Inseguridad: vecinos de Montiel al 1100 llevaron su reclamo a la policía

Este lunes por la tarde, un intento de robo en una vivienda de Montiel 1140, que logró ser frustrado por un vecino, agotó la paciencia de los habitantes de la zona ante los reiterados episodios que tienen como blanco propiedades mientras sus moradores se encuentran fuera.

Frente a la creciente preocupación, ayer al mediodía dos representantes de la barriada asistieron a una audiencia con el titular de Jefatura Distrital, comisario inspector, Jorge Giménez, y su par de la Seccional Segunda, subcomisario Darío Fresco, ante quienes pudieron plantear el escenario, obtener alternativas frente a los reclamos y acordar un trabajo en forma mancomunada.

La convocatoria fue realizada por el jefe de la comisaría frente el cuarto hecho que padeció la familia Sigampa. En la oportunidad, alrededor de las 16.30, dos personas violentaron la reja y la puerta lateral de la cocina con intenciones de ingresar a la propiedad. El accionar fue advertido por un vecino de la cuadra, cuya presencia puso en fuga a los intrusos. “Estudian los movimientos de las familias”, advirtieron en base a una modalidad que se repite en los distintos hechos por la zona, que abarca incluso Las Heras y Montevideo.

Entre las respuestas se comprometió más patrullaje y la designación de motos al sector, mientras que otras acciones estarán ajustadas a las medidas que se tomen con los recursos de los contribuyentes recaudados a través de la tasa complementaria de Protección Ciudadana.

En ese sentido, y mientras ratificaron la unión entre los frentistas para apoyar la labor policial, buscarán ser atendidos por el subsecretario de Protección Ciudadana, José Denisio, a quien llevarán su reclamo por dotar de cámaras de seguridad del Centro de Monitoreo para ayudar con la prevención.

“Estamos hartos”

 

El Eco de Tandil dialogó con Omar Pantusa y Luciano Sigampa, dos de los voceros de la barriada que, molestos y ante la falta de respuestas, evaluaron la posibilidad de iniciar acciones. En ese marco respondieron a la convocatoria del jefe policial y ayer al mediodía acudieron a la sede de la Segunda a la reunión para abordar, en conjunto, el escenario.

“Estamos hartos de que nos pasen estos hechos, de gente que nos estudia y cuando volvemos a nuestras casas no sabemos qué nos espera”, expresó con preocupación Sigampa.

Sobre el encuentro ambos se mostraron conformes por la atención y predisposición de los efectivos ante el pedido para que se encuentre “más custodiada” ese sector de la ciudad. “Nos recibieron bien, nos dijeron que están trabajando y que necesitan que la gente del barrio se sume, que se hace entre todos”, resumió.

También se les explicó las acciones a desarrollar una vez puesta en marcha la tasa complementaria de Protección Ciudadana, impulsada por el Ejecutivo y sancionada por el Concejo Deliberante.

“Nos dijeron que van a reforzar los patrullajes, que pasará gente de noche, que la Policía Local comenzará a cumplir con horario nocturno y eso también puede ayudar”, repasó el dueño de la vivienda violentada.

 

Compromiso ciudadano

 

En cuanto a su rol, los vecinos se mantendrán activos en el grupo de Whatsapp (aplicación de mensajería para teléfonos celulares) creado para comunicarse entre todos, y cumplir con ciertos recaudos, como la poda de plantas y el refuerzo de la iluminación.

“Si uno no se compromete, ellos serán quienes manden en el barrio, que de hecho es lo que está pasando”, advirtió Pantusa, que agregó que “tenemos una problemática y estamos tratando, entre todos, sacar esto adelante de la mejor manera”.

En tanto, indicó que trabajan en la elaboración de un petitorio con los reclamos concretos, que será respaldado con la firma de los vecinos. “Lo presentaremos donde sea necesario, en el Municipio o en la policía”, sostuvo.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario