Independiente golpeó en el arranque y se llevó el clásico con total autoridad

Merced a su prestación de la mitad inicial, Independiente hizo suyo el primer clásico tandilense de la temporada en el Provincial de Clubes de básquetbol, superando a Unión y Progreso por 69-58 en el juego disputado anoche ante unas 1.000 personas en el polideportivo Duggan Martignoni por la séptima fecha de la zona Sur.

Los rojinegros establecieron amplias diferencias en los primeros 20 minutos, dibujando una diferencia que terminaría siendo indescontable para los de Villa Italia, que nunca disfrutaron de la delantera en el marcador.

La reacción de los de Carlos Zulberti se produjo, pero resultó insuficiente para torcer una historia que parecía sentenciada tras lo visto antes del entretiempo.

Unión terminó pagando caro su incapacidad para resolver sus ofensivas en casi todo el primer tiempo, tendencia también propiciada por la buena defensa que le impuso su adversario.

El tricolor, que apenas anotó 7 puntos en el cuarto abridor, no sólo seleccionaba mal sus lanzamientos, sino que tampoco lograba ser eficaz cuando se le presentaban tiros abiertos. Ni hallaba réditos en la movida de penetrar y devolver el balón al perímetro, donde la posesión comenzaba a diluirse sin suceso alguno.

Cuando aún no se había consumido el primer minuto, Juan Pablo Trapote debió abandonar el rectángulo por un corte (se lo ocasionó Emilio González, involuntariamente) y el dato no pasó desapercibido. Es que la visita no sólo perdió por varios minutos a su principal vía de gol, sino que además resignó sus chances de conseguir segundas opciones ante sus mencionados yerros en ataque.

Unión pasó cuatro minutos sin abrir el marcador y su rival lo aprovechó para construir su primera ventaja. Con un Federico Silveyra muy lúcido en la conducción y también aportando goleo (7 de los primeros 11 del rojinegro fueron suyos).

La prematura acumulación de faltas de Jonathan Carabajal mandó a la cancha antes de lo esperado a Leandro Mateo, cuando aún quedaba casi la mitad del primer cuarto.

El necochense, pese a no estar en plenitud, se hizo sentir a poco de comenzado el segundo parcial con un par de triples que pusieron la ventaja en casi veinte tantos (29-11).

Unión seguía con el aro cerrado, no encontraba fluidez en sus ofensivas estacionadas, le estaba vedada la chance de sacar ataques rápidos y, por si fuera poco, desde la línea de libres su porcentaje era magro (terminó la noche con un 50%, con 18-36). Y en la búsqueda de variantes en el banco, Zulberti apenas rescató las corajeadas de Ignacio Ida y su homónimo Popp, quienes alternaron buenas y malas pero trajeron una energía positiva.

Dos bandejas consecutivas de Silveyra pusieron en 20 la luz (37-17) en el cierre de la primera mitad.

En la reanudación, un par de triples de Popp levantaron a la parcialidad tricolor y reavivaron un partido que parecía liquidado. El ímpetu de los de Villa Italia tuvo su correlato en pasajes de presión en cancha entera, a través de los cuales se gestaron un par de errores de Silveyra, de irreprochable conducción hasta ese momento.

Unión estampó un parcial de 12-2 y achicó a 10 (39-29). Pero el experimentado capitán Andrizzi sería el encargado de mitigar esa vigorosa reacción visitante. Cuando su equipo más lo necesitaba, el alero se despachó con 10 puntos en el penúltimo cuarto, muchos de ellos usufructuando la superioridad numérica propiciada tras romper la presión. Ello permitió que el local ingrese al último capítulo con una ventaja todavía considerable (50-39).

Con Trapote descansando, la visita se la jugó a robar el balón en la primera línea o bien hacer que su rival consuma segundos a la hora de subir el balón, a sabiendas de que sin un interno natural controlar a Mateo sería poco menos que una misión imposible. Plantado en zona, el tricolor encontró cierto rédito ante un rival que nunca terminó de confiar en sus lanzamientos perimetrales.

El regreso de Trapote le devolvió a Unión cierta cuota de gol y la ilusión de que dar el batacazo ya no era lo complicado que otrora. El pivote prevaleció más de una vez jugándosela con decisión ante Mateo e incluso en ocasiones siendo sobremarcado.

Pero su notable producción del cuarto final también significó cierta previsibilidad en el ataque tricolor, que se quedó sin otras variantes. Independiente lo entendió, congestionó la pintura y dejó sin margen de maniobra al “as de espadas” visitante.

Tras un par de minutos en los que su rival le sopló la nuca, Independiente pudo desahogarse y terminar asegurando un triunfo que se le terminó complicando más de lo previsto, de acuerdo con lo visto en pasajes anteriores del partido.

Cerrarán mañana

Los otros dos juegos de la séptima fecha de la zona Sur del Provincial se disputarán mañana. El choque de puntaltenses, en el que Los Andes recibirá a Ateneo comenzará a las 19.30, mientras que el duelo de olavarrienses, con El Fortín visitando a Racing, se iniciará a las 20.

Le corresponde descanso a Pueblo Nuevo, la otra escuadra de Olavarría.

INDEPENDIENTE 69-UNION Y PROGRESO 58

Federico Silveyra 16
Lautaro Lanusse 3
Valerio Andrizzi 22
Emilio González 7
Jonathan Carabajal (x) 2

Leandro Mateo 6
Juan R. Aquino (x) 4
Juan I. Ilero 0
Matías Gutkin 9
Federico San Martín 0

DT: Nicolás Rusconi

Ezequiel Barroso 8
Matías Tracana 3
Mariano Novara 0
Gastón González (x) 8
Juan P. Trapote 21

Guido Buccella 3
Ignacio Popp 11
Ignacio Ida (x) 4
Braian Belmonte 0

DT: Carlos Zulberti

Cancha: Independiente.
Arbitros: Javier Sánchez (Bahía Blanca) y Eduardo Ferreyra (Bahía Blanca).
Parciales: 18-7, 39-21 y 50-39.

POSICIONES-ZONA SUR

PTS J G P
Independiente 11 6 5 1
Los Andes 9 5 4 1
Unión y Progreso 9 6 3 3
El Fortín 8 5 3 2
Racing 7 5 2 3
Ateneo 7 5 2 3
Pueblo Nuevo 6 6 0 6

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario