Incertidumbre en el mercado: los precios avanzan y retroceden

En este contexto todas las decisiones son difíciles, aventuró un analista de los muchos que circulan por los foros agropecuarios. El dilema pasa por vender o no la soja guardada en silos y en bolsones de plástico. Algunos expertos aconsejan comercializar el poroto de soja porque se armó una ventana donde a pesar de que la Resolución 125 ya no existe, el precio interno argentino oscilará entre 930 y 970 pesos. La tonelada de soja debería pagarse al productor 1.120 pesos, por lo menos, según evaluó Juan Manuel Garzón, economista jefe del IERAL de la Fundación Mediterránea.
Este lunes operadores de una de las empresas donde está acopiada la mayor cantidad de grano indicaron a Noticias Argentinas que habrá un pequeño “repunte” en la cotización y que los productores ya se conforman con vender de 980 pesos la tonelada en adelante. Sin embargo, un nuevo ingrediente se suma a la retracción en los recintos, los trascendidos de que el nuevo secretario de Agricultura, Carlos Alberto Cheppi, organiza un nuevo sistema de retenciones con alícuotas diferenciadas para pequeños y grandes productores.
Un sondeo entre la dirigencia del campo y productores indica que hay malestar porque “otra vez” organizan medidas sin consultar a los sectores agropecuarios. El detonante de la caída en pizarra fue la nueva Resolución 1998-2008 de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario que amenazó con cobrar una retroactividad de 1.700 millones de dólares a los exportadores quienes bajaron de inmediato el precio que pagan a los productores para cubrir sus futuras pérdidas. Así en varias provincias la planificación de los negocios agropecuarios se frenaron de repente, con la caída de casi 20 dólares para la tonelada de soja en cinco días de pizarra.
En septiembre comienza la siembra del maíz de la campaña 2008-2009 en la zona núcleo maicera y hasta el momento la intención de implantar es muy oscura, a pesar de que el país tenía compromisos para exportar de la última cosecha 11.34 millones de toneladas. La tensión existe porque nada asegura al productor que pueda comercializar el maíz que siembre en esta primavera y que coseche en el otoño 2009 a valores razonables. Por lo tanto la preventa de semillas de maíz se encuentra floja en varias zonas productoras por lo que las superficies que dejen libres el trigo y el maíz será implantadas con soja.
El año pasado se sembraron 16.53 millones de hectáreas de soja y se cubrieron cuatro millones de hectáreas con maíz pero un cuarto de la superficie maicera se perdió entre heladas, granizos y temperaturas extremas.
La posibilidad de que se repitan las contingencias también es desalentadora. Por lo tanto, la soja será la protagonista de la temporada auguran los especialistas porque es más resistente que el trigo y el maíz al clima y a la falta de nutrientes que por otra parte extrae con generosidad del suelo al tiempo que fija nitrógeno.
Ante este panorama, varios alquilaron sus campos a algunos grupos grandes de siembra en negocios que se consideran más extraños que normales: pactaron en dólares y no en quintales para recibir por adelantado hasta un tercio más que lo que significaría la renta de trabajar la producción uno mismo.
En la Exposición de Rural de Palermo, el primer stand que recibe al público por calle Sarmiento es una carpa de las cuatro entidades que integran la Comisión de Enlace: la gente deja mensajes de aliento por la “unidad” que mantiene el campo, a pesar de que Cheppi quiera discutir con los dirigentes uno por uno. (Especial para NA, por Matilde Fierro)
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario