Incendiaron tres vehículos y parte de una vivienda en La Movediza

El siniestro se habría originado alrededor de las 3 de la madrugada, hora en la que él y sus ocho hijos estaban durmiendo. Según detalló Santana en la denuncia que efectuó en la comisaría Segunda, el fuego afectó por completo una casilla rodante Chevrolet, y provocó graves daños en un Ford Fiesta color gris y un Fiat Siena color blanco, de tres de sus clientes.
Por desgracia, las llamas alcanzaron la pared frontal de su vivienda, lo que alteró a la familia, que desesperada intentó sofocar las llamas, momento en el cual el damnificado resultó con quemaduras y tuvo que ser posteriormente asistido en el Hospital Municipal “Ramón Santamarina”.
Ante la desesperación, las víctimas dieron conocimiento a personal de Bomberos y Policía, que se hicieron presentes a la brevedad, y lograron sofocar el siniestro.
En un escenario devastador tras el episodio, conmovido hasta las lágrimas Santana relató lo sucedido y admitió que sospecha fuertemente de su yerno, quien días atrás habría manifestado diversas amenazas contra una de sus hijas, con quien no mantenía una buena relación en este último tiempo.
Desesperado, el vecino apeló a la ayuda de la comunidad y a que la Justicia “acelere esto”, porque según expresó “me terminó de arruinar”.

“Un desastre”
 
En diálogo con este Diario, relató que se despertó “pensando en el televisor de los chicos, intento despabilarme y cuando lo logro, miro por la ventana y veo una luz impresionante, me levanto, salgo y me encuentro con este desastre”.
Se lamentó porque “venía luchándola, peleándola para salir adelante con los chicos y ahora esto me termina de arruinar”, dijo. Por esto, pidió que “la Justicia acelere esto” porque advirtió que “no sólo ocurrió en mi taller sino que he visto muchos autos prendidos fuego”.
Si bien reconoció que sospecha quién puede haber sido el que ocasionó el siniestro, aseguró que “eso lo dejé en manos de la Justicia”.
 
El segundo atentado
 
Santana aclaró que esta es la segunda vez que resulta víctima de un episodio de similares características. Recordó que la primera vez “me quemaron un jeap, me entraron, me robaron las herramientas, todo. Hace 15 días atrás entraron al taller al fondo y me robaron repuestos de los autos”.
Expresó que no sabe “qué hacer”, y describió que además “se quemó parte de la casa, la ventana, cuando intentamos apagar el fuego se cayó el televisor y se hizo pedazos. Lo poco que tenía prácticamente lo perdí todo”.
Informó que a los pocos minutos de ocurrido esto, “vinieron los Bomberos y la policía, quienes gracias a Dios se portaron re bien. No quería ir al hospital y me llevaron. Me quemé en la mano, en la parte del pecho, me quemé bastante. No me querían dejar salir del Hospital pero salí voluntariamente porque no tenía con quién dejar a los chicos”.
 
Las sospechas
 
“Esto me destruye moral y espiritualmente, los chicos están mal. Te juro que la persona que sospecho me da ganas de ir y matarlo”, admitió.
Si bien la investigación policial está en curso, el vecino relató que “mi hija hace un par de días se separó de un loco maniático que la viene amenazando hace como 20 días por mensajes. Ella por miedo nunca hizo la denuncia y ni se avivó de guardar los mensajes, voy a ver cómo hacemos con la policía para ver si podemos pedirle a la empresa telefónica si podemos recuperar esos mensajes”.
Refiriéndose a esta persona, confesó que prefiere que “venga y nos matemos a piñas, pero no hacer este daño, más sabiendo la cantidad de chicos que tengo y cómo lucho para criarlos”, solo, porque detalló que hace 7 años que está separado. u
 
Las puertas “cerradas”
 
Santana contó que las veces que pidió ayuda económica, “las puertas se te cierran; más con este tipo de Gobierno que tenemos en la Municipalidad, es peor”.
En consecuencia, exigió que “las autoridades del Municipio, de la Usina, me den la luz. No quiero que me la regalen, la quiero pagar. También el agua, como le corresponde a cualquier ser humano, tener una vivienda digna, vivir dignamente, que no me cierren las puertas, quiero que me las abran”.
Agradeció la colaboración de los vecinos, quienes lo ayudaron a mover los autos. “Dentro de todo me ayudaron como pudieron y muchos trabajan a la madrugada”.
Pese a ello, la dolorosa postal siguió junto a él y su familia durante estas horas, por lo que insistió en exigir que “la policía acelere esto y si es posible que pongan un destacamento en La Movediza porque ya esto es insoportable”.
Al respecto, describió que la seguridad en el barrio “es pésima, la policía agarra a los delincuentes y porque son menores los suelta. Esto ya es inaguantable, afecta a todos. Es una vergüenza, no sos dueño de tu propia vida”.

“Que alguien se acerque”
 
Llorando, Santana pidió que alguien se acerque y que le diga “te podemos ayudar, así me diga “che loco te vamos a dar un abrazo”, me hace falta un abrazo de quien sea. Estoy con el ánimo por el piso y me mantienen parado mis hijos. Si no fuera por ellos no sé qué hubiera hecho hoy a la mañana, tenía unas ganas de matarme…Pero hay que seguir peleándola por ellos, para que ellos crezcan y hagan su vida”.
Apeló a que por favor “el Municipio o alguien venga y me diga que me van a ayudar, aunque sea con lo más mínimo, con un granito de arena cada uno se puede lograr mucho”.
Para aquellos interesados en ayudar a la familia Santana, pueden hacerlo comunicándose al celular es 154-246047 o dirigiéndose a su vivienda ubicada en calle Salta 2076.
“Pueden venir las 24 horas del día estoy acá. Si salgo están mis hijos, gracias a Dios somos pobres y humildes pero educados, eso es lo bueno que Dios me ha dado de ellos”, manifestó. “Confiamos de que hay gente buena todavía”, culminó Santana.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario