Incertidumbre de ex empleados de contratistas de Metalúrgica

En la reunión, de la que participaron representantes de Metalúrgica Tandil, de las empresas contratistas y abogados de los mismos trabajadores, de la dependencia laboral, y de la Unión Obrera Metalúrgica, se determinó la conciliación obligatoria por 15 días; pero este viernes hay expectativas en torno a una nueva reunión entre representantes de Renault que desembarcarán en la ciudad para conversar con las partes en cuestión y ver si pueden llegar a un acuerdo.
Lo curioso de todo esto es que según informó Darío San Martín, quien desarrollaba tareas en la empresa metalmecánica desde hace aproximadamente un año y resultó ser uno de los trabajadores despedidos, al día siguiente de rescindir los contratos con Marcelo Gilart y José Luis Alonso, Metalúrgica Tandil habría contratado a otra empresa que presta los mismos servicios.
Mientras tanto, el futuro de los trabajadores -ahora desempleados- quedó incierto, y abre camino a la preocupante situación que transitan 20 familias, que tienen que pagar en muchos casos el alquiler de una vivienda, comida, y otros gastos que no pueden postergar.

La reunión
 
En diálogo con este Diario, San Martín confirmó que “llegamos a una conciliación obligatoria para acordar, de aquí a 15 días se va a hacer una nueva reunión, en la que la fábrica va a decidir si reincorpora a algunas personas o paga todas las indemnizaciones”.
Según describió, participaron en representación de su padre “la abogada Romina Gilart; nuestro abogado Juan Martín Bordenave; Carlos Reyes y Carlos Romano de la UOM; el gerente y el abogado de Metalúrgica Tandil, la gente del Ministerio, y obviamente los 20 afectados que también fuimos a la reunión”.
Ya que los ex trabajadores no podrán continuar con la protesta que iniciaron este martes, San Martín advirtió que “vamos a ver qué noticias tenemos para la semana que viene y ahí veremos cómo seguimos”. Si bien no van a continuar con la quema de gomas, contó que la idea es seguir firmes sobre calle Figueroa al 500 pero en la medida en que puedan, porque tienen que salir a “buscar algún trabajo, hacer una changuita”, hasta tanto se normalice todo.
En la reunión contó que “Metalúrgica en un principio se niega a hacerse cargo de todo, pero acá la doctora los obligó a que llegue a un arreglo, entonces se dictó esta conciliación obligatoria para darle tiempo a ellos a que vean si van a reincorporar a algunas de las personas o pagar algunas de las indemnizaciones o todas”.
 
El futuro incierto
 
El ex trabajador anticipó que “este viernes va a haber una reunión con gente de Renault que viene desde Córdoba para reunirse con el gerente de Metalúrgica Tandil, donde también va a estar nuestro abogado presente y la gente de UOM, para ver si resuelven algo”.
Mientras tanto, la realidad es preocupante ante la pérdida de su fuente laboral porque tienen que pagar “alquileres, cuentas, hijos. No somos 20 personas que estamos sin trabajo sino 20 familias. Trabajando no se puede prácticamente vivir ni llegar a fin de mes, imagínese estando sin trabajo”, dijo.
Contó que “tengo compañeros que están suspendidos desde hace dos meses y los vienen chamullando ‘mañana te pagamos’ y todavía están esperando”. Se le consultó por eso si preveían esta medida, a lo que San Martín admitió que “al ver el accionar con los primeros despidos -que eran siete hace dos meses- estábamos viendo que íbamos a tener que hacer una medida de fuerza para que nos dieran bola, sino esto iba a terminar en nada”.
Respecto a los trabajadores de la empresa contratista José Luis Alonso, mencionó que “también están reclamando que se les pague, hace dos meses y pico que se los despidió -que ni siquiera les mandó el telegrama de despido- simplemente los dejó sin trabajo, ni les paga ni nada. Entonces alguien se tiene que hacer responsable”.
“Yo estoy más que nada por mis compañeros, que ellos hace siete o cinco años que están. Es gente laburante, no es gente con maldad, entonces no tienen por qué hacer estas cosas”, recalcó.
 
“Estaba todo planeado”
 
Por último, en cuanto al pago de las indemnizaciones, San Martín aclaró que “la empresa Gilart se declara insolvente, no puede afrontar el pago”.
Consultado luego si considera que esto responde a la situación financiera que estaría viviendo la firma metalmecánica local, el ex empleado lanzó que “esto responde a una sinvergüenzada de parte de Metalúrgica, ayer no nos permitieron la entrada a nosotros y hoy a la madrugada ya empezó una empresa nueva a prestar el servicio que prestábamos nosotros, esto ya estaba todo planeado. Esto no se hizo de un día para el otro”.
Denunció por último que “el recorte que dicen ellos es ficticio, es el escudo que utilizan para echar gente y no hacerse cargo de nada”, y reiteró que ahora se espera saber qué pasará en la reunión del viernes, donde seguramente su futuro y el de sus 19 compañeros tendrán un nuevo capítulo.
 
Cortar por lo más fino
 
Minutos antes de la reunión en el Ministerio de Trabajo de Nación, Carlos Romano, secretario adjunto de la Unión Obrera Metalúrgica, confirmaba que la empresa “rescindió el contrato a dos contratistas, Marcelo Gilart -14 en planta, dos compañeras que trabajan limpiando la oficina y dos enfermeras-, y el otro contratista, José Luis Alonso, tiene dos compañeros. En total hay 20 despedidos”.
Aclaró que “lo venimos advirtiendo desde hace muchísimo tiempo”, y explicó que “en los contratos que hace Metalúrgica Tandil con los contratistas no se advierte que éstos después se insolventan. Al insolventarse, cuando pasa una cosa como ésta, no dan la oportunidad ni siquiera para mantener el puesto de trabajo ni tampoco para pagar las indemnizaciones”.
Romano señaló que él viene “diciendo desde hace mucho tiempo que Metalúrgica tiene serios problemas económicos y financieros, y que está complicadísima. Es tan así que ha solicitado el Repro”.
En este sentido, consideró que “hay cuestiones bastante complicadas para que se lo den. Si a eso le sumamos que rescinden los contratos y hoy Metalúrgica Tandil es empresa solidaria, no sé de dónde va a sacar la plata. Acá estamos hablando entre 800.000 y 1.000.000 de pesos para las indemnizaciones para estos compañeros”.
El secretario adjunto de la UOM insistió en que “este achicamiento de costos que hace se corta siempre por lo más fino y hoy tenemos 20 compañeros de vuelta en la calle porque Metalúrgica Tandil no es controlante de estos contratistas”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario