Hubo otro abrazo al Hogar de Niñas y un pedido de ?paz y reconciliación? de las Damas de la Caridad

 Desde que se anunció el posible cierre del Hogar de Niñas, un grupo de vecinos se autoconvocó en rechazo a la medida y realizó ayer, al igual que el domingo pasado, un abrazo simbólico a la sede de la institución.
Mientras una treintena de personas se congregaba a media mañana frente a las instalaciones de avenida Estrada 50, desde la comisión Damas de Caridad del Sagrado Corazón de Jesús enviaron un comunicado a esta Redacción para “explicar las decisiones que se han tomado” en los últimos días, en base a los últimos acontecimientos públicos que tuvieron en el centro a la histórica institución.
También, manifestaron que se encuentran “dispuestos al diálogo constructivo, a escuchar las problemáticas de las partes y las propuestas superadoras”, con el objetivo de hallar “un camino de conciliación que permita superar este delicado momento”.
Desde 1888, la comisión “sostiene los hogares de Niñas y Ancianos de Tandil, con el invalorable esfuerzo de la congregación Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia”.

“Una decisión
tomada hace tiempo”
En cuanto al cierre del Hogar de Niñas, las Damas de Caridad explicaron que “en vistas del retiro de las hermanas, esta sociedad se vio en la necesidad de adelantar una decisión ya tomada tiempo atrás”.
En ese sentido, se tuvo en cuenta “la falta de personal idóneo para la atención de las niñas, tal cual lo requiere la Ley de Minoridad; la inseguridad de un edificio por el cual circula, entra y sale mucha gente”, enumeraron. Estos aspectos “configuraban un riesgo grande para las menores y una responsabilidad civil de alto riesgo para esta sociedad”.
“Tampoco se justificaba un edificio de tan grande dimensión y tan caro mantenimiento, para albergar a siete niñas”, consideraron desde la comisión.
Además, aseveraron que “fue muy doloroso tomar esta decisión por lo que la obra en sí significa y por el reconocimiento que ha tenido en la ciudad su accionar”.
Fin del
convenio
En cuanto a las decisiones tomadas, desde la Comisión de Damas enumeraron en primer lugar que “se dio por finalizado el convenio con la congregación, representadas por su superiora provincial, hermana Patricia Zeballos”, lo cual se hizo a través “de un acta refrendada ante escribano público”.
Tal determinación se sustenta en el hecho de que “la Congregación no tiene hermanas jóvenes que puedan suceder a las actuales, a quienes la superioridad ha decidido llevar a su Casa de Descanso en Villa Devoto”, expusieron.
Las hermanas Danila, Carolina y Elisa, “por su edad avanzada y sus limitaciones físicas, ya no estaban en condiciones de seguir dirigiendo los hogares, con toda la responsabilidad que esto implica”, argumentaron.

“Reconciliación y paz”
Para concluir con el comunicado, apuntaron: “Queremos reconciliación y paz, que entre todos nos sentemos a pensar en cómo despedir a las hermanas en la forma digna que se merecen, en cómo expresarles el cariño y agradecimiento que a lo largo de más de 100 años se han granjeado en la ciudad”.
“Dejemos de lado intereses mezquinos y no permitamos que se politice una situación que podemos manejar desde el amor, la fe compartida”. La misiva se encuentra formada por Norah Christensen, presidenta de la Comisión de Damas; María Haydée Usandizaga, secretaria; y por la hermana Danila. *
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario