Jauretche disfruta de su mejor momento en el golf

Agustín Jauretche pudo haber sido otro embajador tenístico de la ciudad. Hasta los 15 años jugó para el club Independiente y compitió en torneos regionales y nacionales con buenos resultados. Sin embargo, sintió que ese deporte no era para él ??había que hacer mucho sacrificio, y yo soy muy vago?- confiesa y, de a poco, se fue metiendo de lleno en el golf, un juego que había probado sin mucho entusiasmo a los 8 años, de la mano de su padre, Juan Clemente.
Hoy, con 31 años, el jugador del Tandil Golf Club pasa por el mejor momento de su carrera profesional, y se prepara para cerrar un año fructífero, en el que consiguió dos títulos internacionales: el Abierto de Chile y el Carlos Franco Invitational, en Paraguay.
?Este es mi mejor año. Me parece que la clave fue el cambio de profesor. Ahora estoy con Javier Hernández y Diego Ferrari, y con ellos practico en Buenos Aires. Por eso paso más tiempo allá, aunque sigo viniendo a Tandil seguido porque es como un cable a tierra. Creo que hice un clic en mi cabeza, y eso favoreció mi juego y mi confianza?, cuenta Jauretche, que había debutado como ganador entre los profesionales en el Abierto de Salta 2006.
?Yo siempre fui un jugador natural, de sensaciones, pero hace dos años me puse muy técnico y eso me perjudicó. El año pasado no jugué bien y esta temporada traté de volver a lo que siempre, a mi juego natural, sin pensar tanto los golpes. Además, empecé a trabajar con una psicóloga de Tandil que no se especializa en deportes, pero que me acomodó algunas cosas que necesitaba en mi vida afuera del golf. Digamos que empecé a encarar el juego de otra manera. Ahora termino de jugar o de practicar, y me olvido del juego. Además aprendí a perdonarme el error?, agrega Jauretche.
?Los resultados los noté enseguida, porque a principios de temporada me fui a la gira del Tour de las Américas y quedé entre los primeros 10 en tres torneos que se jugaron en Venezuela y Colombia. Ahí me puse como objetivo la Escuela del Tour Europeo?.
En esa parte del año, con la confianza en alto, Jauretche se topó con uno de esos golpes duros que suele dar el golf cuando se lo subestima: ?Por como estaba jugando, pensé que la primera etapa de la Escuela de Europa la pasaba de taquito. Pero cuando llegué todo era nuevo para mí. Vi el nivel de los jugadores y no sé si me asusté, pero se me cayó un poco la confianza. A eso se sumó que la cancha era difícil, que era fundamental el drive y yo lo jugué muy mal esa semana. Cuando volví, mi viejo me dijo que él estaba seguro que no pasaba la primera etapa. El tenía la verdadera dimensión de lo difícil que es el nivel del Tour Europeo?.
Unas semanas después vivió en carne propia otra de las características que ayudan a definir este deporte. Todas las semanas hay revancha y se puede ganar en el momento menos esperado: ?Volví un poco desencantado de Italia, pero acomodé algunas cosas de mi swing, y enseguida gané el Abierto de Chile. Y gané bien, porque superé en el final a un gran jugador como Paulo Pinto. Después vinieron varias semanas bravas. Jugué bien el otro torneo en Chile, estuve flojo en Mar del Plata, aunque pasé el corte, gané en Paraguay, jugué bien en Palermo, y en el torneo de Roberto De Vicenzo estaba muerto mentalmente, y esa cancha te mata. Con viento es imposible?.
Ahora disfruta de los beneficios de sus dos victorias: ?Los triunfos me pusieron muy bien en el ranking del Tour de las Américas, y eso te trae beneficios como jugar varios torneos del Nationwide Tour (el competitivo segundo circuito de Estados Unidos). Si termino sexto, como estoy ahora, puedo jugar cinco torneos el año que viene, y si me meto entre los primeros cinco del ranking, puedo acceder a ocho?.
En medio de vientos positivos en su carrera, Jauretche repasa sus dificultades en años anteriores: ?Después de ganar mi primer torneo como profesional, en Salta, en 2006, mi duda pasaba por si volvería a ganar alguna vez. Porque pasaron dos años y lo más cerca que estuve de los primeros puestos fue un cuarto puesto. También tenía cierta presión por mis anteriores sponsors. Y en ese sentido mi viejo me lo simplificó mucho, porque me dijo que él podía apoyarme, y que no importaba si me iba bien o mal. Eso me ayudó a estar más enfocado, a ser más responsable?.
En la próxima temporada, irá por el despegue definitivo: ?El 2010 es ?El? año para mí. Le voy a apuntar a Estados Unidos y a las chances que me da jugar esos torneos del Nationwide Tour. Y es probable que juegue la Escuela del Tour Canadiense. Tengo 31 años y en el golf es una buena edad para dar el salto. Pero primero me quedan tres torneos muy importantes de acá a fin de año: el Torneo de Maestros, el Abierto de la República y el Abierto de la Provincia de Buenos Aires, y trataré de tener buenas actuaciones porque los tres suman puntos para el Tour de las Américas?.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario