Independiente y un nuevo final adverso

Una vez más, Independiente no logró estar fino en el epílogo y terminó sufriendo su tercera derrota consecutiva, cayendo anoche ante Ciudad de Bragado por 78-73 en el polideportivo Duggan Martignoni, por la quinta fecha de la Zona Sur de la Liga Nacional B de básquetbol.
Como ha sido una constante en cada una de sus presentaciones de la temporada, el rojinegro atravesó un desarrollo sumamente equilibrado, dibujando su diferencia más provechosa en el cierre de la primera mitad, la cual se esfumaría por completo en los pasajes iniciales del complemento.
De entrada, el local tuvo mayores variantes para llegar al gol, repartiendo equitativamente sus anotaciones, en contrapartida con lo propuesto por un Ciudad que generaba casi todo en las apariciones de Manzanares, de enorme primer cuarto.
Los tandilenses tenían como prioridad a Trapote en la zona pintada y el interno alternó buenas y malas. Pero también aparecieron en ataque Hartstock (lesionado, jugó los primeros minutos y ya no regresó) y Andrizzi, quien redondeó su mejor faena de la temporada.
Sobre el tramo final de la primera mitad, Independiente logró destrabar el trámite y sacar una luz relativamente tranquilizadora (41-32).
Clave resultó la muy buena defensa (el rojinegro apostó a una zona aprovechando los magros porcentajes del rival en tiros lejanos), que dejó le permitió a su adversario sólo 10 puntos en el parcial, y la continuidad goleadora de Andrizzi, sumada al buen ingreso de Ferros Marina y el trabajo de Maglia a la hora de asistir.
Pero ese buen pasaje del dueño de casa sería efímero, dado que apenas comenzado el complemento, Ciudad no sólo equiparó las acciones sino que pasó al frente a través de un parcial de 11-0.
Para lograrlo, fue fundamental la conducción del ex Unión y Progreso Meire y la cuota goleadora de Rasio, desequilibrante en las inmediaciones del aro local.
Así, el juego recobró su paridad y en el Duggan Martignoni comenzó a olfatearse el enésimo final cerrado de los últimos tiempos.
En el nacimiento del cuarto epilogante, Independiente encontró un par de bombazos luego de llegar a ese tramo con un pobre 3/13 y a través de triples de Mateo y García Barros llegó a nivelar las acciones luego de remar desde atrás.
Pero endulzado con esas dos conversiones, el local siguió probando desde más allá de la medialuna sin conseguir rédito. La tensión de otro final equilibrado y el ajuste de la defensa visitante les hizo perder a los de Zulberti la óptima selección de lanzamientos ostentada en otros momentos del encuentro.
Del otro lado, Manzanares regresó al juego tras dos parciales de ?descanso? y con dos triples terminó de erigirse en el mejor hombre de la cancha y le puso freno al último intento de reacción del local.
Otra vez, Independiente flaqueó en el final y terminó sufriendo su tercera caída en casa, además de perder un poco más de terreno en la lucha por tener un lugar en la B1.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario