Héctor Olivera empieza a rodar “El mural”

La noticia fue dada en los salones de la Embajada de México en  Buenos Aires con la presencia del embajador mexicano Francisco del Río y los intérpretes Luis Machín, Carla Peterson, Ana Celentano,  Bruno Bichir, Sergio Boris, Mónica Galán y Gustavo Noya, en tanto  las cámaras estarán rodando desde el próximo miércoles.
Tal como Olivera lo adelantara a El Eco de Tandil, durante el Festival de Cortos donde se le rindió homenaje a su trayectoria, La historia gira en derredor del mural que Siqueiros pintó en el sótano de la quinta, y que recientemente fue recuperado por  iniciativa del Ejecutivo nacional para ser abierto al público en  dependencias de la vieja Aduana Taylor, detrás de la Casa Rosada,  a partir del 25 de mayo del año próximo.
En la reunión estuvieron también el productor Luis Osvaldo  Repetto, el director de fotografía Félix “Chango” Monti, el  director de arte Emilio Basaldúa y la directora de vestuario  Graciela Galán.
El mural tiene su historia y estuvo a punto de desaparecer  cuando la familia Alsogaray adquirió la quinta Los Granados y la  madre de la ex funcionaria menemista María Julia Alsogaray ordenó  extender una capa de pintura al óleo sobre la obra, que contenía  desnudos femeninos.
También corrió peligro en la década de 1980, cuando la  propiedad fue demolida y el mural, titulado “Ejercicio Plástico”,  fue mutilado y desarmado, y permaneció años en un “container”,  según revelaba el documental “Los próximos pasados” (2006), de  Lorena Muñoz.
La historia elaborada por Olivera junto a su hijo Javier y al  mexicano Antonio Armonía cuenta las distintas circunstancias que se sucedieron a principios de la década del 30. Siqueiros pintó el  mural con la colaboración de los argentinos Lino Enea Spilimbergo,  Antonio Berni y Juan Carlos Castagnino, además del uruguayo  Enrique Lázaro.
Además de su invalorable carácter de obra de arte, alrededor  del mural giran historias de pasiones, como la de Siqueiros (Bruno  Bichir) y su amante Blanca Luz Brum (Carla Peterson), quien no  demora en caer en brazos del chileno Pablo Neruda (Sergio Boris) y  hasta de Natalio Botana (Luis Machín).
Por allí también campean Salvadora Medina Onrubia (Ana  Celentano), esposa ácrata y liberal de Botana, cuya conducta  también la acerca a ver en Siqueiros al hombre que hay detrás del  artista, y Victoria Ocampo (Mónica Galán), responsable del  encuentro del grupo.
Las pasiones se reforzaban entonces con la lucha política:  Siqueiros era de filiación comunista y había conocido la cárcel varias veces, Neruda también estaba en el marxismo y Medina Onrubia era militante anarquista de barricada.
Victoria Ocampo era miembro de la oligarquía vacuna, más tarde se opuso férreamente al peronismo y fue encarcelada y el oriental  Botana era un conservador que contribuyó a la caída de Hipólito  Yrigoyen y cultivó una estrecha amistad con el general Agustín P.  Justo, por entonces presidente de la Nación.
Los jóvenes Camilo Cuello Vitale y Rodrigo Noya serán  respectivamente  los hijos del matrimonio Botana: Pitón, de trágico final, y Poroto, un simpático periodista, humorista y “bon  vivant” que supo recorrer las noches de Buenos Aires y París.
También estarán en el elenco Juan Palomino, Luis Campos,  Regina Lamm, Francisco Cocuzza, Marcos Woinski, Mathías Sandor e  Iván Moschner, entre otros.
Según el director Olivera -recordado creador de “La Patagonia  rebelde”, “La nona” y “Ay, Juancito”-, la crisis financiera que  vive Europa impidió que el filme tuviese además un aporte español,  y que su realización final se dio por impulso de la presidenta del  Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, Liliana Mazure.
Olivera se enorgulleció de tener con él técnicos como Félix  Monti, insigne fotógrafo de la pantalla nacional que plasmó “La  historia oficial”, “Sur”, “Un muro de silencio” y “El secreto de  sus ojos”, entre más de 25 títulos. 
Asimismo anunció que el director de arte Emilio Basaldúa  recreará el ámbito de la quinta Los Granados en la década de 1930 y de la redacción del diario Crítica, cuya mítica redacción de Avenida de Mayo será reconstruida en los Estudios Baires.
Para la mansión de Botana, de estilo neo español, demolida hace más de 20 años se eligió un casco de estancia en Tandil.
“El mural” será producida por Fernando Ayala y Héctor Olivera  SA, de Argentina, y Alebrije Producciones SA de México, con el  apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales y  distribución de Aries Cinematográfica.
La gran mayoría de los tandilenses ?casi 200- que se presentaron al casting que se hizo en la ciudad con vistas a la película, quedaron seleccionados para el filme.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario