Independiente lo dio vuelta y en el debut se quedó con el choque de tandilenses

Por Fernando Izquierdo, de esta Redacción

fernandoizquierdo@hotmail.com
Independiente salió airoso ayer del choque entre representantes tandilenses por la primera fecha de la zona 8 del torneo Federal C. En su estadio Agustín F. Berroeta, derrotó a Ferrocarril Sud por 2-1 en el debut de ambos en el certamen de alcance nacional.

El dueño de casa remontó una desventaja para sumar sus primeras unidades en el torneo, prevaleciendo en un partido equilibrado, jugado de a ratos bajo la lluvia.

Hubo un primer tramo de intrascendencia, con ambos intentando imponer condiciones en la tenencia del balón. En ese sentido, al cabo de la primera mitad, el dueño de casa fue más prolijo y dispuso de una mayor posesión, aunque dicha supremacía fue leve y no presentó mayor profundidad.

De hecho, la primera acción de riesgo en las inmediaciones de Irureta llegó recién a los 16 minutos, a través de una maniobra desprolija, con una embestida de Gogna -a la salida de un tiro libre- que por poco no terminó en la red.

Si bien ni Gutiérrez ni Mariano Rodríguez tenían mayor injerencia, el rojinegro lograba llegar mejor armado a tres cuartos respecto a su adversario, pero carecía de ideas para propiciar real peligro, entre las reducidas dimensiones de su cancha y una defensa tricolor bien plantada, con el infranqueable Aranda como abanderado.

Sobre la media hora, cuando nunca había inquietado a Casas, Ferro halló la sorpresiva apertura del marcador. Ruiz Sánchez llegó a fondo sobre la derecha y mandó el balón al centro para la llegada de Sequeira, quien necesitó de dos intentos para mandar la pelota a la red, haciéndolo con un esfuerzo supremo, lanzándose para anticipar a un defensor tras un primer rebote Petersen y otro posterior en Casas.

Pero la ventaja para los de Lucas Rodríguez sería efímera, porque poco después Independiente llegaría a la merecida paridad. Mariano Rodríguez capturó el balón en la puerta del área y derrotó a Irureta con una media vuelta que derivó en un zurdazo ubicado junto al parante derecho.

Tras las emociones, el trámite volvió a desvanecerse. La lluvia puso rápida la cancha y el balón se volvió ingobernable, por lo cual las jugadas de peligro parecían quedar supeditadas a algún grosero error más que a una acción gestada.

Tras el descanso, Ferro fue mejor. Se apoderó de los rebotes en la zona media y paulatinamente fue sobrepoblando el campo antagónico.

Independiente se vio obligado a jugar de contragolpe y esa peligrosa postura le deparó algunos sobresaltos en cercanías de Casas (completó los 90 minutos pese a sufrir una molestia en el nervio ciático durante la entrada en calor).

Rodrigo Baquero fue oportuno para trabar ante la media vuelta de Silva, y también probaron suerte Ruiz Sánchez y Corrado, con sendos disparos ejecutados desde la puerta del área sin encontrar el arco. Pero la más clara fue de Silva, que tras notable asistencia de Auce falló en el mano a mano ante Casas, pateando defectuosamente.

Sin llegar a verse atropellado, era claramente el peor momento de Independiente en el partido. Y, paradójicamente, sería en ese tramo cuando encontraría el gol de la victoria. Gutiérrez encabezó un contragolpe y fue detenido con infracción por Paz. El tiro libre frontal lo ejecutó con maestría Heredia, alimentando la furiosa llegada de Gogna, quien de cabeza ajustició a Irureta para estampar el 2-1 promediando el complemento.

En la búsqueda de la igualdad, Ferro no volvió a ser el de antes. Ya no tuvo esa facilidad para llegar hasta tres cuartos y los cambios tampoco le depararon demasiadas soluciones, dado que Reynoso y Herrera participaron poco, y las pinceladas de Auce fueron lejos del área local.

Así se consumieron los últimos minutos, con un Independiente amenazante con el tercero en un par de ocasiones, sin llegar a concretarlo, pero aferrado a una victoria conseguida a partir del aprovechamiento de una chance gestada en un momento adverso.

 

Reconocimiento

Durante el entretiempo, el presidente del club local, Osvaldo Dadiego encabezó un homenaje al plantel de Independiente campeón de primera división en 1982, logro con el que el rojinegro interrumpió una racha de 47 años sin celebraciones en la Liga Tandilense de Fútbol. Los protagonistas recibieron medallas y fotos.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario