Hay ?muy buena predisposición? de los comercios a la ordenanza de uso y ocupación de la vía pública

El objetivo principal de la ordenanza ya vigente en la ciudad es “liberar 1,50 metro desde la línea de edificación municipal hacia el cordón, de manera de hacer accesible para aquellas personas que tienen alguna discapacidad permanente y también para aquellos que tienen una discapacidad transitoria, como personas con un yeso o alguna madre embarazada o que vaya con un carrito, y que hoy en día se dificulta por el exceso de ocupación de la vía pública”. 
Remarcó que en el proceso de elaboración se trabajó regulando el uso y ocupación, “tanto de las veredas como de las calles, con los distintos elementos que hoy en día vemos que se disponen en ella. Ya sea las mesas y las sillas, los pallets o contenedores, los escaparates para la exhibición y venta de diarios y revistas, los bicicleteros y la exhibición de mercaderías”. 
En definitiva, resumió que “todo elemento que se quiera poner sobre la vereda debe estar sobre el lado del cordón en veredas que tengan como mínimo un ancho de 2,70 metros”.
Recordó que la norma que regula el uso y la ocupación de los espacios públicos fue sancionada en octubre y en el mismo cuerpo establecía que iba a entrar en vigencia el 1 de enero. Por lo tanto, aclaró que “entre octubre y el 1 de enero, se hizo poner en conocimiento a los inspectores municipales de esta normativa, qué incluye, qué aspectos deben controlarse, en qué consiste básicamente para que ellos durante el mes de diciembre salieran a notificar a todos los involucrados de alguna u otra manera en la norma”.
En particular, sobre el caso de las fruterías y verdulerías, admitió que “va a ser el rubro que más dificultad va a tener para adecuarse a la normativa, es por ello que nosotros establecemos 12 meses de adecuación, no es que ya inmediatamente se van a tener que adecuar, es decir, liberar la línea de edificación, sí que vayan liberando las ochavas, es común ver las esquinas ocupadas por varios elementos, lo que no sólo dificulta el tránsito de los peatones sino que muchas veces entorpece y peligra la visibilidad de los conductores”.
Mapelli apeló en consecuencia “a la toma de conciencia -sobre todo- de que es una necesidad pero en este caso recordemos que se planteó un plazo de 12 meses para la puesta en condición de lo que establece la norma”.
 
La recepción de
los comerciantes
 
Sobre las inspecciones, advirtió que por el momento “se está trabajando en lo que es la comunicación y los detalles de la norma. Hemos estado reunidos con titulares de restaurantes y cafés, en los cuales brindamos detalles sobre la normativa para que puedan adecuarse. Vemos muy buena predisposición de los comerciantes a la norma, entendiendo que realmente es necesario hacer accesibles las veredas de la ciudad”.
En ese sentido, señaló que “se creó una cuenta de correo, por si surgen inquietudes o dudas. Está disponible para todo comerciante que quiera realizar una consulta: ocupaciónvíapublica@tandil.gov.ar, pueden escribir y va a estar respondido por mí o por la subsecretaria de Coordinación de Proyectos del Municipio, que también estuvo trabajando junto conmigo en este proyecto”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario