Imputaron a un vecino de la víctima por el homicidio en el potrero de La Movediza

Se trata de Edgar López, quien vive frente a la casa donde residía el hombre asesinado. El resultado de la autopsia reveló que Juan de Dios Correa falleció por asfixia mecánica al aspirar su propia sangre

En el marco de las investigaciones que lleva a cabo personal de la comisaría Segunda bajo las directivas de la UFI 8 del fiscal Gustavo Morey, una persona quedó imputada por el crimen de Juan de Dios Correa ocurrido el sábado por la noche en un potrero de fútbol del barrio La Movediza.

Cabe recordar que el hecho de sangre ocurrió cerca de las 22 del sábado, cuando se inició una violenta gresca en un descampado, situado en Paseo de los Niños al 2100, la cual terminó con la muerte de Juan de Dios Correa, de 43 años.

La autopsia

Ayer se dio a conocer el resultado de la autopsia que develó cuál fue la causal de la muerte del hombre de 43 años. De acuerdo a los estudios forenses, la víctima murió por asfixia mecánica por aspiración de su propia sangre a raíz de una fractura en la fosa nasal.

Esto corrobora las versiones de uno de los principales testigos, quien momentos después de la agresión le contó a la policía que una persona corpulenta le había aplicado dos golpes de puño en la zona de la cabeza.

En tanto, la autopsia ratificó que Correa no presentaba golpes en el resto del cuerpo, ni ningún tipo de orificio de bala, como tampoco heridas cortantes de ninguna índole.
Ese resultado ratificó hasta el momento la carátula de la causa, que es “Homicidio culposo”, ya que el único testigo presencial que declaró aseguró que el agresor le aplicó dos golpes de puño en la cara a la víctima y se retiró del lugar, con lo cual no se comprueba que efectivamente tuviera intenciones de asesinarlo, más allá de que así ocurrió.

Sin embargo, la imputación podría modificarse si aparece algún testimonio que dé otra versión de lo ocurrido la trágica noche del sábado.
Tampoco se comprobó aún si la fractura se produjo por los mismos golpes o cuando el hombre cayó al piso luego de la agresión.

La investigación

La pesquisa sigue su curso, pero mientras tanto hay un hombre imputado en la causa. Se trata de Edgar López, quien se desempeña como albañil, es de nacionalidad paraguaya y vive frente a la casa de la víctima, en Los Crisantemos y Navarro.
Si bien está imputado, el Juzgado de Garantías interviniente no dispuso ninguna medida restrictiva de su libertad hasta el momento.

En las próximas horas se aguarda la declaración de más testigos y del propio imputado, para intentar esclarecer el terrible homicidio.

En cuanto a las causas que podrían haber llevado a la agresión, el curso de la investigación se inclina hacia conflictos de vieja data entre vecinos.

De acuerdo a lo informado por la policía, el imputado López tendría antecedentes por disturbios, ebriedad, desorden en la vía pública, además de algunos hechos de violencia que incluyeron personal policial herido.
Clima de tensión en el barrio que fue escenario del crimen

Mientras avanza la investigación judicial, en las inmediaciones de La Movediza se vive un clima de gran tensión. Ayer por la madrugada los hijos de la víctima habrían ingresado a la vivienda del agresor y destruyeron algunos muebles, movilizados por un sentimiento de impotencia ante lo ocurrido. Al mismo tiempo, levantaron la casilla de madera que habitaba Juan de Dios Correa.

En tanto, los escucharon proferir amenazas de que regresarían para prender fuego la vivienda de madera en la que reside Edgar López, el imputado.

Ayer por la tarde, un grupo de personas sacaba muebles de la propiedad del agresor, con aparentes intenciones de salvaguardar sus bienes en caso de que efectivamente los hijos de la víctima cumplan con su promesa.

Vecinos de la cuadra afirmaron que Juan de Dios Correa era un hombre tranquilo, que no tenía conflictos con sus vecinos, mientras que aseguraron que Edgar López había tenido ya otros episodios violentos y problemas con algunos frentistas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario