Huracán goleó a Atlético Tucumán y regresó a primera división

El equipo de Parque de los Patricios, que hace tres semanas aproximadamente se adjudicó la Copa Argentina tras doblegar a Rosario Central en San Juan, coronó un semestre espectacular, cuando antes del arranque del Mundial Brasil 2014 estaba sumido en la decepción. 
Es que el 11 de junio pasado, los simpatizantes 'quemeros' vivieron la frustración en carne propia cuando perdieron el tercer ascenso a Primera en la pasada temporada, a manos de un Independiente que fue más en La Plata y le ganó por 2-0 un encuentro desempate. 
Pero ahora, seis meses más tarde, el 'Globo' se abrazó a la gloria nuevamente, con un 'sprint' final en un torneo en el que se anotó tres triunfos consecutivos (3-0 a All Boys, 4-0 a Independiente Rivadavia Mendoza y hoy ante Atlético). 
Huracán, que a mitad de campeonato vivió un cimbronazo fuerte con la salida del DT Frank Kudelka, salió a flote con el aporte del interino Néstor Apuzzo, ahora devenido en el mejor piloto de tormentas que pudo haber tenido la institución. 
El estadio Malvinas Argentinas de la ciudad de Mendoza fue escenario de la nueva gesta 'quemera', tal como había ocurrido en junio de 2007, cuando el 'Globo' de Antonio Mohamed vencía en una Promoción a Godoy Cruz, por 3-2. 
El conjunto de Parque de los Patricios pasó sofocones en la lluviosa jornada de la capital mendocina y debió remontar una desventaja, cuando Cristian Menéndez, a los 13m. del segundo período, estableció la apertura para el 'Decano'.
Pero el conjunto de Apuzzo renació en un momento difícil, con un disparo bajo de Federico Mancinelli (St. 22m.), que se le escurrió al arquero Lucas Calviño por el terreno mojado y se tradujo en el 1-1 parcial. 
Ya en el tiempo suplementario, cuando el desarrollaba asomaba parejo, una jugada acertada del DT Apuzzo torció el destino. El técnico 'quemero' incluyó al delantero Alejandro Romero Gamarra y el pibe 'pagó' en la primera que tuvo. 
Así, a los 13m. del alargue, el número 17 del 'Globo' capturó un rebote largo que otorgó el arquero de Atlético y puso el 2-1 a favor, que otorgó un respiro y una sensación de alivio a los casi 120 allegados, familiares e 'infiltrados' que se ubicaron en la parte baja de la platea, a pesar de la prohibición de concurrencia dictada por los organismos de Seguridad. 
Ya con el marcador a su favor, el equipo tucumano arriesgó como no lo había hecho en el resto del encuentro, dejó grietas en el fondo (contribuyó a esta situación el hecho de que el desgarrado Sbuttoni se fue a jugar de delantero) y Huracán lo aprovechó para sentenciar el pleito. 
A los 8m. del segundo período suplementario, el goleador Ramón Ábila definió abajo y firmó el 3-1. Y tres minutos más tarde, Agustín Torassa escapó a Calviño, el arquero, ex Huracán, lo derribó y el árbitro Germán Delfino sancionó penal y expulsión. El ex atacante de All Boys culminó su faena con un remate bajo que significó el 4-1 definitivo. 
Atrás habían quedado en Huracán la ansiedad, los nervios, los errores en la definición (Gonzalo Martínez y Ábila fallaron goles increíbles) y un mejor funcionamiento colectivo que recién se cristalizó en el alargue, cuando las piernas de los jugadores de Atlético dijeron basta.
Después de tres años y medio, Huracán regresa a Primera y será uno de los treinta protagonistas del círculo privilegiado del fútbol argentino, a partir de febrero de 2015.  (Télam)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario