Hoy se estrena la obra ?La isla desierta? en el marco del proyecto Universo Arlt

Forman parte del elenco Fernando Lazarte, Juan Camer, Mariano Delaude, Yamile Amad y Horacio Rimoldi, quienes han trabajado durante más de tres meses para poner en escena la reconocida obra ?La isla desierta?.
-¿Cómo se produjo la selección de tu proyecto y de los actores?
-Se hizo por concurso. Llamaron a los directores, a que nos anotáramos con nuestros proyectos. Los defendimos ante un tribunal y yo quedé seleccionado y a partir de allí, se organizó un casting de actores. Allí quedó conformado el elenco, con el que hemos estado ensayando.
-¿En qué consistía tu proyecto?
-?La isla desierta? pasa en una oficina y yo lo orienté hacia los polimodales. Hay algunos signos en la obra que permiten entender a la escuela como formadora de futuros trabajadores de oficina, con una cierta opresión. Después se puede debatir si es así o no. Yo particularmente no creo que todas las escuelas sean opresoras y generen climas de opresión ni nada por el estilo, pero está bueno para que los chicos lo piensen y valoren el buen clima que tienen.
-¿Cómo trabajaron con los actores?
-Es un trabajo que venimos haciendo desde hace tres meses. Yo les propuse a ellos lo que era mi proyecto, lo compartieron y a partir de ahí, empezamos a trabajar con la letra, hacer improvisaciones, buscar los climas. Yo estoy muy conforme con la obra, porque es lo que básicamente quería cuando traté de bajarlo a papel, allá por principio de año.

Argumentos y propuestas

-¿Qué pasó con el texto original?
-Se adaptó y cuenta con la aprobación de la hija de Roberto Arlt. Lo que se hizo fue sacar algunos personajes y condensar los diálogos en algunos de ellos. Es una cuestión presupuestaria…la obra tiene muchos personajes y tanto los chicos como yo cobramos un sueldo por este trabajo.
-Eso ayuda a profesionalizar la labor…
-Totalmente, de hecho, contamos con el trabajo de Eduardo Rodríguez del Pino y Petra Hernández, que son quienes hacen la escenografía y parte del vestuario.
-¿Cómo se resolvió la escenografía para esta obra?
-Yo tenía una idea en la cabeza, pero soy malo dibujando, así que cuando presenté mi proyecto le dije a Petra que me lo dibujara. Ella lo hizo y al ganar el concurso, le comenté a Rodríguez del Pino que me interesaba que Petra estuviera trabajando en eso, así que se han puesto de acuerdo. Esto es parte de profesionalizarse porque, normalmente, en el teatro independiente uno hace todo. Acá se cuenta con un presupuesto para producción, vestuario y los sueldos. Eso es un aliciente que hace que uno se dedique a lo suyo.

Detalles y percepciones


-Si le tuvieras que decir al público lo que va a ver, ¿cómo se lo explicarías?
-Que van a estar viendo un clásico, con determinada carga ideológica que también está vinculada a la vida del autor. Llamo clásico a lo que habla de la esencia humana. Hoy, en 2009, puedo poner a tres oficinistas y, sin embargo, pensarlo para polimodal y reflexionar sobre el ?no a la opresión?. Es una obra que habla de la libertad, de la posibilidad de luchar por lo que uno sueña o quiere. Es una gran obra de Roberto Arlt.
-¿Cómo experimentás la posibilidad de dirigir dentro del proyecto Universo?
-Yo había intentado estar en otras ocasiones y no había sido seleccionado y este año es poder trabajar en lo que uno quería. Estas posibilidades en Tandil no se dan mucho, esto de trabajar profesionalmente. Está bueno jugar en primera alguna vez y está bueno que se trabaje de esta manera, sobre todo, porque Tandil tiene que encaminarse para ser una gran industria cultural y tiene todos los requisitos para hacerlo. Esto de Universo, como movida cultural, está buenísimo. Después haremos funciones en los colegios y en varias ciudades de la provincia. Por suerte, la obra está concebida para no depender exclusivamente de ámbitos teatrales, porque la escenografía se adapta al lugar. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario