Juan Ache lanzó su cd ?Melancolía automática?

-¿Cuándo quedó listo tu disco?
-Si bien el CD no se lanzó formalmente, muchas personas ya lo tienen desde hace unas semanas. La idea es presentarlo próximamente junto al clip en Buen Perro.
-¿A qué se debe el nombre del disco?
-Elegí “Melancolía automática”, que no es el nombre de ningún tema, pero refleja el ánimo melancólico del mismo. Ahora estamos rodeados de cosas instantáneas, sistematizadas, automáticas. A veces, también me pasa que escucho una canción e instantáneamente me “setea” el ánimo, así que de ahí viene el nombre. Aunque cada cual puede interpretarlo a su manera.
-¿Cuántos temas tiene y de qué tratan?
-El disco tiene seis temas que pertenecen a la producción con Martín Van, son los que aparecen en el “booklet” del Cd, pero hay dos tracks ocultos, el octavo y último, que es “Letras”, pertenece a mi anterior producción que nunca fue editada físicamente, pero que si se busca por internet se encuentra con sus tapas y todo. Este single se llamaba Letras y salió en 2011. Este fue grabado en mis estudios, pero para incluirlo en “Melancolía automática” lo remezclamos con Martin, y le dimos otro aire, un poquito más industrial.
El tema siete es una sorpresa que, a la vez, funciona como separador de entre “Letras” y “Melancolía automática”. Además tiene conexión con el arte del disco.

Arte de crear
-¿Cómo fue el proceso de composición y de grabación?
-La composición de los temas comenzó hace mucho tiempo, se fueron juntando muchas canciones y cuando decidí grabar con Martín, fue él quien eligió de entre varios temas, yo no sabía bien cuáles elegir.
Son canciones que compuse en momentos particulares de mi vida, algunos  son historias que imaginé y otras que viví.
La grabación fue algo muy lindo y que empezó cuando grabamos el tema “Ana”, luego usamos el mismo método para grabar el resto. A veces armaba alguna idea en mi estudio, la grababa y la llevaba a la Casa del Arbol y veíamos qué usábamos y qué descartábamos. En el proceso te conocés, generás un lazo, y aprendés mucho, Martín es una persona con mucha paz, con mucha sabiduría y experiencia.
-¿Qué me podés contar del diseño de tapa?
-El diseño lo gestamos mano a mano con Mauricio Martínez, así como el resto del disco. A mí me gustó el diseño y la fotografía desde siempre, así que tenía muchos diseños hechos. Después nos reunimos con Mauricio Martínez, elegimos y él sugirió unas ideas muy interesantes, así fuimos haciendo varios diseños, armando, desarmando, mirando cómo quedaban, modificando y, en varios días, teníamos el packaging.
Quiero destacar la fotografía que elegimos pertenece a Daniel Romero, un amigo, gran músico y fotógrafo.
Algo muy personal
-¿Quién te ayudó en el proceso?
-Primero los amigos, la familia y mi pareja, que siempre están a mi lado y me dan ese soporte tan necesario para seguir creyendo en mí, para que siga tocando y componiendo. Luego me acompañó la Municipalidad de Tandil cuando me permitió grabar “Ana”, a través de un concurso de bandas.
Martín Van estuvo con sus consejos, experiencia, y finalmente Mauricio Martínez me ayudó a plasmar mis ideas con respecto a la confección y diseño físico del disco. Siento que así como Martin fue un guía inestimable, un amigo a la hora de la grabación y producción del audio, Mauricio me conoció, me escuchó y hoy, después de esta experiencia, lo considero un amigo. Fue genial trabajar con él, en su casa, conocer su familia. Estas cosas valen muchísimo y me dejan aprendizajes profundos, es muy importante trabajar y construir con gente de espíritu tan noble y gentil.
-¿Cómo te sentís con tu primer disco?
-La verdad es raro y maravilloso a la vez, si bien no es el primer disco, ya que tengo un single -que no edité, sino que compartí por internet- y ya grabé un disco con Aleph mi banda anterior, éste disco es la conclusión de una meta y de una obra completa sobre la que tuve total control y decisión, que llevó años, que posibilitó que conozca gente genial y que, a su vez, hoy permite que me conozcan y escuchen u
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario