que no se puede en tres años y medio sacar subsidios que existieron durante catorce, eso se tiene que hacer en un período más prolongado”, analizó.

En segundo lugar, criticó que el millón de BTU, unidad calórica con la que se mide el gas, cuesta actualmente en el país alrededor de 5,1 dólares en promedio y llegará a los 6,80 dólares en octubre de 2019, cuando en el mundo está en torno a los 2,5. “Por qué los argentinos tenemos que pagarlo tan alto”, se preguntó.

Siguiendo la misma línea, expresó que el Gobierno se ve beneficiado con menores gastos por esta misma reducción de subvenciones y por otro lado cuenta con mayores ingresos por la aplicación del 21 por ciento del IVA, sin embargo no renuncia a percibir el monto de ese impuesto sobre la parte que corresponde al último aumento. Y las provincias, por su parte, tampoco se abstraen de apreciar la parte que le corresponde de esta última suba en los ingresos brutos.

Es cierto que el Fisco tiene que hacer frente a muchos intereses de la deuda externa, que en definitiva terminan pagándola todos los argentinos. “Pero fundamentalmente quita subsidios, entonces no entiendo cómo es que quiere tener mayores ingresos por ese mismo producto”, cuestionó, asegurando que no puede beneficiarse el Estado Nacional que le sacó impuestos a las mineras, que no combate la evasión impositiva que existe por parte de las grandes empresas. Por el contrario, está preocupado en cobrar el IVA, siendo un impuesto que no se puede evadir y lo deben pagar desde los más poderosos hasta los más humildes. “Es una injusticia”.

Consideró que sería bueno que esta propuesta se tenga en cuenta durante el encuentro que mantendrá el ministro de Energía de la Nación con sus pares de las distintas provincias.

Por otro lado, la reunión que hubo la semana pasada en la que convergieron diputados nacionales de las diversas bancadas políticas con el Jefe de Gabinete, de la que surgió la opción de pago en cuotas de las boletas que se emitirían entre mayo y agosto, con una tasa de interés del 21 por ciento, tildó la medida de “poco seria”. Si bien aún no salió la resolución que confirma este valor, para Polino cualquiera sea el monto del impuesto se estaría peor ahora que el año pasado.

“Se está improvisando demasiado, no se puede presentar esta opción como algo positivo, es un retroceso”. Cabe recordar que en 2017 se pagaban las facturaciones en dos cuotas, y en los meses de julio y agosto hasta en cuatro cuotas, siempre sin interés.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario