La adhesión al paro docente rondó el 80 por ciento y hoy continúa la medida de fuerza

La jornada de paro docente que se llevó adelante hoy tuvo un acatamiento que rondó el 80 por ciento y fue convocada por los sindicatos Udocba y Suteba. En tanto, hoy la medida de fuerza continuará por parte de Udocba y Suteba disidente.

La secretaria gremial de Udocba, Rita Zubillaga, aseguró que la adhesión al paro fue mayor al 80 por ciento.
Zubillaga indicó que “algunas escuelas estuvieron completamente cerradas y otras no. Algunas tuvieron un 50 por ciento de adhesión, otras un 70 y otras un cien por ciento, ese fue más o menos el relevamiento que hicimos”.
Pero remarcó que “fueron muchas las escuelas que estuvieron sin clases”.

Evaluó que hoy el acatamiento será similar ya que de acuerdo al relevamiento que realizaron las escuelas que se plegaron a la medida ayer, también lo harían hoy y muchas de ellas tienen carteles en su frente anunciando que no van a abrir sus puertas.

En cuanto a la adhesión en los diferentes niveles educativos, indicó que fue “muy parejo en todos los niveles, inicial, primaria y secundaria”.

Llamado al
diálogo

En cuanto al Gobierno provincial, contó que fueron convocados a una reunión paritaria que será el 9 de agosto.
“No tengo adelantado de qué se va a hablar, pero ya hay un llamado a un diálogo, lo cual es muy importante”, recalcó.

En tanto, manifestó que “lo importante de este paro es que en la medida que se haga fuerte el gobierno va a tener un impacto del deseo de los docentes de una reapertura real de paritaria salarial”.

Consideró que el hecho de que la Provincia les haga alguna oferta salarial dependerá de “las acciones que tomemos antes del 9, espero que haya alguna propuesta salarial, pero no lo sé porque el Gobierno tiene una postura bastante dura”.

Una situación
crítica

En cuanto al pedido, recordó que son 12 mil pesos de básico sin sumas en negro, que hoy en día constituyen más del 50 por ciento del sueldo.

Además, reclaman mejoras de infraestructura y en la obra social Ioma.

“El malestar se genera a partir de que los sueldos no alcanzan, hay muchos docentes que alquilan, y obviamente con el bajo salario no alcanza para todo. Aumentan los impuestos, las tarifas, es una situación crítica la que estamos pasando, es por eso que es tan alto el acatamiento”, sostuvo.

Indicó que con el aumento final pautado por el Gobierno a principio de año el sueldo de un maestro sin antigüedad será de 9.800 pesos de bolsillo, que es el salario que se toma como testigo.

En tanto, el sueldo de los preceptores es un poco menor y el de los profesores depende de la cantidad de horas que tengan.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario